Secretaría Mundo del Trabajo
S. Mundo del Trabajo >
 

Mundo del Trabajo


El PCE ante el documento entregado por el gobierno a sindicatos y empresarios el pasado 12 de abril



Secretaría del Mundo del Trabajo del PCE / 15 abr 10

Al igual que otras veces en los últimos meses, el gobierno con el usual sistema de puesta en escena (en la que se incluye jugar con el tiempo para generar interés), pone en lo alto de la mesa de los agentes sociales un documento, que podríamos dividir en dos apartados, la parte concreta y la etérea.
En la primera, tal como decíamos en anteriores comunicados, el partido Gobernante, esta vez ya con el apoyo más nítido de la derecha nacionalista, asume los planteamientos más liberales de los poderes económicos. Así propuestas como el abaratamiento del despido (sea en la fórmula de generalizar el contrato de fomento de 33 días de indemnización, ya en la de sustituir la indemnización por despido por una aportación porcentual mes a mes –modelo austriaco-), o la potenciación de las Agencias privadas de colocación y de recolocación, o la posibilidad de utilización sin límites de las ETTs, no solo no entran en resolver los graves problemas actuales, sino que profundiza en ellos de la forma más beneficiosa para el gran capital.
En la parte etérea, no hace más que realizar meros enunciados, sin concreción ni de soporte económico ni jurídico, más dirigido al titular de prensa que a una medida de solución estructural de los graves problemas de desempleo (especialmente el Juvenil), y de precariedad laboral.
El Gobierno del PSOE, no ha escuchado ninguna de las propuestas que desde la izquierda, con solvencia, le han planteado para salir de la crisis con más derechos, más estabilidad y más empleo en nuestro país.


Merece la pena analizar con más profundidad, las propuestas que se realizan en el documento en cuestión:

a) El documento del Gobierno plantea dos fórmulas para abaratar el despido:
1. Generalizar el contrato de fomento de empleo indefinido que contiene una indemnización de 33 días (en vez de los 45 actuales), extendiendo esta indemnización inclusive si el despido es considerado improcedente por causas económicas y disciplinarias.
2. Establece una nueva aportación mensual para indemnización por despido, que genere una bolsa propiedad del trabajador y que esta se haga efectiva en el momento del despido, sea en la empresa que se comenzó a generar, sea en las siguientes si consigue encontrar trabajo posteriormente al despido (modelo austriaco).
Las dos propuestas obviamente busca abaratar la salida del trabajo de los/as trabajadores/as indefinidos. En la primera al generalizar un contrato que no se creo para luchar contra el desempleo (como pretenden exponer ahora sus defensores), sino para reducir la temporalidad (por cierto con un fracaso sonoro en sus 13 años de vigencia), extendiéndolo inclusive a los despidos disciplinarios, lo que está haciendo es facilitar los despidos abaratando la indemnización.
Por su parte el modelo austriaco funciona de la siguiente forma: se crea una nueva aportación sobre salario mensual (en Austria es del 1,53% del salario bruto y pagan íntegramente los empresarios) que genera una bolsa propiedad del trabajador, como hemos explicado antes, que sustituye la indemnización en caso de despido (no se concreta si se refiere a todos los despidos o solo a los improcedentes). Por poner una ejemplo concreto de lo que significa el invento:
• Un trabajador/a indefinido con un salario bruto mensual de 1.500 €, incluida las pagas extraordinarias, que fuera despedido a los diez años, con la regulación actual de 45 días cobraría una indemnización de 22.500 € netos y con el llamado sistema austriaco, habría generado una bolsa de 2.754 € netos.


b) Para luchar contra el brutal desempleo en los jóvenes de 16 a 30 años, propone aumentar el contrato de formación (este contrato no genera derecho de desempleo ni de jubilación y no respeta los salarios de convenio, sino que son menores al salario mínimo interprofesional) que hasta ahora solo se podía utilizar hasta la los 21 años de edad; si se aprobara lo estipulado por el Gobierno, se elevaría esta edad hasta los 24 años, o lo que es lo mismo elevaría la discriminación de los trabajadores/as jóvenes aumentando su precariedad. Propone además que se le abone a los empresarios las horas que estos trabajadores le dedican a la formación.
El Gobierno olvida, que con la falsa excusa de que “los chavales están aprendiendo”, este contrato ha sido utilizado, de forma generalizada por los empresarios con el fin de tener un trabajador/a (generalmente bien formado), con menos derechos y menos costos que sus compañeros.

c) Respecto a la lucha contra la precariedad, el Gobierno del PSOE pretende “apagar el fuego con gasolina”.
De todos es sabido que el grave problema del mercado de trabajo español, es la excesiva precariedad laboral (con sus consecuencias socio-sanitarias-laborales). Esta precariedad laboral está sustentada sobre todo, por una rotación desmesurada en los puestos de trabajo (en España se realizan más de cinco millones de contratos anuales). El paradigma de esta rotación es el contrato de puesta a disposición de las ETTs, donde la precariedad se establece como infinita (se realizan contratos de un día, de horas inclusive), no teniendo la empresa que contrata los servicios de la ETTs ningún tipo de compromiso con los trabajadores independientemente de la causa que genero el contrato.
Es decir se potencia la contratación no causal, manteniendo las formulas que han elevado la precariedad laboral a unos limites insoportables. No satisfecho de las consecuencias antisociales que han generado las ETTs, plantea eliminar las restricciones que existían en su uso en la actualidad, por lo que se podrían realizar contratos de puesta a disposición en sectores, hasta ahora limitados como la construcción o en puestos de trabajo de alto riesgo (como en los mejores tiempos del “noveccento”, al trabajador se le explota, se le contamina en los puestos de alto riesgo y se le echa sin ningún tipo de indemnización).
De igual modo se pretende potenciar (ahora podrán sus servicios oficialmente) a las Agencias privadas de colocación y a las gestoras que se dedican a recolocar trabajadores/as tras un ERE, o lo que es lo mismo potenciar las agencias privadas frente al servicio publico de empleo y… paradoja de la contradicción, se potencia el sistema de empresas de recolocación, que lo que significa realmente es un aumento de costos para la empresa que te despide y para la búsqueda de empleo.

d) Pretende el Gobierno una desregulación mayor de los contratos a Tiempo Parcial. Hasta ahora estos trabajadores (al igual que el resto) tenían que tener regulado sus jornada y horario, ya sea en su contrato o en el Convenio Colectivo. En la propuesta se platea la posibilidad de crear un contrato a tiempo parcial en el que el empresario podría modificar el horario del trabajador con un mero preaviso. Esta medida si se llevara a cabo, significaría la flexibilidad más absoluta para el empresario, ya que solo tendría que cuantificar las horas de contratación para tener un trabajador/a a total disposición las 24 horas del día. No hace falta decir que esto conllevaría aún más la discriminación de la mujer en el mundo laboral.
e) Propone también, haciéndose eco de una propuesta de CC.OO., potenciar la sustitución de los Expedientes de extinción por otros de reducción de jornada, con abono, por parte del desempleo de los salarios dejado de recibir por el trabajador (no sabemos si todo o un porcentaje). Esta propuesta ya existe en la normativa española de los EREs temporales, pero lo que se pretende, dice el documento textualmente “hacerlos visibles”.
f) Por último realiza una serie de propuestas de intenciones, sin ninguna concreción ni soporte de ningún tipo, que relacionamos:
a. Mantenimiento de las bonificaciones a los contratos potenciando lo de los trabajadores/as entre 16 y 30 años y los de más de 45, especialmente de más de 59 (una nueva paradoja, en el documento que se envió a la mesa del Pacto de Toledo se planteaba la eliminación de la aportación del INEM a estos contratos de mayores de 59 años).
b. Revisar las políticas de empleo (sin concretar nada más).
c. Ampliar la reposición de la prestación por desempleo en los casos que los EREs temporales terminen en extinción (sin determinar ni cuantía ni de donde va a sacar el dinero).
d. Ampliar la bonificación empresarial por las cotizaciones de los trabajadores afectados por reducción de jornada o suspensión temporal de contrato.

Los Sindicatos, ya han mostrado su rechazo a las medidas propuestas, aunque se han planteado seguir en la mesa de negociación (atados porque el documento del Gobierno nuevamente plantea que es un documento abierto y que está dispuesto a nuevas aportaciones).
Para la Secretaría del Mundo del Trabajo del PCE, la propuesta del Gobierno del PSOE, si se llevara a cabo, no haría más que profundizar en la reducción de derechos de los trabajadores/as, utilizando viejas medidas que ya se han demostrado inservibles para crear empleo y reducir la precariedad; y las mantiene solo porque benefician a las grandes patronales y bajo el dictado de un poder financiero, verdadero culpable de las sucesivas crisis del capitalismo.
El PSOE ha decidido hacer política de derechas como en antaño, de la mano de la derecha nacionalista, abandonado definitivamente la vía del progreso social como estrategia real y efectiva para salir de la crisis. Con sus propuestas da la espalda al mantenimiento de los derechos de la mayoría social que la forman los trabajadores/as de este país.
Nuestra obligación es extender entre el conjunto de la clase obrera este análisis y seguir participando de forma activa en la lucha contra la pérdida de empleo y la precariedad.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles