Secretaría de Movimientos Sociales
S. Movimientos Sociales >
 


No a la contrarreforma educativa del PP


Loles Dolz, responsable del Area Federal de Educación de Izquierda Unida / 9 oct 02

Después de varios meses lanzando globos sonda y todo tipo de informaciones parciales sobre la anunciada Ley de Calidad de la Educación, el gobierno del PP ha aprobado en pleno verano su Proyecto de Ley, tras un simulacro de diálogo con diversos sectores del ámbito político, sindical y educativo. Simulacro porque la Ministra de Educación se ha limitado a mantener contactos con tales sectores, para darles a conocer los ejes de SU reforma y, en el mejor de los casos, para darse por enterada de las alternativas que se le han hecho llegar. Un auténtico diálogo de sordos, salvo en el caso de los sectores vinculados a la Iglesia católica, cuyas demandas sí han sido atendidas, a saber: más financiación para conciertos educativos, o sea, para sus privadísimos centros; y mayor peso para la asignatura de Religión, o sea, para el adoctrinamiento católico a cargo del dinero público.

Al margen de eso, la mal llamada Ley de Calidad pretende poner patas arriba el actual sistema educativo, que aún no se ha terminado de implantar, sin haber realizado previamente un análisis mínimamente riguroso de la situación. Al contrario, desde el gobierno se ha fomentado una visión catastrofista de la enseñanza pública, sin asumir la más mínima responsabilidad al respecto, a pesar de llevar 6 años gobernando, y sin que la inmensa mayoría de las vaguedades difundidas (aumento del fracaso escolar, descenso del nivel de cococimientos del alumnado, clima de violencia en los centros...) estuviesen avaladas con datos y estudios pertinentes.

Resulta de una prepotencia alarmante y de una frivolidad incalificable intentar imponer, vía rodillo parlamentario, una contrarreforma educativa sin haber evaluado con todo rigor logros y fracasos, y sin contar siquiera con el diagnóstico de las Comunidades Autónomas, que son las gestoras directas del servicio educativo.

Además la contrarreforma del PP no incluye la necesaria financiación, ni siquiera para asegurar las muy discutibles medidas de calidad que plantea. Peor aún, sólo se garantizan recursos económicos para ampliar los conciertos con la enseñanza privada a la etapa de Educación Infantil. Todo un alarde de lo que viene haciendo el PP allá donde gobierna: destinar más fondos para la enseñanza privada en detrimento de la pública, que ha visto cómo en los últimos años se han cerrado aulas, ciclos y centros educativos enteros, en las mismas zonas en que se extendían o se mantenían los conciertos con la privada. ¡Un auténtico despropósito y despilfarro de recursos públicos!

Por último, la proclamada mejora de la calidad educativa que plantea el PP consiste prioritariamente en clasificar, seleccionar y segregar al alumnado, en función de su rendimiento. Para ello, además de la reinstauración de la vieja reválida y de la nueva selectividad que cada Universidad decida, se establecen itinerarios distintos, a partir de los 14 años, y se suprime el derecho de los alumnos a permanecer en la educación obligatoria hasta los 18 años, si no han logrado alcanzar el título de Graduado.

Como dato añadido se fomenta la selección del alumnado por parte de los centros, "en función de sus características" y se exime a los privados concertados (es decir, pagados con dinero público) de la obligación de impartir todos los itinerarios; resulta fácil predecir que el alumnado no seleccionado y los itinerarios-basura quedarán íntegramente en la red pública con el consiguiente deterioro de su imagen.

Se trata, pues, de una doble segregación del alumnado: dentro de cada centro, con itinerarios para los buenos, para los regulares y para los malos; y de unos centros respecto a otros, puesto que habrá unos (los privados concertados) que podrán seleccionar a su alumnado, en función de los itinerarios que ofrezcan, y otros (los públicos) que deberán escolarizar a todo tipo de alumnos, y muy especialmente a los que no tengan cabida en los primeros.

Identificar calidad con clasificación y segregación del alumnado, como hace el PP, supone apostar por una educación que se limita a reproducir y acentuar las diferencias sociales.

Frente a ello, IZQUIERDA UNIDA concibe la educación pública como un factor clave para combatir las desigualdades sociales, como un medio privilegiado para hacer efectiva la igualdad de oportunidades de toda la población. Rechazamos, por tanto, todo intento de segregar al alumnado que presente más dificultades en su proceso de aprendizaje, ya que la experiencia pasada y presente muestra reiteradamente que ese alumnado es -casi en su totalidad- el más desfavorecido socialmente, el que más apoyo educativo necesita, si se quiere contribuir de verdad a su plena integración social en condiciones de igualdad.

PARA MEJORAR LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA EN CONDICIONES DE IGUALDAD, IU PROPONE:

· Diagnóstico riguroso de los problemas de la educación pública, así como de sus logros, antes de acometer nuevas reformas.

· Incremento del gasto público educativo hasta llegar al 6% del PIB en los próximos 4 años.

· Revisión de la política de conciertos educativos: no al cierre de aulas, grupos o centros públicos a la vez que se mantienen y se ampían los conciertos con la enseñanza privada.

· Aplicación de un plan de evaluación y seguimiento del sistema educativo para eliminar el fracaso escolar.

· Ampliación de las plazas de Educación Infantil en los centros públicos para atender la demanda existente en cada zona. Paralización inmediata de los conciertos en Educación Infantil.

· Ampliación de las plantillas de personal docente (y de otros profesionales del ámbito educativo) para reducir ratios y poder responder a las distintas necesidades del alumnado.

· Potenciación de la autonomía y de la participación democrática en la organización y gestión gestión de los centros.

· Incremento de la dotación de recursos en los centros públicos con mayor escolarización de alumnado con más dificultades.

· Ampliación del horario de apertura de los centros públicos para prestar apoyo educativo al alumnado con mayores dificultades, reforzar el conocimiento de idiomas, de informática, etc.

· Gratuidad total de la enseñanza obligatoria en los centros públicos, dotándolos del correspondiente material didáctico y libros de texto para uso del alumnado.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles