ACTÚA!
Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies

El PCE insta al gobierno español a no ser partícipe en la agresión imperialista contra Venezuela

23 de Febrero de 2019

Desde el Partido Comunista de España hacemos de nuevo un llamamiento al gobierno de Sánchez para que reconsidere su posicionamiento ante la situación en Venezuela

Exigimos que el gobierno no participe de la más que probable agresión imperialista con el envío de barcos, ni tropas, que retire su reconocimiento al golpista Guaidó y se implique en las negociaciones del grupo de Montevideo.

Solicitamos al gobierno español que se aleje de la senda belicista que inició el mes pasado y que nos retrotrae a los tiempos oscuros de la foto de las Azores protagonizada por José María Aznar y que no participe en hacer de Venezuela un nuevo Irak.

Por ello, hacemos nuestra la Declaración Urgente del Gobierno Revolucionario de Cuba dirigida a las fuerzas políticas y sociales del continente que reproducimos a continuación y en la que se denuncia que:

"(...) La escalada de presiones y acciones del Gobierno de los Estados Unidos para preparar una aventura militar disfrazada de intervención humanitaria, no solamente constituye una amenaza real contra la Revolución Bolivariana, sino que entraña un peligro real  para la paz continental.

Washington no debería subestimar los costos de una agresión contra Venezuela. La posibilidad de una desastrosa regionalización del conflicto armado afectaría a  nuestros pueblos y a todos sus sectores sociales, económicos y políticos

Estamos ante una típica amenaza de guerra de agresión imperialista, se disfrace como se disfrace, cuyo objetivo principal es la apropiación, por parte de los Estados Unidos, de las mayores reservas certificadas de petróleo del planeta. Se evidencia, una vez más, el desprecio de Washington a las decenas de miles de víctimas civiles que podría producir una conflagración como la que está a la vista.

No sería solo un ataque contra la Revolución Bolivariana. En la lógica de los halcones que controlan la política de la administración de Trump hacia la América Latina, la acción es vista como una embestida final contra la izquierda y las fuerzas progresistas en el continente. Hoy es Venezuela, mañana serán Nicaragua, Bolivia o Cuba.

La defensa de la Revolución Bolivariana, en consecuencia, pasa a ser la primera trinchera en la lucha por la soberanía de Nuestra América, por el ideal de justicia social, paz con dignidad, y unidad latinoamericanista que nos legaran los fundadores de nuestras nobles naciones.

Reafirmamos en estos momentos la tesis de nuestro Gobierno, cuando recuerda que “se decide hoy en Venezuela la soberanía y la dignidad de América Latina y el Caribe y de los pueblos del Sur. Se decide también la supervivencia de las normas del derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas. Se define si la legitimidad de un gobierno emana de la voluntad expresa y soberana de su pueblo, o del reconocimiento de potencias extranjeras”.

Llamamos a la marcha unida y a mostrar al Imperio yanqui que los pueblos del continente sí tienen sentido de su independencia y soberanía. Es el momento de que las fuerzas del Foro de Sao Paulo mostremos el inmenso potencial político que representamos.

Los sectores políticos y sociales de izquierda, democráticos y patrióticos, tenemos por delante la posibilidad de demostrar, que el mejor modo de decir, es hacer, como subrayó en su momento José Martí.

Desde Cuba, les instamos a ganar la guerra: impidamos que se desate, garanticemos la paz para todos. Hagamos honor a esta histórica decisión de los antifascistas españoles: ¡no pasarán! (...)"

Categorías: Área Internacional Solidaridad Internacionalista Venezuela

Comparte: