ACTÚA!
Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies

Ante la propuesta machista y racista del PP sobre maternidad, adopción y expulsiones de migrantes

15 de Marzo de 2019

Durante la mañana del 13 de marzo del presente año, el Partido Popular presentó la que considera su “propuesta estrella” ante lo que califican como un “invierno demográfico” en el país. Se trata de la Ley de Apoyo a la Maternidad, una propuesta que, según el líder de esta formación, Pablo Casado, la ley persigue fomentar la natalidad, siguiendo una línea argumental que relaciona al aborto, la inmigración y los recursos económicos de una forma que tan solo las mentalidades más reaccionarias podrían plantear.

Su faceta más polémica ha sido la propuesta que contempla retrasar la expulsión de mujeres inmigrantes que no cuenten con permisos de residencia, si al dar a luz deciden entregar a su hijo en adopción. El líder del Partido Popular ha contra argumentado frente a las críticas que no se trataba de una medida encaminada a chantajear a las inmigrantes en situación irregular a cambio de que entreguen a sus hijos en adopción, sino que se trata de una medida destinada a salvaguardar el anonimato de las mujeres que decidan entregarlos en adopción tras dar a luz. Un argumento que, dada su formación como abogado, el propio líder del Partido Popular debería reconocer como absurdo, ya que el anonimato en dichos casos ya está contemplado en todo momento. Así mismo ha querido dejar claras cuáles son sus prioridades entorno a los “motivos humanitarios”, al garantizar que las mujeres en la situación que contempla su propuesta “serían expulsadas, si cayeran en una redada, tras dar a luz”.

La propuesta, no se comprende si no es desde una perspectiva capitalista, demagogica, xenófoba y reaccionaria.

Reaccionaria en su voluntad de contraponer el derecho al aborto a las casuísticas demográficas que se dan hoy en día, transmitiendo su firme voluntad de obligar a las mujeres a dar a luz para cumplir sus objetivos de natalidad, en una concepción que roza lo distópico.

Demagogica, al hablar de un “invierno demográfico” mientras no muestra el más mínimo interés real en las condiciones económicas extendidas en el grueso de la población, que no es sino el verdadero motivo por el cual nuestro país registra una tasa de natalidad tan alarmante.

Xenófoba, al intercalar su reiteradamente manifiesta aversión a la población inmigrante, en una problemática que interpreta de formas absolutamente delirantes y tratando de instrumentalizar el miedo generado en los grupos de población más vulnerables para que cooperen en su desquiciado modelo.

Y finalmente capitalista, la verdadera piedra de toque de toda su propuesta, poniendo de manifiesto su denigrante perspectiva sobre las mujeres en nuestro país, al querer mercantilizar la capacidad reproductiva de las mujeres.

El PCE defiende que los derechos de las mujeres no están sujetas a su capacidad reproductiva, ni los derechos de las mujeres migrantes pueden vincularse a que den en adopción a sus hijos. Los derechos de las mujeres no están sujetas a canjes mercantilistas por más que el Partido Popular defienda el libre mercado y el neoliberalismo. Igualmente defendemos que las mujeres deben ser libres de decidir si quieren o no ser madres y que tienen el derecho a tener una vida digna de ser vivida, de la misma manera que sus hijos e hijas tienen el derecho a una vida digna y plena.

Por lo anterior, el Partido Comunista de España no podemos sino expresar nuestro más firme rechazo al planteamiento siquiera de semejante idea. Con su proposición de ley, el Partido Popular y su líder, Pablo Casado, demuestran haber tomado un camino que les aleja de cualquier dignidad humana y respeto a los derechos fundamentales.

Consideramos inaceptable que semejantes perspectivas, no solo se planteen, sino que se normalicen en el debate político, realizando un llamado a toda la sociedad civil para que protesten y deje clara su oposición a una concepción totalmente retrógrada y profundamente xenófoba de la dinámica demográfica de este país y las políticas de natalidad.

 

Categorías: Feminismo Antifascismo

Comparte: