Secretaría de Organización
Secretaría de Organización y Finanzas > Conferencia Político-Organizativa

Conferencia Político-Organizativa del PCE. Madrid 3 y 4 julio de 2004

Secretaría de Organización y Finanzas

El objetivo de las ideas que se trasladan a esta Conferencia desde la secretaría de Organización y Finanzas es avanzar y concretar todo lo posible las líneas políticas de las páginas anteriores.

En unos casos serán ideas para el debate, en otros reflexiones sobre nuestra realidad y, e n algunos, propuestas concretas que, tras ser debatidas y de ser aprobadas, se trasladarán como aportaciones de la Conferencia al próximo Congreso del Partido.

Entendemos que lo fundamental es que aprovechemos esta cita para generar un debate previo, participativo y que en el propio desarrollo de la Conferencia sea lo más amplio posible.

Hemos de ser capaces de aprovechar el marco que ofrece una Conferencia, que no tiene ni las ataduras ni la rigidez de un congreso, para debatir a fondo, buscar los puntos de encuentro y poner en marcha los acuerdos.

Memoria Histórica (Ver anexo 1)

El proceso de transición fue difícil, complicado y duro. En aras a la consolidación de un sistema democrático se aceptaron determinadas situaciones que tenían en común la no exigencia de responsabilidades.

Es justo reconocer, como así lo hizo el XVI Congreso del Partido, que ESTA actuación, más allá de lo acertado o no de la misma en términos políticos, significó para miles de hombres y mujeres una condena añadida al sufrimiento de la guerra, la clandestinidad y la cárcel, una condena mucho más brutal: el olvido.

Tras el XVI Congreso, se constituyó la Comisión Federal de la Memoria Histórica y se articuló un instrumento para optimizar este frente de trabajo: el Foro por la Memoria.

La actividad desarrollada en este campo por los camaradas ha sido y es ingente, trabajando con nulos recursos. Son tantas las actuaciones a realizar que se hace imprescindible dar un salto cualitativo, así la propuesta que se traslada a esta Conferencia es: la creación de una Secretaría de la Memoria Histórica en la Comisión Permanente.

El carnet

Trabajar seriamente por la recuperación del PCE, como organización federal, en la que se sientan identificad@s el conjunto de l@s comunistas del Estado, entraña también prestar atención a los elementos de carácter simbólico que reflejan esa voluntad y compromiso político.

En ese sentido entendemos que debería haber un único modelo de CARNET DE PARTIDO, diseñado con una parte común para el conjunto del Estado, y una específica para cada Federación.

Asimismo, los actos de renovación del compromiso militante, concretados en la renovación del carnet cada año, han de convertirse en un momento de impulso político, combinando las entregas con actividades lúdicas, políticas y culturales (debates, exposiciones, cenas...), donde no sólo participen los militantes, sino que sean marcos amables de encuentro de los comunistas con la sociedad del entorno más cercano.

Estas actividades han de “institucionalizarse”, acotándolas en el tiempo. La propuesta es que se desarrollen en el 1er trimestre de cada año.

Censo de afiliados

Una de las tareas encomendadas por el XVI Congreso a la secretaría de Organización fue el configurar un fichero federal de afiliación. Hasta el momento hemos avanzado hasta los datos básicos: nombre, apellidos, domicilio (ver anexo).

Sin embargo, el objetivo fundamental de dicho fichero no es el de tener una relación cuantitativa de la militancia, sino cualitativa. Este segundo aspecto está aún sin desarrollar, a pesar de los compromisos que las distintas federaciones han ido adquiriendo, sin haberlo cumplido al día de hoy.

Cualquier organización que pretenda que sus propuestas tengan una incidencia real en la sociedad (sobre todo una de nuestras características) ha de saber el capital humano con el que cuenta: cuantos camaradas militan y/o tienen nivel de responsabilidad en los diferentes ámbitos (instituciones, sindicatos, movimientos sociales...). Sin esta información el riesgo de que las propuestas políticas queden en mera retórica es manifiesto.

Las fundaciones

En el desarrollo de la actividad del Partido, las fundaciones han de jugar un papel determinante. Desde ellas se pueden afrontar retos que, desde la estructura del partido, serían imposibles de realizar (ni económica ni políticamente, ni en contenido ni en implicación). La celebración del Congreso de la Historia del PCE en Oviedo, el pasado mes de mayo, a iniciativa de la FIM, es una buena prueba de ello.

La constitución de fundaciones en el conjunto de las Federaciones y su articulación en torno a la FIM deberán ser una de las tareas prioritarias de esta etapa.

Las agrupaciones

La debilidad de la estructura básica del partido, las agrupaciones territoriales, no se ha resuelto. El acuerdo de constituir agrupaciones sectoriales no se ha desarrollado suficientemente y, cuando lo ha hecho, ha sido muy ligadas al movimiento obrero y dependiente del sindicato.

Sin embargo, han reproducido miméticamente las competencias y el funcionamiento de las agrupaciones territoriales.

A la vez constatamos la falta de cohesión de nuestros militantes en los diferentes frentes de trabajo: movimiento vecinal, solidaridad internacional, movimiento antiglobalización, movimiento sindical...

La realidad es que los camaradas que sienten una motivación especial por desarrollar su actividad política en algunos de estos frentes (no digamos ya los nuevos militantes) encuentran serias dificultades para encontrar marcos en el partido que les posibiliten debates específicos y pegados al terreno concreto que les permitan abordar su trabajo con criterios colectivos, más allá de las líneas estratégicas generales que se marcan desde los órganos de dirección.

Pero un órgano de dirección no tiene capacidad de analizar las características de un colectivo determinado de una determinada federación, provincia o localidad (que organizaciones e individuos la componen, ¿participar?, ¿no participar?, qué posición llevar...). esto hace que, finalmente, los militantes fijen posición en función de su propia reflexión individual, que está muchas veces influenciada por debates surgidos en otros colectivos sociales.

Esta situación, multiplicada pueblo a pueblo, provincia a provincia, federación a federación, va configurando la realidad en la que nos encontramos.

¿Cómo cambiar esa tendencia? ¿Qué mecanismos organizativos podemos introducir que, si bien no garanticen acabar con esta situación, sí puedan ayudar a pararla?

Creemos que se hace imprescindible dotar de marcos orgánicos a l@s camaradas, que posibiliten abordar estas tareas. Proponemos a esta Conferencia establecer el marco organizativo siguiente:

  1. Las agrupaciones territoriales son el ámbito de adscripción de tod@s l@s militantes. Sus competencias son las actuales: censos, cuotas, debates, elección de delegados.
  2. Establecer en cada ámbito, dirigidos y coordinados por las direcciones, colectivos de carácter puntual o permanente, que agrupen a los camaradas que tengan interés en abordar tareas específicas.
  3. La militancia en estos ámbitos no es sustitutiva de la militancia a la agrupación territorial, sino complementaria.
  4. Si esto fuera aprobado concretaríamos la articulación orgánica necesaria y se trasladaría como propuesta al XVII Congreso del Partido.

La cohesión

Esta Conferencia debería decidir si seguimos repitiendo y reproduciendo los mismos análisis y propuestas que veníamos realizando en los últimos años, hasta convertirlos en un tópico, o intentar articular propuestas que ayuden a resolver una situación que carcome la organización.

Es necesario encontrar fórmulas que garanticen que los acuerdos debatidos y aprobados en el Partido, no se conviertan permanentemente en papel mojado. Esta misma Conferencia, que es fruto del esfuerzo de muchos militantes que han elaborado las propuestas, las han debatido y esperan luego ver materializarlas, puede ser prueba de ello.

Somos conscientes que métodos del pasado no son la solución (A los más jóvenes recordarles que algunas de las peores crisis de este Partido se produjeron en situaciones dramáticas de clandestinidad y con el centralismo democrático como norma de funcionamiento interno).

Nuestras normas internas posibilitan articular plataformas de opinión puntuales ante congresos o conferencias, rechazando la existencia de corrientes organizadas.

Sin embargo, de manera sistemática en los movimientos sociales, en el movimiento sindical y con más virulencia si cabe en nuestro proyecto político, la realidad es que muchos militantes y no pocos dirigentes articulan fórmulas de actuación organizada al margen cuando no contra el propio Partido. En unos casos constituyendo estructuras públicamente conocidas, con sus asambleas, páginas web, etc., en otros sin esa transparencia pero con la misma utilidad, sino más, para debilitar al Partido.

Explicaciones objetivas al por qué de esa situación puede haber muchas:
  • Falta de capacidad del Partido para actuar como tal.
  • Contradicción entre pretender plantear unidades de acción y a la vez señalar el carácter individual de nuestra militancia en determinados ámbitos.
  • Mayor fortaleza de ambiciones individuales o de parte de la organización sobre el interés colectivo.

Siendo importante diagnosticar las causas que provocan esta situación, lo es más intentar buscar fórmulas que permitan resolverla.

Nos encontramos ante la pérdida de una de las señas de identidad que ha caracterizado históricamente la militancia comunista.

El proceso de debate en las organizaciones y la propia Conferencia han de servir para, de una manera serena, trasladar estas reflexiones cara al XVII Congreso del Partido.

FINANZAS

Cuotas

En este punto la Conferencia de Organización se encuentra en una disyuntiva ya señalada anteriormente, reiterar como un mantra acuerdos de congresos y conferencias anteriores, que han demostrado un nulo resultado, o si existen condiciones para hacer una reflexión más rigurosa, que nos lleve a proponer actuaciones realmente efectivas.

El XVI Congreso acordó:
    li>Elegir una responsabilidad de Finanzas específica, dependiente de la secretaría de Organización.
  • Plan de actuación para normalizar el pago de las cuotas (anexo).
  • Creación de una Comisión de Finanzas.

Sinceramente, en una situación de economía de guerra en la que ninguno de los compromisos de pago se ha cumplido y los gastos se multiplican, nada de los acordado es necesario.

El sistemático incumplimiento de los acuerdos, además de generar un clima enrarecido entre la dirección federal y las federaciones, generan agravios entre las mismas y dentro de las propias federaciones con aquellas organizaciones que sí cumplen y se encuentran con que su federación no lo hace.

Este estrangulamiento económico impide a la dirección federal hacer cualquier tipo de planificación a medio o largo plazo y, sobre todo, asumir compromisos de solidaridad con las federaciones más débiles.

La Conferencia de Organización trasladará al XVII Congreso:
  • Acordar una política de domiciliación de cuotas de todos los militantes, desde el convencimiento y no desde la imposición, respetando las costumbres que se hayan convertido en leyes. No hemos de perder ningún militante porque no quieran domiciliar su cuota.
  • Establecer estatutariamente que toda nueva afiliación conlleva la obligación de domiciliar la cuota.
  • Estudiar mecanismos que permitan valorar la centralización federal del cobro de cuotas, respetando y garantizando los ingresos que correspondan a cada ámbito. Cualquier organización social, política o sindical (Greenpeace, PSOE, CC.OO, UGT), con un mínimo de entidad, tiene desarrollado este modelo.

Solamente dando pasos serios y firmes tiene sentido todo lo que venimos aprobando año tras año.

Relación financiera IU-PCE (Ver anexo 2)
Ante todo, algunas cuestiones que se suponen sabidas pero que parece necesario recordar:
  • IU es un movimiento político-social, que componen individuos, colectivos, corrientes y partidos.
  • Los partidos que componen IU se autolimitan en su actuación política, no concurriendo a las elecciones y privándose, por tanto, de cualquier ingreso proveniente de las instituciones.
  • Se establece un marco de acuerdo entre las partes para paliar ese desajuste económico que se les ocasiona a los partidos, que se ha venido llamando Protocolo.

Por tanto, los diferentes convenios federales, de federación o locales, en sus diferentes formas (económica, de infraestructura, de personal...) no son fruto de la buena voluntad de una de las partes, sino la concreción económica de un acuerdo político mutuo.

De igual manera, la modificación, incumplimiento o ruptura nunca puede tener un carácter unilateral.

En definitiva, los protocolos financieros son la derivación de los acuerdos políticos entre organizaciones soberanas. Esto, que debería ser entendido y blindado frente a los encuentros o desencuentros políticos, queda en la realidad a merced de esos avatares.

Es práctica habitual que las diferentes estructuras de IU cubran “sus” gastos, entendiendo que los partidos somos “otra cosa”.

Proponemos a la Conferencia de Organización la concreción del acuerdo congresual que señalaba como uno de los objetivos financieros: priorizar la coordinación, optimización y racionalización de los actuales protocolos con IU tendiendo a fijar un acuerdo marco federal de aplicación en el conjunto del Estado, en función de cada realidad específica.

En ese sentido, la Conferencia de Organización acuerda:
  • Mandatar a la Secretaría de Organización y Finanzas del PCE para que traslade una propuesta de estas características, contenidos y metodología de funcionamiento a la Dirección Federal de IU.

Patrimonio inmueble – cuentas corrientes (ver anexo 3)

Veintiocho años después de nuestra legalización, aún existen sedes y cuentas corrientes a nombre de particulares. Las razones son varias: desidia, temor a que los camaradas consideren que es una pérdida de confianza, desconocimiento... En el último año hemos proseguido la tarea con un trabajo sistematizado en el conjunto de las Federaciones, habiendo avanzado bastante en lo que respecta al patrimonio inmobiliario y no tanto en las cuentas corrientes.

Esta Conferencia ha de dar carta de naturaleza a este trabajo, acordando lo obvio: todo el patrimonio y las cuentas del Partido han de tener a éste como titular.

Asimismo, se ha de ratificar la política que se viene manteniendo desde la dirección federal en el sentido de que el producto de la venta de patrimonio se reinvierta total y exclusivamente en Patrimonio y nunca pueda utilizarse para gasto corriente.

Nota: Los anexos 1, 2 y 3 con toda la información actualizada, se entregarán en la Conferencia.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles