Secretaría de la Mujer
Secretaría de la Mujer >
 

25 noviembre, día internacional contra la violencia de género


Manifiesto de la Secretaría de la Mujer del PCE


Secretaría de la Mujer del PCE / 15 nov 05

La sociedad aún está inmersa en una cultura y una práctica discriminatoria y en ella todavía se conserva, casi inalterable, la idea de que las mujeres debemos seguir manteniéndonos en los espacios secundarios, detrás de quienes, supuestamente, están destinados a acaparar y a dominar el mundo. Por eso la violencia contra las mujeres no es una cuestión de ámbito privado, sino un problema que se deriva de la concepción patriarcal de la sociedad y que se manifiesta en todas las esferas.

Las mujeres nos hemos incorporado al mundo laboral, profesional y político; pero si analizamos cualitativamente la situación, podemos comprobar nuestra segregación laboral y cómo nuestra representación es mínima en los sectores decisivos de poder, ya que en los puestos clave funciona la criba sexista que nos descarta de lo público e intenta relegarnos a la prvacidad de nuestras vidas.

La discriminación en el acceso al empleo, en las modalidades contractuales y en los salarios, prueba que el mercado percibe a las mujeres como seres desiguales y subalternos.

El sexismo publicitario y cultural centra el interés de las mujeres en temas superficiales y banales. Nos muestra, en la mayoría de los casos, como meros cuerpos y formas, como productos en venta, seres sin capacidad de decisión y, por tanto, sin posibilidad de intervenir.

El tráfico con fines de explotación sexual –es una nueva forma de esclavitud- forma parte de una industria del sexo que va en aumento con la complicidad de poderes públicos y proxenetas. Las mujeres procedentes de países pobres y de situaciones miserables de vida, son prostituidas para satisfacer una demanda sexual masculina basada en el poder y en el dinero.

Ante estas situaciones, las instituciones públicas deben adquirir un mayor grado de compromiso y deben jugar un papel decisivo para transformar esta realidad en otra igualitaria y en condiciones equitativas de acceso y de oportunidades. Promover un cambio social a través de la educación y de las políticas compensatorias, favorecería elevar el grado de integración de las mujeres en todos los sectores que conforman el espacio público.

Son las distintas instancias gubernamentales las responsables de propiciar en la sociedad una transformación en las relaciones entre mujeres y hombres. Relaciones que deben ser iguales en el trato y en las posibilidades.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles