Secretaría de la Mujer
Secretaría de la Mujer >
 

Jornadas sobre prostitución organizadas por el PSUCviu


Prostitución, posiciones de partido


Secretaría de la Mujer del PSUCviu / 29 sep 09

Desde la Secretaría de Mujer del PSUCviu, de forma conjunta con la de Jóvenes Comunistas, se decidió organizar una jornada el día 26 de septiembre de 2009 en el marco del plan de trabajo de la Secretaría de Mujer, que se ha centrado exclusivamente, en la prostitución y nuestra posición política hacia ésta: el abolicionismo. Se consideró necesario profundizar, para poder así aclarar nuestro posicionamiento y reforzar nuestros argumentos para poder defenderlo en los frentes de masas.

La ponencia estuvo formada por Amparo Ardanuy, miembro del Comité Ejecutivo del PSUCviu, Maite Mola, responsable de la Secretaría Federal de Mujer del PCE, y Lara Padilla, miembro de la Plataforma Abolicionista Estatal en Cataluña.

Las conclusiones que se sacaron de la ponencia de las tres ponentes fueron las siguientes:

- La prostitución tiene que ser considerada como una forma extrema de violencia de género, en cuanto que se tiene que rechazar como tradición, como forma de educación sexual, ya que perpetúa y legitima la compra- venta del cuerpo de las mujeres, siendo tratado como mercancía.

- Se tiene que vincular la prostitución a la diferencia entre clases sociales, ya que el perfil de la mujer prostituida actual es pobre, inmigrante y en situación irregular.

- Es necesario distinguir entre regulacionismo, prohibicionismo y abolicionismo, y saber explicar la diferencia, ya que muchas veces se confunden. Después de toda la problemática actual sucedida en Barcelona, la posición regulacionista utiliza como argumento principal definir la prostitución como actividad económica que responde a la oferta y la demanda, sin remarcar que la oferta son las mujeres y la actividad la explotación sexual y la violencia.

- Los tópicos existentes son poco fieles a la realidad. Por ejemplo, se cree que la regulación de la prostitución acabará con las mafias, mientras que países donde está regulada, como Holanda y Alemania, son de los primeros receptores de mujeres víctimas de trata de personas. Con el modelo abolicionista, caso de Suecia, si se puede comprobar que se reduce la actividad de las mafias, ya que la demanda baja.
Otro tópico que hay que discutir es que la prostitución es libre, cuándo no es así; generalmente, quien lo hace voluntariamente lo hace por falta absoluta de opciones. Antiguamente quién se dedicaba a la prostitución tenía problemas de drogodependencia, era madre soltera, sufría pobreza extrema, asunción de abuso sexual, marginación y falta de reconocimiento de los propios derechos.
Para entender lo que comporta la prostitución, hay que ponerse necesariamente en el papel de la persona prostituida.

- La prostitución está muy vinculada a la sexualidad y a la concepción de sexo que se tiene en la sociedad. Hay que rechazar que la relación entre un prostituidor y la mujer prostituida es la búsqueda del placer, ya que ésta tiene que ser libre para los dos sujetos. Con la prostitución se compra la sumisión de la mujer, no sexo.
- Según el Convenio 49 de las Naciones Unidas, el proxenetismo se entiende como nueva forma de esclavitud, por lo tanto, se descarta que sea una actividad laboral. Se considera necesaria una legislación que parta de esta norma, ya que ahora mismo se castiga a las mujeres, reforzando a las mafias.
- El proxenetismo organizado defiende la regulación para sacar a las mujeres de las calles y tenerlas a su disposición en condiciones favorables para ellos, ejerciendo así una mayor presión y control sobre ellas.
Se tiene que tener en cuenta las secuelas físicas, psicológicas y emocionales que sufren estas mujeres, conducidas a la destrucción y disociación mental por drogas o alcohol para poder soportar la situación en la que se encuentran. El problema no son las condiciones en las que se lleve a cabo la actividad, sino la actividad en sí; por lo tanto, no se puede consentir, es contrario a los derechos inalienables de las personas.
- Hay que remarcar que defendemos la abolición porque estamos a favor de las mujeres prostituidas y en contra de la prostitución. No es extraño que se confunda, expresamente, abolicionismo y prohibicionismo, para poder acusar a los grupos abolicionistas de estar en contra de las mujeres y no de los prostituïdores.
- Entre las posturas regulacionistas y abolicionistas no se puede llegar a un acuerdo, ya que se parte de bases totalmente contrarias.
- Para acabar, se considera imprescindible trabajar el tema de la prostitución en el marco del 25 de noviembre, dándole perspectiva de clase. Además, es necesario participar en los frentes de masas feministas para llevar nuestro posicionamiento y defenderlo.
Los resultados de la jornada fueron muy positivos. Se aclararon muchas dudas, fortaleciendo el posicionamiento de los y las camaradas que participaron.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles