Secretaría de la Mujer
Secretaría de la Mujer >
 

Manifiesto de la Secretaría de la Mujer del PCE 8 de Marzo de 2006


Nos jugamos demasiado


Secretaría de la Mujer del PCE / 06 mar 06

Han transcurrido cinco años desde el comienzo del siglo XXI, denominado el Siglo de las mujeres, en los cuales hemos vivido victorias y derrotas en nuestra larga lucha por la emancipación.

El no francés y holandés al tratado de Constitución europea, ha sido una de las principales victorias de la izquierda transformadora europea, en la cual las mujeres feministas hemos tenido un importante papel, ya que el capitalismo de nuevo se apoyaba en el patriarcado para asentar su dominio económico. Lo que planteábamos era -y es- que nos interesaba un modelo de Constitución que unificara normativamente todos los derechos conseguidos por las mujeres, desde los laborales hasta los políticos, y que fuese un elemento de avance para países como Malta, Portugal o Irlanda, dónde aún no tienen ni tan siquiera regulado el derecho al aborto.

Desgraciadamente tenemos que citar en primer lugar, la situación de miles de mujeres iraquíes que están sufriendo la violencia en un país cada vez más inestable: mujeres asesinadas a manos de sus familiares, amenazadas por grupos armados, víctimas de abusos en las cárceles bajo mando estadounidense... En todos los continentes, en la mayoría de los países del mundo se dan situaciones terribles, pero el drama de Iraq, adquiere especial relevancia desde la dimensión de género.

Ante la prostitución, una de las máximas violencias ejercidas sobre la mujer, hay que lamentar, por una lado, la postura alienante, conservadora y “complaciente” con los prostituidores y proxenetas que explotan a mujeres basándose en su pobreza o desamparo del Gobierno catalán o de CC.OO y, por otro, hay que reseñar la valiente postura de UGT que prefiere tomar postura a favor de la igualdad real, en lugar de pretender afiliar a las explotadas y esclavizadas y sacar dividendos de la venta del cuerpo de las mujeres.

Por otra parte, el Gobierno socialista puso en marcha la denominada Ley de Violencia de género, que como nosotras augurábamos, no está suponiendo el éxito que se proclamaba. La ausencia de medidas preventivas, de dotación económica, de medidas directas de sensibilización de la sociedad en su conjunto, de una potenciación real en la LOE cara a una educación no sexista, y otras medidas en este mismo sentido, hace que la puesta en práctica de la ley no esté dando los resultados que intentaron vendernos. Hacer una ley de estas características deprisa y corriendo, sin contar con buena parte de las organizaciones del movimiento feminista que tanto podían haber aportado, fue también un error de bulto que ya se está pagando.

Y, mirando al futuro cercano, tenemos un par de leyes más encima de la mesa, la de Igualdad y la de Dependencia. Ambas leyes deben ser fruto de la máxima coordinación del Gobierno con el movimiento feminista.

La ley de Igualdad debe recoger la igualdad salarial, ya que actualmente el salario femenino es de promedio un 27 por ciento más bajo que el de los hombres, y contemplar medidas de promoción profesional y formación ocupacional para las mujeres. Se debe incluir una presencia paritaria de hombres y mujeres en las candidaturas electorales y en todos los espacios de participación política y toma de decisión, creando un órgano que vele por su cumplimiento.

En lo que se refiere a la ley de dependencia, se debe basar en una buena oferta de servicios desde la red pública ya que desarrollarla facilitando unas prestaciones económicas, como pretende el Gobierno, implica no sólo mantener a millones de mujeres en el hogar, sino incrementar su número, potenciar el reparto de roles, relegar a las mujeres al ámbito doméstico y a las tareas del cuidado.

Sería fundamental que las ganas de colgarse medallas antes de unas elecciones no supusiera otra vez una frustración más para las mujeres de este país.

Nos jugamos demasiado.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles