Secretaría de la Mujer
Secretaría de la Mujer >
 

Elvira Ramos, Responsable de Áreas y programas de Izquierda Unida Región de Murcia


La Prostitución no es un fénomeno legalizable


Elvira Ramos / Tribuna Libre / 23 sep 08

Aprovechando que el 23 de septiembre es el Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de personas, voy a dar mi opinión sobre la prostitución, pues se tiende a tratar como algo independiente cuando ambos fenómenos están íntimamente ligados.

Para el imaginario colectivo goza de mucho consenso situarse contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas, y sin embargo, las mismas personas son más condescendientes con la prostitución como si en el fondo no fuera una explotación sexual ejercida por el que paga esos servicios.

Desde muchas organizaciones de mujeres, entendemos la prostitución como una violencia de género y a su vez como la más antigua expresión de la explotación de unas personas por otras.
Como en general el que paga es un hombre y la que realiza el servicio una mujer, la prostitución se ha definido como el acto en el que un prostituidor exige los servicios de una prostituida a cambio de de dinero.

Se tiende a abordar el fenómeno desde un doble prisma. Como explotación no puede ser legalizable. Pero considerada un trabajo más podría ser legalizable como profesión.

No voy a entrar en la regulación como profesión porque hay legislación sobre la materia en países como Holanda, México, Australia, y es francamente inhumano lo que estas medidas legislativas proponen.

Me voy a ceñir exclusivamente a señalar por qué considero que la prostitución es un fenómeno no legalizable.

Siguiendo el desarrollo discursivo de la profesora estadounidense Janice Raymond, expondré las diez razones para no legalizar la prostitución, porque a su formulación científica, publicada en revistas médicas, se ha unido la evidencia manifestada en este sentido por la relatora actual de Naciones Unidas en esta materia, Navanethem Pillay.

La legalización o descriminalización de la prostitución.

1. Es un regalo para proxenetas traficantes de personas y para la industria del sexo.

2. Se incrementa el tráfico sexual, finalidad de la industria del sexo.

3. No frena la industria del sexo sino que la expande.

4. Incrementa la prostitución clandestina ilegal y callejera.

5. Incrementa la prostitución infantil.

6. No protege a las mujeres en la prostitución sino que proliferan las mafias.

7. Incrementa la demanda de prostitución.

Refuerza la actitud de los hombres a comprar mujeres para su sexualidad en un amplio y más permisible escenario de mayor aceptación de conductas contrarias a la dignidad humana.

8. No promueve la salud de las mujeres.

9. No refuerza la elección de la pareja por parte de las mujeres.

10. La mayoría de las mujeres que se encuentran en el mundo de la prostitución no desean la legalización o descriminalización de la industria del sexo.
De ahí que estemos de acuerdo con el ministro sueco de Democracia e Igualdad de Género, Jens Orback cuando dice que no le gustaría que su hija cuando fuera al paro le dijeran que la alternativa que le ofrecen es la de trabajadora del sexo

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles