Cookies Info

Accept Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies

No a la ampliación de aguas territoriales de Marruecos: respeto a la soberanía de España y del Sáhara

Jan. 28, 2020

Como cada vez que se inicia una nueva legislatura, la primera visita al exterior del nuevo gobierno de España tradicionalmente es al Reino de Marruecos. Y así ha sido en esta ocasión.

La visita pretende ser una prueba de la importancia que nuestro país da al vecino país del sur. Sin embargo en esta ocasión, nuestra recién nombrada ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Arancha Gozález, no ha sido recibida con muestras de hospitalidad. Precisamente dos días antes de su llegada, el miércoles 22 de enero, el Parlamento marroquí aprueba dos Proyectos de Ley relacionados con el establecimiento de la zona económica exclusiva y con la delimitación de las fronteras marítimas (12 millas) y declara su Zona Económica Exclusiva (ZEE, 200 millas), solapándose con aguas de las Islas Canarias que España considera dentro de su zona económica exclusiva. Además, según los Proyectos de Ley presentados en Marruecos, se ampliaría la zona exclusiva a lo largo de toda la costa del Sahara Occidental, ocupado por Marruecos desde 1975, hasta La Güera, ciudad del Sahara Occidental que se sitúa prácticamente en la frontera con Mauritania.

La inmediata reacción de la ministra Arancha González Laya ha sido reclamar a Marruecos el respeto de las reglas de la Convención de la ONU sobre derecho del Mar y la legislación internacional en la materia, afirmándose a continuación que los gobiernos de España y Marruecos apuestan por alcanzar una solución dialogada, "sin decisiones unilaterales" y sin acudir a una política de "hechos consumados" para dirimir la colisión de intereses en cuanto a su espacio marítimo común, sobre todo en los que respecta al entorno de las Islas Canarias.

Pero el proyecto de Ley del Reino de Marruecos alcanza descaradamente a las aguas costeras del Sahara Occidental, territorio ocupado por Marruecos en 1975, hace ya 45 años, y que como todos sabemos, aún tiene pendiente su proceso de descolonización del que nuestro país es parte responsable, con todo lo que ello implica para su población.

Por otro lado, hemos de recordar aquí que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en dictamen de fecha 21 de diciembre de 2016,  sentenció que “la aguas adyacentes al Sáhara Occidental no forman parte de Marruecos”. Es decir, los órganos judiciales de la Unión Europea no reconocen la supuesta soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental. La Justicia europea emitió sentencias en 2016 y 2018 por las que concluyen que los territorios saharauis son “separados” y “distintos” de los marroquíes y no forman parte de la soberanía del Reino de Marruecos. A pesar de ello, la Unión Europea ha firmado importantes acuerdos de pesca con Marruecos que incluyen la costa saharaui, violando así los díctamentes de sus propios Tribunales de Justicia, acuerdos de pesca de los que nuestro país es uno de los principales beneficiarios y por medio de los cuales se expolian ilegalmente los recursos naturales de un pueblo condenado al exilio en uno de los desiertos más hostiles del Planeta.

Entre los objetivos que persigue la maniobra de Marruecos sin duda se encuentra el de legitimar su ilegal ocupación y por ende la explotación de la pesca y otros recursos del Sahara Occidental, buscando formas de presionar también a España hasta conseguir sus fines. Pero sabemos que la fracasada diplomacia marroquí con especto a la cuestión del Sahara Occidental no logrará doblegar al pueblo saharaui, ni a su legitimo representante, reconocido por Naciones Unidas, el Frente POLISARIO, en su legítima aspiración a la autodeterminación y la independencia, por el contrario reforzará su decisión y su lucha ante los tribunales y por cualquier otro medio a su alcance hasta lograrlo. Tampoco al pueblo español siempre solidario con la población saharaui, a pesar de la desidia, dejadez y abandono de nuestros sucesivos gobiernos que hasta hoy se distancian de sus responsabilidades pretendiendo que vamos a olvidarlo.

El Partido Comunista de España condena la decisión unilateral del Reino de Marruecos sobre las aguas territoriales, decisión que afecta a nuestro país y al Sahara Occidental, e insta a Marruecos a abandonar su política de chantaje y de hechos consumados por mucho que pretenda disfrazarla de legalidad.

El Partido Comunista de España reafirma su apoyo incondicional a la lucha por la recuperación de los derechos del Pueblo Saharaui y reivindica una vez más la salida del conflicto mediante un referendum de autodeterminación, tal y como establece Naciones Unidas, para dar respuesta a sus aspiraciones de libertad y justicia.

El Partido Comunista apoyará las decisiones tomadas por el Frente POLISARIO, único y legítimo representante del Pueblo Saharaui reconocido por Naciones Unidas, en la búsqueda de una solución definitiva a la situación que soporta desde hace ya 45 años.

La lucha del pueblo saharaui es nuestra lucha y siempre seguiremos actuando en pro de dar una respuesta justa y definitiva a sus reivindicaciones.

Categories: Área Internacional Solidaridad Internacionalista España Imperialismo Sáhara

Share: