Secretaría Mundo del Trabajo
S. Mundo del Trabajo >
 

Arcelor


Encuentro de Partidos Europeos sobre Arcelor



Secretaría del Mundo del Trabajo del PCE / 27 jun 06

Luxemburgo, 27 de junio de 2006
Partido de la Izquierda Europea

(Carta remitida al encuentro por la Secretaría del Mundo del Trabajo del PCE)

Estimados compañeros y compañeras:

Vaya en primer lugar un cordial saludo en nombre de la Secretaría del Mundo del Trabajo del Partido Comunista de España y nuestra felicitación por la oportunidad del encuentro que celebráis hoy sobre la nueva situación creada en ARCELOR tras el acuerdo de su Consejo de Administración favorable a la OPA de Mittal Steel.

Lamentamos no estar con vosotros debido a problemas de agenda de última hora que no hemos podido resolver, sin embargo os rogamos que nos hagáis llegar las conclusiones de los trabajos que desarrollareis a lo largo de la reunión que, sin duda, servirán para realizar un diagnóstico común de la situación e impulsar la coordinación más allá de nuestros respectivos países en defensa de los intereses de los trabajadores de ARCELOR.

A pesar de que la economía española ha crecido durante la última década por encima del promedio comunitario, situándose en tasas medias del 3%, éste crecimiento se sustenta sobre bases muy débiles que ponen en peligro el futuro desarrollo industrial de nuestro país.

Así, el crecimiento económico de España se basa en un aumento del consumo interno debido al espectacular y peligroso endeudamiento familiar que ya en estos momentos supone el 65% del Producto Interior Bruto (PIB) y que supera la renta bruta disponible de las familias. Otros dos pilares principales de nuestra economía son la inversión en la construcción, un sector que ya da muestras de desinflamiento, y finalmente, el turismo.

Por otra parte, el sector industrial sigue su declive, con un índice de producción prácticamente estancado y con un retraso tecnológico considerable debido a la poca inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) por parte empresarial. Las deslocalizaciones vienen a agudizan la situación de debilitada del tejido productivo español que ya en la actualidad están afectando a sectores intensivos en mano de obra como es el textil o el de componentes del automóvil.

Como consecuencia de todo ello, la productividad de la economía española apenas crece más allá de un 0,4% anual siendo de las más bajas de la zona euro debido a que gran parte del empleo se crea en sectores de poco valor añadido; la balanza comercial exterior presenta un déficit preocupante y en constante crecimiento debido a la gran demanda interna de productos que el tejido industrial español no satisface y obliga a importarlos; el empleo a pesar de su crecimiento, es un empleo de baja calidad, precario, sin derechos y con altas tasas de siniestralidad: el gran endeudamiento familiar amenaza con una crisis futura en caso de un aumento del desempleo o de una variación de las condiciones monetarias.

Esta breve pincelada de la situación económica de nuestro país ilustra, con claridad, que el crecimiento económico de España se sustenta sobre un modelo insostenible que pone en peligro su viabilidad futura. En España se renunció a una política industrial activa, moderna, reforzando sectores de interés y de mayor valor añadido y se apostó por desmantelar el sector público industrial, por las privatizaciones y por despreciar las inversiones en I+D.

Las recientes reforma fiscal y laboral aprobadas por el Gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ahonda más en esta línea, traspasando rentas públicas a las rentas empresariales (por la vía de bonificaciones y reducción de cuotas empresariales y rebajando impuestos a las empresas). Todo ello, según nos dicen, con la voluntad de incentivar la inversión productiva privada, pero sin que esto se materialice en planes concretos de inversión, ni en ningún tipo de cambio estructural que permita pasar del modelo actual a un modelo de innovación productiva. Esto ya se ha hecho en anteriores reformas que han ido demostrado su inutilidad para cambiar el modelo productivo, pero si han servido para engrosar los escandalosos beneficios empresariales a costa de empeorar las condiciones de la clase trabajadora.

En medio de este panorama de debilidad industrial en España, se anunció hace unos meses la OPA hostil sobre ARCELOR que encendió todas las alarmas sobre el futuro de la siderurgia y de los miles de puesto de trabajo que ocupa en diferentes regiones. A la falta de transparencia informativa sobre el alcance de la OPA se sumó la ausencia total de un proyecto industrial que garantice el empleo y las condiciones laborales, así como el mantenimiento de la producción de las diferentes plantas.

Tanto los representantes sindicales de las diferentes plantas de ARCELOR ubicadas en Asturias, Euskadi, Navarra o Valencia, así como desde los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, han venido manifestando a lo largo de estos meses su preocupación y rechazo a la OPA de Mittal reclamando el mantenimiento de los centros, del empleo y de los acuerdos adoptados hasta la fecha. Asimismo han demandado de los correspondientes Gobiernos Autonómicos y del Gobierno del PSOE una actuación decidida en defensa del futuro industrial.

La operación lanzada por Mittal hace unos meses y aprobada por el Consejo de Administración de ARCELOR el pasado 25 de junio, convertirá a la futura empresa fusionada en el primer productor mundial de acero y se desarrolla en el marco de la globalización económica neoliberal, cuyas concentraciones de grupos empresariales pugnan por hacerse con el control de la producción mundial imponiendo sus políticas económicas, laborales y sociales. El capital mundial traspasa fronteras y se fusiona en busca de las mayores ventajas para obtener el máximo rendimiento de sus inversiones, erosionando las condiciones laborales y sociales, desregulando y flexibilizando el mercado laboral.

Por todo ello, esta nueva situación demanda de una acción decidida y coordinada a escala europea en defensa de los derechos de los trabajadores de ARCELOR. Desde el Partido Comunista de España apoyaremos todas aquellas acciones encaminadas a:

- El mantenimiento del empleo y de sus condiciones actuales.
- El mantenimiento de las plantas de producción.
- La exigencia de información y participación de los trabajadores en el diseño de futuros planes industriales, en la orientación de las inversiones, en políticas tecnológicas y formativas, etc.
- Defensa de la producción integral sin segregaciones de ningún tipo,
- Demanda de una política empresarial basada en la participación activa de los trabajadores, en la mejora de sus condiciones laborales y formativas, en la profundización de las políticas de salud y seguridad laboral y en la renuncia a practicar despidos y a las subcontrataciones.

Sólo nos resta desear que el encuentro que hoy celebráis sirva para coordinar propuestas y acciones que, sin duda, redundarán en la mejora de las condiciones laborales.

Quedamos, pues, a la espera de vuestras conclusiones. Salud y buen trabajo.

Isabel Salud
Secretaría del Mundo del Trabajo
Partido Comunista de España

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles