Cookies Info

Accept Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies

El Partido Comunista de España denuncia los intentos del gobierno de facto de Jeanine Áñez para consolidar un régimen militar en Bolivia

May 24, 2020

A seis meses del golpe cívico militar en contra el Presidente Evo Morales, las consecuencias de este ataque a la democracia boliviana se siguen profundizando, esta vez, creando las condiciones para que la vía militar sea la única opción con la que el golpismo gobierne.

La crisis sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19 ha sido usada como pretexto por el gobierno de facto de Áñez para militarizar el país y continuar con la represión en contra de la disidencia al gobierno golpista.

La nula gestión de la pandemia por parte del régimen de Áñez ha provocado una gran hambruna en el país. Además Áñez podría haber incurrido en tramas de corrupción a la hora de comprar 170 respiradores con un coste original de 10 mil dólares pero que fueron comprados finalmente por 27 mil dólares, casi tres veces más su coste original. Esto ha motivado a la población a continuar con la lucha por conseguir un gobierno popular, obrero, campesino, feminista y democrático en Bolivia.

Las tesis sobre la militarización del país se confirman con una de las últimas decisiones de Áñez al ascender a miembros del Ejército, Fuerza Aérea, Generales de División y Vicealmirantes, bajo un decreto presidencial que viola la Constitución. Cuando la noticia saltó a los medios de comunicación, el ejecutivo golpista optó por ejercer presión a través de una amenaza directa al Congreso. Esta amenaza se consolidó el pasado 21 de mayo cuando miembros de las fuerzas armadas ingresaron en la Asamblea Legislativa Plurinacional al mando de los cuales estaba el comandante general, Sergio Orellana, quien dio un ultimátum a diputados y senadores advirtiéndoles de que en caso de no ratificarse el ascenso propuesto por Áñez desconocerían la autoridad del Parlamento y aplicarían la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas (LOFA), con el fin de lograr sus objetivos castrenses.

Estas amenazas no mermaron la actitud de los legisladores del Movimiento Al Socialismo que se negaron a aceptar el ultimátum.

Si finalmente se consuma esa decisión, estaríamos ante la posibilidad de la desaparición de la división de poderes y la eliminación del Congreso Nacional en donde dos tercios están en poder de la izquierda. Este hecho haría alejarse más la posibilidad de elecciones presidenciales inmediatas en las cuales, hasta el momento, el Movimiento Al Socialismo (MAS) se perfila como líder en las encuestas.

Por ello, el PCE:

- Hace un llamamiento a los movimientos de solidaridad internacional, a los organismos de derechos humanos, y a la comunidad internacional a alzar la voz contra estas nuevas intentonas golpistas del gobierno de facto de Áñez.

- Exige que la UE denuncie esta situación en Bolivia y solicite elecciones libres y limpias de inmediato.

Categories: Secretaría General Secretariado Comité Central Comité Central Comisión Política Derechos humanos Bolivia

Share: