Secretaría de Movimiento Republicano y Memoria Democrática
Secretaría Movimiento Republicano y Memoria Democrática >
 

Secretaría Memoria


Documento de trabajo aprobado en la reunión de la Secretaría de Memoria del día 22 de octubre de 2005



Secretaría Memoria / 22 oct 05

Organización del trabajo:

El Partido Comunista de España trabaja directamente en el campo de la recuperación de la historia en dos planos convergentes: a partir de su estructura orgánica y sobre el trabajo de sus militantes en las diversas organizaciones creadas para tal fin.
La Secretaría del PCE tiene como objetivo fundamental dar dirección política para el trabajo óptimo en ambos planos; así pues, el Partido recupera protagonismo directo, incide y divulga su estrategia, propuesta y método en el conjunto de la sociedad.

1. Los cauces de participación del Partido y sus militantes son:
· La estructura orgánica del Partido: Secretaría Federal y Secretarías o Comisiones de las Federaciones.
· La Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM) y las diversas fundaciones de las Federaciones que tengan como actuación este campo.
· El Foro por la Memoria.
· Otras entidades, organizaciones, etc. en las que los/as camaradas estén o vayan a estar actuando en cada ámbito.
2. Vertientes de actuación:
· Vertiente institucional. El Partido ha de estar presente en lo relacionado con la Comisión Interministerial, la devolución de los bienes incautados tras la guerra, la ley de Memoria planteada por el Gobierno, denuncia de la situación de los archivos del Estado, revisión de la ley de devolución Patrimonio incautado etc.
· Vertiente orgánica. La acción política en el terreno de la Memoria la organiza, estructura y la pone en práctica la Secretaría, a partir de la línea política y objetivos acordados en el Comité Federal del PCE.
· Trabajo de campo. La concreción del trabajo se llevará cabo a partir de las propuestas y de los planes realizados por cada uno de los territorios desde la propuesta orgánica señalada en el punto anterior. La estructura local o comarcal o provincial y la Secretaría/ Comisión de federación son las encargadas de dar viabilidad a cada una de ellas y hacer el seguimiento del cumplimientos de los acuerdos del Partido entre los/as militantes.
3. Elementos básicos para iniciar un trabajo coordinado
· Todos/as los/as camaradas estarán informados/as de las propuestas políticas, métodos y objetivos del Partido para así contar con las herramientas necesarias para llevar llevarlo a efecto. Debemos hacer cuantas reuniones sean necesarias para clarificar nuestra propuesta entre los camaradas/as.
· Es necesario pues contar con un censo de militantes que deseen participar en este trabajo, un censo de organizaciones que trabajan el tema de la memoria y otro de los/as camaradas que en ellas actúan o van a actuar en las mismas, para tener información de los recursos humanos con los que se cuenta en cada lugar.

4. Las organizaciones unitarias
· El Foro por la Memoria es una asociación creada en el año 2002 a partir de la Comisión Federal de Memoria del PCE. De igual manera, el Partido y sus federaciones promoverá, si así lo cree oportuno, esta asociación para el trabajo de los/as camaradas. Será siempre una entidad de carácter unitario, donde participen en el trabajo concreto otras personas no militantes que compartan política y acción con nosotros; es decir el Foro aplica la política del Partido donde este cree conveniente hacerlo por esta vía. La organización del Partido procurará ser hegemónica en aquellas organizaciones del Foro ya constituidas al margen del mismo, a partir de los/as camaradas que se integren en las mismas.
· El protocolo de exhumaciones elaborado por los/as camaradas y puesto en marcha por el Foro por la Memoria es el método a aplicar en cada uno de las fosas y recuperación de víctimas que los/las camaradas del Partido propongan, a partir de la formación de equipos multidisciplinares que lo desarrollen.
· Los camaradas que realicen su labor (de Memoria) en otras organizaciones han de hacer llegar a las mismas y asumir, siempre que sea posible, objetivos, fines y metodología y, aspirar a la hegemonía política.

5. Composición de la Secretaría.
La secretaría está compuesta por el secretario federal de Memoria, la secretaria federal de derechos humanos, el secretario federal de cultura, el responsable de la sección de Historia de la FIM y los/as responsables de Memoria de las distintas federaciones y/o provinciales (comarcales), que se reunirá al menos cada seis meses para hacer seguimiento de los trabajos acordados y aprobar los nuevos en los territorios. La secretaría se dotará de una comisión que será la que, entre reuniones, facilite la comunicación con las federaciones, apoye y asesore en la concreciones de los trabajos, etc. en la que participarán camaradas propuestos por el Partido y sus federaciones.

Recuperando nuestra historia

Según el filósofo Reyes Mate existen dos tipos de pasado: uno, llega hasta ahora, y otro, que desaparece. El primero es de los vencedores y de él se ocupan los historiadores. Del segundo, que es el de los vencidos, se ocupa la memoria.
En el caso español, todo lo relativo a un periodo histórico completo -como que es el de la conformación en España, durante los años 20, de una conciencia colectiva de progreso que planteó después un proceso histórico de transformación social plasmado en la Segunda República Española de 1931 a 1939, incluida la fase de Guerra Civil, la dictadura franquista desde 1939 hasta 1978 y la represión ejercida durante ese periodo sobre la población en general y sobre las gentes de izquierda muy en particular- ha sido diluido en función de diversos y convergentes intereses, que van, desde ocultar los crímenes y actuaciones delictivas, a tratar de explicar la consecución de nuestra actual democracia sobre el esfuerzo de determinadas elites, de determinadas tendencias políticas, alguna, incluso proveniente del franquismo, y la necesidad de deslegitimar la acción política de los grupos de oposición antifranquista real y su actuación durante la dictadura, etc. En concreto, pasar página ante los hombres y las mujeres comunistas, de la historia del PCE y lo que ello representa.
La pregunta no sólo es cómo hacer justicia a los muertos, a las víctimas…es también cómo hacer visibles valores de progreso que se ha tratado de diluir, cómo recuperar desde un punto de vista histórico, pero también social y sobre todo político, dicho periodo sin desdeñar, asimismo, los factores sentimentales.
En todo caso, la centralidad del proceso de recuperación de la memoria debe ser su carácter político, su motivación ideológica: quizá debamos plantear, desde ya, trascender el mero concepto de memoria, vinculada al recuerdo, por el de testimonio, ligado a la reivindicación.
No se trata de regodearnos en el recuerdo emocional, en la conmemoración sentimental ni en la autocomplacencia de lo que pudo haber sido y no fue, sino de afirmar y reivindicar un reconocimiento social y político de unas ideas de progreso, de unos planteamientos vitales, de unos compromisos personales no sólo viables sino imprescindibles (socialismo o barbarie, que dijo Rosa Luxemburgo) en el devenir actual.
Por lo tanto, en el proceso de recuperación de la memoria y de nuestra historia todo ha de ir en función de su protagonismo político: con ello desechamos actuaciones que puedan resultar más impactantes desde un punto de vista mediático – hasta frívolo- si las mismas no generan estado de opinión político, si no existe un rigor en su evaluación ideológica…

Yendo a lo concreto, el trabajo en la recuperación de la Historia y la Memoria de este Partido, y de este país, lleva ya tiempo realizándose desde la iniciativa voluntaria y personal de los/as camaradas hasta las actividades desarrolladas por la sección de Historia de la FIM, pasando por las de las diferentes Fundaciones del Partido en sus Federaciones y, más recientemente, en el papel jugado desde el Foro por la Memoria en cuanto a – principalmente- la búsqueda de fosas y recuperación de los cuerpos de personas (militantes o no) criminalmente asesinados/as por el régimen impuesto tras la guerra civil en las cunetas, tapias y barrancos de toda la geografía española a partir de su modélico protocolo de actuación), Así como, por último, el trabajo de otras/as camaradas en diversas asociaciones y entidades que también realizan su labor en este terreno, algunos incluso desde hace lustros.
Esta experiencia, muchas veces no valorada, y otras tantas desarrolladas de manera aislada, forman en si mismas un capital que el Partido sabe que debe de coordinar y dirigir, siempre desde el sentido político del término, para que los camaradas, allí donde estén trabajando, lo hagan en base a objetivos y métodos comunes. Hemos de entender que el trabajo de la Memoria ha de ser colectivo: los comunistas hemos de saber recoger las aportaciones y realizaciones de los otros colectivos sabiendo que este campo es un elemento vertebrador de la izquierda política y social.

De ahí la propuesta, acordada en el último Congreso federal, de constituir una Secretaría que le de el oportuno y conveniente marco.
Sus objetivos generales ya quedaron marcados en el Comité Federal: la memoria (y la historia del PCE) es un referente para construir el futuro, en general y el nuestro en particular, por tanto, hemos de dar valor político a todo lo que realicemos en este campo, difundiendo nuestras conclusiones y resultados. La cohesión de los camaradas del Partido a la hora de afrontar las tareas concretas, será tarea prioritaria de la Secretaría.

Objetivos específicos a cubrir:

1. Denuncia sistemática –a partir de cualquiera de nuestros trabajos concretos- del planteamiento de política de exterminio del régimen franquista ante cualquier atisbo de progresismo.
2. Recuperación de los máximos testimonios de las personas, camaradas o no, que vivieron los hechos históricos o fueron víctimas de la represión, base fundamental para la recuperación de la historia del Partido en el interior y en el exterior.
3. Dignificación de las víctimas del franquismo y divulgación de los valores e ideas de progreso por los que fueron reprimidas, desaparecidas y muertas. Reconocimiento y rehabilitación.
4. Recuperación de documentación y organizar una labor de ubicación de los documentos en los archivos en los que pudieran estar guardados (guía de fuentes). Ir construyendo un índice bibliográfico específico y listado de fondos.
5. Reconocer el proceso de transición que nos llevó a la democracia pero reconocerlo sin impunidad, ya que si con ella no se marca la ruptura con el régimen anterior.
6. Intervención aspectos institucionales.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles