Secretaría de la Mujer
Secretaría de la Mujer >
 

Mujer


El Parlamento Europeo rechaza imponer una cuota femenina del 40% en los consejos de administración de las empresas


Prensa / 22 ene 08

El Parlamento Europeo aprobó hoy un informe que apuesta por promover la ocupación de la mujer en el sector de la tecnología punta. La resolución adoptada aboga por una mayor representación femenina en los organos decisorios, pero sin recurrir a las cuotas. El pleno votó en contra del párrafo que proponía obligar, a partir de 2005, a que los consejos de administración de empresas tuvieran un 40% de mujeres.

La Eurocámara aprobó un informe no vinculante en el que insiste en la necesidad de promover la participación de la mujer en puestos de decisión. No obstante, un párrafo propuesto por la comisión de Derechos de la mujer, que proponía seguir el ejemplo noruego e introducir una cuota del 40% de mujeres para los consejos de administración de empresas, tanto públicas como privadas, fue rechazado por 296 votos a favor y 294. La Cámara no obstante mantuvo su petición de acuerdos voluntarios para promover una mayor presencia femenina en los órganos de dirección.

El informe insiste en la necesidad de desarrollar en las empresas acciones que promuevan la igualdad entre mujeres y hombres (15) y solicita una presencia equilibrada de ambos en los consejos de administración de las empresas, especialmente cuando se trate de empresas con accionariado público o de propiedad estatal (32).

El informe, elaborado por Ilda FIGUEIREDO (PSE, Portugal), lamenta el bajo porcentaje de mujeres en el sector de la tecnología punta y subraya la importancia de programas operativos de educación y formación en ciencia y tecnología que garanticen la calidad y la diversificación de las oportunidades de formación para las mujeres en los diferentes Estados miembros y la promoción de los estudios científicos y tecnológicos entre las jóvenes (35).

Además, se emplaza a las grandes empresas a que elaboren e implanten, con carácter obligatorio, sus propios planes de igualdad negociados (6). Las negociaciones y los convenios colectivos en la lucha contra la discriminación de la mujer son claves en cuanto al acceso al empleo, el salario, las condiciones de trabajo, la progresión en la carrera y la formación profesional (23).


Ocupación femenina

Según un informe de Eurostat, de los cerca de 200 millones de personas que ejercen una actividad económica en la Unión Europea, más del 44% son mujeres, de las que casi un 14% trabaja en el sector industrial (considerando G).

El Parlamento Europeo aboga por promocionar a la mujer luchando por la igualdad de salario, las condiciones de trabajo, las perspectivas de carrera y la formación profesional sin menoscabo del respeto de la maternidad y la paternidad (párrafo 1).

Los diputados alientan a los Estados miembros a que promuevan programas de iniciativa empresarial femenina y a que apoyen económicamente la creación de empresas femeninas (2). También, solicitan a los Estados miembros que adopten todas las medidas necesarias para luchar eficazmente contra la explotación de las mujeres en el trabajo, constatada sobre todo en determinados sectores como el textil, para que se respeten los derechos fundamentales y se evite el dumping social (8).

Asimismo, instan a la Comisión a que intensifique el apoyo a los programas de formación profesional dirigidos a la mujer dentro de las PYME industriales, y a que apoye la investigación y la innovación, de conformidad con el 7º Programa Marco y con lo dispuesto en la Carta Europea de la Pequeña Empresa (28).
Los sectores «tradicionales» de ocupación femenina se concentran en la industria transformadora, con cerca del 85% del empleo femenino. Por otra parte, los nuevos sectores de las tecnologías de la información y de la comunicación ocupan sólo a un 15% de las mujeres en edad de trabajar, mientras que en la industria avanzada (aeronáutica, industria química), las mujeres están muy poco representadas (considerando D).

La Eurocámara insta a los interlocutores sociales sectoriales a que definan normas exigentes en materia de protección de la salud en el trabajo teniendo en cuenta la dimensión de género y, en particular, la protección de la maternidad. En este sentido, constatan que las mujeres están sobrerrepresentadas en sectores donde la repetitividad de los movimientos que deben realizarse ocasiona enfermedades profesionales como, por ejemplo, trastornos óseo-musculares, y que conviene prestar a estas patologías una especial atención (24).

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles