Información sobre cookies

Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies

Nuestra solidaridad con el pueblo libanés y con el Partido Comunista Libanés

11 de Agosto de 2020

El próximo 1 de septiembre se cumplirán cien años desde que Francia, en 1920, como potencia vencedora de la Primera Guerra Mundial, ocupó El Líbano y toda Siria, dentro del acuerdo secreto Sykes-Picot con Reino Unido para repartirse Oriente Medio. Fue Francia quien, tres años más tarde, separó a El Líbano de Siria. La independencia real de El Líbano y Siria se alcanzó cuando las tropas francesas se retiraron, a la fuerza, el 17 de abril de 1946.

Dejaron en El Líbano, como herencia, un sistema político basado en cuotas confesionales, donde cada religión (cristianos, drusos, chiitas, sunnitas…) obtenía una cuota de poder según el censo de población. La oposición de los sectores confesionales que han perdido población ha impedido que, desde la retirada francesa, no se haya elaborado un nuevo censo. Ese sistema político ha paralizado la construcción de El Líbano como estado social y democrático y ha sido el origen de los enfrentamientos interconfesionales y de la corrupción.

Las guerras civiles, las intervenciones militares de Israel y Estados Unidos, la aplicación de políticas neoliberales y la corrupción han condenado a El Líbano a la categoría, en la práctica, de estado fallido, que no puede garantizar servicios mínimos como el suministro de luz y agua, o la recogida de basuras, donde no hay acceso gratuito a la enseñanza y la sanidad y donde la libra libanesa ha perdido el 80% de su valor desde octubre del año pasado, lo que llevó a manifestar al Banco Mundial que posiblemente más del 50% de la población estaría por debajo del umbral de la pobreza.

 La explosión del pasado 4 de agosto en el puerto de Beirut (entrada principal de las importaciones), que ha provocado su destrucción, además de la ruina y pérdida de viviendas de al menos el 20% de habitantes de Beirut, y la muerte de más de 150 personas y de más de 5000 heridas, es la gota que ha colmado el vaso y ha reactivado la movilización ciudadana que comenzó el 17 de octubre y que se había mantenido pese a forzar la dimisión del anterior gobierno y haber perdido fuerza por la aparición de la pandemia COVID-19.

La fuerza de esas movilizaciones y la propia debilidad e impotencia del gobierno ha llevado a que el 10 de agosto haya anunciado su dimisión en pleno. Dos escenarios se abren en el horizonte: uno, el mantenimiento del sistema tradicional de sectas, que con un nuevo gobierno (los mismos perros con distintos collares), respaldado por los poderes económicos internacionales imperialistas, que han anunciado por mediación del presidente francés, Macron, y del Fondo Monetario Internacional, que ayudarán a El Líbano si hace reformas estructurales, a las que se opone la población libanesa; o bien, el triunfo de la insurrección popular libanesa que pide un nuevo sistema político, basado en una democracia ciudadana, multiconfesional y social, independiente de la potencias occidentales y de las monarquías del golfo.

El Partido Comunista de España siente profundamente el dolor y la pérdida de vidas humanas por culpa de un accidente que pudo haberse evitado, y cuyos responsables, desde las más altas instancias, deben pagar por su negligencia criminal. Conocemos y lamentamos también las carencias y la falta de recursos del pueblo trabajador de El Líbano debido a las políticas neoliberales y al robo y corrupción de las clases dominantes y alentamos y admiramos su valentía y su decidida lucha para acabar con esa situación.

Exigimos un plan de ayuda internacional para hacer frente a la situación de El Líbano, al que debe contribuir España, y al mismo tiempo condenamos los intentos de chantaje que llevan a exigir reformas antipopulares y antiobreras a cambio de ayuda.

Finalmente, saludamos al Partido Comunista Libanés, partido hermano, que está haciendo frente a su responsabilidad de defensa de los intereses del pueblo libanés, defendiendo la independencia de su país y luchando en primera línea en las manifestaciones populares, para poner fin al régimen sectario y neoliberal.

Categorías: Secretaría General Secretariado Comité Central Comité Central Comisión Política Líbano

Comparte: