Secretaría de Movimiento Republicano y Memoria Democrática
Secretaría Movimiento Republicano y Memoria Democrática >
 

III Encuentro Estatal Republicano


Sobre la necesidad de que los ejes programáticos republicanos defiendan los derechos de las personas con discapacidad



Junta Estatal Republicana / 15 mar 14

Siendo la JER un instrumento de convergencia plural entorno a un proyecto republicano de izquierdas con claro componente social; el nuevo estado republicano promocionará la salvaguarda de los derechos y necesidades de las personas con discapacidad mediante la elaboración de ejes programáticos que incluyan de forma integral y transversal las reivindicaciones sostenidas en el tiempo por este colectivo y velará por la efectividad y cumplimiento en la aplicación de las mismas.

Paulatinamente nuestra sociedad ha ido evolucionando de forma más coherente, razonable y justa con las necesidades de las personas con discapacidad.

Pero no siempre ha sido así, y la falta de planificación de políticas públicas sobre discapacidad les ha conducido indefectiblemente hacia la discriminación y la exclusión, socavando el principio de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal, ya que no se parte de una igualdad de condiciones con respecto al resto de la población.

El modelo de estado surgido de la transición recogía aparentemente en los aspectos más posibilistas de su Constitución diversos derechos sociales y un marco jurídico que simulaba un estado social y democrático, pero todos ellos, (marco jurídico, Constitución y derechos sociales), han resultado ser deficientes “per se” desde su gestación; hecho al que debemos de añadir la particularidad de que actualmente han sido quebrantados, reformados, suprimidos y recortados tras la ofensiva neoliberal.

La situación actual expuesta en la Carta Programática de la JER refleja, sin lugar a dudas, que el actual modelo de estado: monárquico, bipartidista, neoliberal y corrupto está agotado y no ha lugar la regeneración del mismo, por ser incapaz de dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos en general, y mucho menos a las necesidades de las personas con discapacidad, y de éstas especialmente a aquellas que pertenecen a la clase trabajadora y que al percibir unos ingresos insuficientes, (Pensión No Contributiva de Invalidez, LISMI, ayudas a la dependencia,…), se vulnera y merma su derecho a la autonomía personal y a su integración como ciudadanos soberanos de su destino.


De ahí, la importancia de la defensa de la República como alternativa basada en la conjunción de tres aspectos: ruptura con el modelo salido de la transición, cimentada mediante los valores republicanos y la elaboración de los ejes programáticos.

Por este motivo, el nuevo estado republicano valiéndose de la JER como su instrumento, desarrollará a lo largo de los contenidos de su ejes programáticos políticas públicas inclusivas para integrar a todas las personas portadoras de discapacidad ya sea física, psíquica, sensorial o mental y para así, derribar, entre todos, todo tipo de barreras.

Como herramientas para la planificación de estas políticas públicas sobre discapacidad podrían ser de utilidad: la Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad; la Estrategia Europea sobre Discapacidad 2010-2020: un compromiso renovado para una Europa sin barreras, y la Estrategia Española sobre Discapacidad 2012-2020.

Los ámbitos decisivos son:

1-Empleo: Si es imprescindible que se tomen medidas para generar empleo de calidad, en el caso de las personas con discapacidad es condición “sine qua non” ya que la falta de empleo en este colectivo conduce inevitablemente a la exclusión social.

2-Educación: La educación debe basarse en los principios de coeducación, laicismo y debe ser también inclusiva, especialmente desde la infancia, para que las personas con discapacidad se integren en el sistema educativo general, con el apoyo individual necesario.
Por otro lado, también debe impartirse en las aulas una educación sexual basada en la verdad y no en los prejuicios que aborde el tema de la afectividad y la sexualidad de las personas con discapacidad y así contribuir a la eliminación de la falsa creencia de que son seres asexuados.

3-Sanidad: Se debe incidir en la accesibilidad de los servicios (en términos de pruebas para el diagnóstico, el tratamiento, la rehabilitación, la promoción de la salud, los servicios de intervención temprana) e instalaciones, en la sensibilización para la formación de los profesionales de la salud, así como en la asistencia sanitaria psíquica y/o mental. Se trataría en suma de desarrollar una Estrategia Socio-sanitaria con recursos económicos disponibles, para dar respuesta a las necesidades de las personas con discapacidad.

4- Pobreza y exclusión social: Las personas con discapacidad que pertenecen a la clase trabajadora son más pobres. El objetivo es reducir el peligro de exclusión y pobreza, desarrollando los objetivos de autonomía personal. Para ello, son necesarios más mecanismos de redistribución de la riqueza como generadores de equidad que ayuden a desarrollar un Estado social.

5-Atención a la dependencia, desarrollando servicios públicos dirigidos a implementar la autonomía personal de las personas con discapacidad para que puedan ser sujetos activos y participar en la sociedad civil.

6- Accesibilidad universal, como factor indispensable para la igualdad de oportunidades. La ciudad debe de carecer de barreras arquitectónicas y sensoriales, y debe ser íntegramente accesible en cuanto a espacios públicos y privados, así como medios de transporte público.

7- Violencia machista que al ocasionar un mayor impacto en las mujeres con discapacidad, precisa del establecimiento de medidas para detectar esta violencia o malos tratos contra estas mujeres.

Otra cuestión a tener en cuenta es:

El aumento en las próximas décadas del número de personas con discapacidad debido principalmente al envejecimiento de la población. (Informe Mundial sobre la Discapacidad de la OMS 2011).

El amplio desarrollo tecnológico y médico que ha tenido lugar en el siglo pasado ha proporcionado por un lado, las herramientas necesarias para la integración de las personas con discapacidad, y por el otro, ha propiciado un aumento de la esperanza de vida tanto en las personas con discapacidad como sin ella.

Teniendo en cuenta este aumento en el número de personas con discapacidad, ya sea por cuestiones accidentales de todo tipo tales como enfermedades genéticas, enfermedades congénitas, complicaciones durante el parto, accidentes cuyos efectos produzcan lesiones irreversibles, daños en alguno de los órganos de los sentidos, …; ya por el envejecimiento de la población y a consecuencia de éste, por el aumento de las enfermedades crónicas, como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y los trastornos de la salud mental; debemos de ser conscientes del reto que se nos plantea a medio plazo si queremos promover, proteger y asegurar el desarrollo de las personas con discapacidad.

Consideración final
Al ser una aportación sobre discapacidad no se ha mencionado otro colectivo al que el actual modelo económico es también incapaz de ofrecer una vida digna, nos referimos al colectivo de personas con riesgo de exclusión social: inmigrantes, emigrantes retornados, población gitana, víctimas de la violencia de género, madres solteras, colectivo sin techo, drogodependientes, los alcohólicos, gente mayor dependiente y con pocos ingresos, habitantes de barrios marginales y zonas rurales deprimidas, presos y expresos, niños en familias pobres y desestructuradas, enfermos de SIDA, los/las que ejercen la prostitución,…

No debemos de olvidar que la exclusión social es de carácter estructural, ya existía antes de esta crisis económica. Por tanto, el nuevo estado republicano deberá promover la emancipación de las personas en riesgo de exclusión social.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles