DOCUMENTOS APROBADOS EN EL
XVI CONGRESO DEL
PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA

Madrid 1, 2 y 3 de marzo de 2002


3. La situación actual de la sociedad española

La larga ofensiva del capital se proyecta sobre tres ejes fundamentales:

- En las relaciones de producción, con la precariedad y la individualización de las relaciones
- En lo político, con el imperio de los mercados y el incremento del autoritarismo
- En lo ideológico, por la producción industrial de ideología a través del sistema mediático

La sociedad española que sufre esta ofensiva del capital, se resiste y se adapta a ella. A modo de guión se presentan algunos rasgos que consideramos importantes para caracterizar cómo esta ofensiva afecta a la sociedad española.

1. La precariedad laboral se extiende a todos los trabajadores afectando con especial gravedad a mujeres, jóvenes y otros colectivos. Los núcleos de trabajadores que preservan las conquistas de épocas anteriores son cada vez menores. Algunos nunca llegaron a disfrutar de ellas. De hecho, incluso con los cambios recientes, el paro estructural sigue siendo una característica de la economía española, especialmente en determinados territorios. Por otro lado, crece la tendencia a la individualización de las relaciones laborales. Todo esto divide a los trabajadores, dificultando la unidad por reivindicaciones comunes.

2. La dictadura del mercado en España se expresa de manera especial en cómo las privatizaciones y los recortes del gasto han debilitado extraordinariamente a un sector público menos desarrollado que el de otros países y en la reestructuración permanente de sectores productivos atrasados. Aparte del impacto directo que esto tiene sobre los trabajadores de dichos sectores y otras capas sociales dependientes de los mismos, en España esto tiene una dimensión territorial muy importante, como lo tiene el hecho de la pérdida de tejido productivo en la agricultura, la pesca, la industria, que están reduciendo a muchos territorios a una economía "de servicios" en la que, además, priman los grandes monopolios.

3. Los crecientes desequilibrios territoriales se expresan en diferencias en renta y servicios, en despoblamiento de unas zonas y concentración de población en otras y se traducen en conflictos sociales y económicos, como los producidos en torno al agua, en los que mezclada con una contestación al modelo desarrollista aparece la disputa por un recurso fundamental para ordenar el territorio.

4. El conflicto nacional tiene raíces históricas, que no fueron resueltas definitivamente con el Estado de las autonomías, y en el momento actual se manifiesta políticamente y en la conciencia de las gentes como una contradicción principal cuya solución democrática está bloqueada por la existencia del terrorismo, de una parte, y por los límites constitucionales, de la otra. Los asesinatos de la organización terrorista ETA son la excusa perfecta para que, gracias a la alarma social provocada con la complicidad de los medios de comunicación, la derecha haga creer a la ciudadanía que el terrorismo es su mayor problema, obviando los temas económicos, sociales, etc. La fragmentación que generada por la globalización neoliberal agudiza esta contradicción.

5. La concreción en el territorio del modelo desarrollista da lugar a la aparición de conflictos concretos de raiz medio-ambiental entre los que, además de lo ya señalado del Plan Hidrológico, destacan las grandes infraestructuras de transporte (alta velocidad, autovías,...) que agreden a ecosistemas frágiles y mientras unen grandes concentraciones separan y marginan a los territorios por los que transcurren, aumentando los desequilibrios y alimentando la presión por más infraestructuras.

6. Todos estos procesos afectan a las clases sociales de manera diferente. Las clases dominantes históricas mantienen su hegemonía -y, en cierta medida, sus conflictos internos. El proceso de concentración bancaria y las privatizaciones, expresan la forma en que las clases dominantes se han insertado en las nuevas corrientes del capital manteniendo el dominio del sector financiero tradicional en España. El capital internacional ha penetrado, especialmente el de origen europeo, a la vez que se fortalecía la presencia americana. Pero el capital español también se internacionaliza, como en Latinoamérica.

7. En el otro lado crece la salarización de la pequeña burguesía a la vez que aparecen nuevos sectores medios: "emprendedores", trabajadores reconvertidos en autónomos,... y una masa creciente de trabajadores precarios. La composición y origen social heterogéneo de estos sectores, los cambios en la organización del trabajo y la precariedad general dificultan la percepción de intereses comunes entre estos sectores y clases sociales.

8. La marginación y la pobreza afectan a casi un 20% de la población española, distribuida de manera muy desigual en el territorio. En estos momentos afecta especialmente a los jóvenes y en zonas urbanas. El deterioro del sistema de pensiones y el envejecimiento de la población amenazan con incorporar a sectores mayores. Entre los sectores marginados y los sectores integrados se interpone una franja muy porosa definida por la precariedad y el paro. La posibilidad de traspasar esa franja actúa como un "ejército de reserva" disuasor muy eficiente. Las penosas condiciones de subsistencia de los sectores marginados provocan delincuencia, violencia y conflictos de carácter racista, xenófobo... en los que participan sectores populares. Los niveles deficientes de protección social en España agravan la situación.

9. La situación geoestratégica de España la convierte en paso obligado de inmigrantes de origen africano. Razones históricas y culturales también la convierten en receptora de inmigración latinoamericana y, como en el resto de países europeos, de inmigrantes que proceden de los países del este. Estos inmigrantes, que buscan en la Unión Europea salir de las duras condiciones de sus países de origen, juegan también un papel en los conflictos sociales en España. Alimentan los sectores de trabajadores precarios y son candidatos a incorporarse a los sectores marginados. El tratamiento que se le da a este fenómeno es el de una situación excepcional que puede gestionarse con medidas legales, administrativas y policiales, ignorando que se trata de algo estructural y característico de los nuevos tiempos que plantea nuevos retos de cara a la integración en una sociedad que hasta ahora era relativamente homogénea desde el punto de vista étnico y cultural.

10. En el plano político, el imperio de "los mercados" es decir, la primacía absoluta de los intereses concretos del capital, ha contribuido al vaciamiento de contenido de la política y al alejamiento de la misma de una gran parte de la sociedad. La difuminación de los intereses de clase, la corrupción y mala gestión de lo público así como el hecho de que el discurso mayoritario de la izquierda haya sido el de la necesidad de adaptarse a esas exigencias del mercado, han alejado de la política especialmente a las capas populares.

11. La descentralización en el Estado Autonómico así como la consolidación de un ámbito político de decisión de escasa calidad democrática como es la UE han contribuido a fortalecer ese "imperio del mercado" en la medida en que ambos procesos han sido dirigidos por el capital. La segunda, porque es la expresión misma de ese imperio, el "mercado común". El primero, porque en algunos casos han carecido hasta de identidad política y en otros porque han permitido atribuir los problemas del fortísimo ajuste a supuestas o reales discriminaciones nacionales o territoriales: "El problema no es adaptarnos a las exigencias del mercado, nosotros sí podríamos; el problema es el lastre que nos supone el Estado Central, que, o se queda con nuestro dinero o nos margina".

12. Otra consecuencia del "imperio del mercado" es la agresión constante al medio ambiente que se desarrolla en un espectro que va desde la consideración de la naturaleza como un bien libre, a disposición de las empresas para la externalización de costes (residuos, minería a cielo abierto, vertidos, ...) hasta su mercantilización a través de procesos urbanizadores, campos de golf, "turismo de calidad"...).

13. Merece especial atención la evolución de la cuestión militar. El pueblo español ha saldado su conflictiva relación histórica con el ejército mediante la victoria del movimiento de objeción de conciencia y la supresión del servicio militar obligatorio. Las dificultades que el ejército tiene para reclutar soldados profesionales en la actualidad demuestra el alejamiento del pueblo respecto del ejército. Pero éste no abandona su papel de gendarme reaccionario, en esta coyuntura orientado al exterior e interior de nuestras fronteras. El creciente gasto militar, la participación en el desarrollo de la tecnología militar del euroejército, la ausencia de democracia en los cuarteles, el nuevo papel de gendarme ante el fenómeno de la inmigración, principalmente en el Estrecho, las intervenciones en los diferentes conflictos bélicos, la ampliación de las bases americanas y el libre tránsito de sus buques por nuestros puertos,... Estos fenómenos generan hoy menos contestación al ser percibidos socialmente desde la distancia, en cuanto que parece que no afectan directamente a la gente, pero siguen estando ahí.

14. En este terreno, como en la cuestión nacional y en la propia forma de la jefatura del Estado, la Constitución de 1978 pone de relieve sus límites. No sólo no ha sido desarrollada en sus aspectos más progresivos y se ha ido vaciando progresivamente de contenido con la incorporación a la UE y a la OTAN, sino que, en manos de los gobiernos del PP y de los "bloques constitucionalistas", se convierte en un instrumento para un mayor auoritarismo y un recorte de los derechos individuales y colectivos.

15. El poder mediático está ligado a la concentración de poder en manos de las oligarquías, y actúa como un fortísimo vehículo de difusión de ideología y valores conservadores. La televisión es su instrumento aparentemente más potente, pero en el fondo se trata de un conjunto entremezclado de medios y soportes, producción de contenidos, publicidad,... que constituyen a la vez un negocio -es decir, una industria para obtener beneficios y rentabilizar el capital- y un aparato de propaganda.

16. La cultura como "producción de contenidos" para la industria mediática, el "conocimiento" como factor productivo y, por tanto, mercancía, los "mecenazgos"...se subordinan al interés inmediato de las empresas y al interés general del capital para difundir los valores dominantes. Tras la reconversión de los sistemas públicos de investigación, la reforma de la universidad y de las enseñanzas no universitarias intentan reducir al mínimo el servicio público, subordinandolo además a los mecanismos de mercado y al interés de empresas a pesar de que son financiadas por fondos públicos...

Estas son las bases sobre las que ha consolidado en la última etapa el poder del capital en España, que explican la gran fuerza del PP pero que fueron sembradas por las políticas del PSOE en la etapa anterior.

Una política unitaria de respuesta desde la izquierda debería basarse en tres líneas fundamentales que deberían desarrollarse en un programa de propuestas políticas estratégicas que el PCE aportaría a IU y al conjunto de la izquierda social:

Frente al imperio del mercado y el nuevo autoritarismo: defensa de la democracia y de lo público. Contrariamente a la ideología neoliberal, hoy de moda, insistimos en el vínculo necesario que una a la democracia con lo público. La una no se entiende sin lo otro. Sin espacio público no puede darse democracia, pues democracia es el poder de los muchos, lo que requiere un espacio, lo público, donde se ejerza ese poder. Contra la individualización y atomización de las sociedades, remarcamos la necesidad de espacios de debate, diálogo e interacción de las personas para la realización de sus derechos y libertades en un contexto de entendimiento, tolerancia y solidaridad.
- Democracia participativa: frente a la democracia mediática, primar la legitimidad de la participación voluntaria, fortalecer el poder local y otra forma de hacer política que atraiga al ciudadano
- Nueva concepción de lo público: gestión democrática y participativa, compromiso con el servicio, control ciudadano y financiación suficiente
- Reforma de la Constitución: Estado Federal en una construcción democrática de Europa

Combatir el poder del capital
- Reparto del trabajo y de la riqueza: reducción de la jornada sin reducción salarial e ingreso garantizado
- Provisión pública de las necesidades básicas: desmercantilizar al máximo la satisfacción de las necesidades básicas
- Control social de las grandes empresas: establecer alianzas dentro y fuera, combatir la externalización de costes...
- Mayor influencia sindical: fortalecer la organización de los trabajadores y trabajadoras
- Reforma ecológica de la economía hacia un desarrollo sostenible

Ayudar a emerger nuevas formas y nuevas relaciones sociales
- Por una cultura crítica y la comunicación como servicio público
- Introducción efectiva de la ecología en el derecho, la cultura y la producción
- Democracia económica: control de los trabajadores, apoyo a experiencias democráticas de organización de la producción y el intercambio y en particular a la economía social, el cooperativismo...
- Igualdad de género
- Relaciones internacionales desmilitarizadas y solidarias


Imprimir