Información sobre cookies

Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies

Hoy es el Día Mundial de la Salud: nos sumamos a la campaña #SaludParaTodos

7 de Abril de 2020

Hoy 7 de abril se celebra, como cada año desde 1950, el Día Mundial de la SALUD, promovido por la Organización Mundial de la Salud. El Partido Comunista de España, hace un llamamiento claro en este día a defender los servicios de salud de cobertura 100% pública para todos, independientemente de raza, país de origen, religión o nivel de ingresos. La Salud es un derecho humano fundamental y el acceso a servicios sanitarios de calidad a toda la población es una conquista histórica, que hoy más que nunca, debemos no sólo defender, sino reforzar y blindar.

Este compromiso supone exigir claramente políticas que refuercen que la salud y la vida son derechos fundamentales y superiores a otros como la propiedad privada. La salud no es solo «no estar enfermo» sino asegurar que la población pueda vivir de una manera autónoma, solidaria y con calidad de vida que le permita desarrollarla plenamente.

Dicha reivindicación por la cual seguiremos luchando junto con el conjunto de organizaciones y movimientos que defienden los derechos sociales, atendidos por los servicios públicos, se ha puesto más en evidencia que nunca ante el estallido de la pandemia del COVID-19.

La población no puede pagar con la puesta en riesgo de su vida, su trabajo y sus libertades por el uso mercantilista y la degradación de políticas públicas, sociales y sanitarias que hemos sufrido en los últimos 20 años de políticas liberales y austericidas por parte de los sectores privatizadores y mercantilistas en los servicios sanitarios.

Ante esta crisis, ha quedado claro que el impacto sanitario, en términos de mortalidad y morbilidad, así como las necesarias medidas de evitación del contagio, llevan aparejados además de un riesgo vital, efectos sociales, laborales, psicológicas, etc. que amenazan a los ciudadanos y su futuro.

No podemos obviar el impacto de la causalidad de la situación más allá de la incuestionable agresividad del nuevo y desconocido virus. Sin embargo, es evidente que la influencia negativa de las políticas neoliberales imperantes en años de gobiernos reaccionarios, el austericidio consecuente de políticas europeas y nacionales de agresión sostenida hacia los servicios públicos han llevado a la mercantilización, privatización y debilitamiento de los sistemas públicos de sanidad, especialmente patentes en determinados territorios de nuestro país.

La debilidad a la que dichas políticas han llevado a nuestro maltratado sistema sanitario, llevándolo a una situación de fragilidad y estrés provocada por la pandemia, ha puesto en riesgo al conjunto de la población y en evidencia que el sistema productivo nacional; los sistemas fiscales que son la base de las políticas de financiación pública, se han demostrado claramente ineficaces, injustos e insolidarios. En base a la realidad a los que nos estamos enfrentando, es obvio que las trascendentes consecuencias que dichas políticas han tenido para la sociedad, el trabajo y la economía, y por supuesto para la salud y la vida de la población, que requieren de un profundo cambio.

No podemos permitir políticas y situaciones en las que las desigualdades se acrecienten y se incrementen las diferencias sociales. Los servicios públicos, y dentro de ellos los sistemas públicos de salud, son un elemento de justicia y redistribución social que han de estar basados en criterios de: financiación pública, cobertura universal, equidad de acceso a todos los servicios y políticas preventivas, curativas y rehabilitadoras, coordinación asistencial entre niveles de atención y con otros servicios públicos, proximidad de acceso a la población, reforzamiento de estructuras y políticas de atención primaria de la salud, servicios de base comunitaria próxima a la población, y por supuesto, con una adecuada protección, facilitación de recursos y medidas de protección a los trabajadores que prestan dichos servicios de salud.

Por todo ello, el PCE llama a todo nuestro pueblo a proclamar hoy 7 de abril que la SANIDAD PÚBLICA, como conquista y derecho básico, NO SE VENDE y que su defensa hoy es un frente donde todas y todos debemos luchar con decisión.

Llamamos a la participación en las plataformas e iniciativas en defensa de la SANIDAD PÚBLICA en general, y en particular a apoyar las actividades concovocadas hoy:

1. Colocar una tela blanca con mensajes de apoyo a la SANIDAD PÚBLICA y de claro posicionamiento frente a su mercantilización
2. Hacer fotografías propias con mensajes personales.
3. Compartirlos a traves de las redes sociales usando el hashtag #SALUDPARATODOS y #Health4all.
Transformemos el próximo día 7 de abril en una jornada de apoyo a los Servicios Sanitarios Públicos de calidad para todos, contra la privatización y la comercialización de la salud como parte de esta Jornada Internacional de Acción contra la comercialización de la Salud.

 

Categorías: Área Externa Sanidad Covid-19

Comparte: