Secretaría de Emigración e inmigración
S. Emigración e Inmigración >
 

Migraciones


Comunicado del Area Federal de Migraciones de IU en relación a la salida masiva de embarcaciones desde las costas de Mauritania



Area Federal de Migraciones de IU / 21 mar 06

En relación con los graves acontecimientos que están teniendo lugar por la salida masiva de embarcaciones desde las costas de Mauritania, con destino a Canarias, el Area Federal de Migraciones de IU manifiesta:

1. Que la derivación hacia esta ruta, infinitamente más peligrosa, de la inmigración clandestina, es el resultado directo de la brutal represión y cierre a cal y canto (incluida la intervención del ejército) de los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla, así como de la puesta en práctica de los acuerdos de readmisión con Marruecos, forzada por el gobierno español y la UE, a sabiendas del trato inhumano y degradante, sin siquiera el respeto al derecho básico a la vida, que este país practica con los inmigrantes de otros países africanos detenidos o devueltos a su territorio, como hemos podido ver en imágenes e informes estremecedores de organizaciones humanitarias y medios de comunicación.

2. La muerte y el sufrimiento de los miles de africanos que se ven abocados a este viaje -en muchas ocasiones sin retorno- no es imputable en exclusiva a su desconocimiento de los peligros (la mayoría de los que son repatriados con vida a Marruecos, a Mauritania o a sus países de origen vuelven a intentarlo), ni al engaño o manipulación de las mafias (que cumplen su abominable papel de rentabilizar un negocio que se les brinda), sino también y de manera determinante a las políticas de represión y cierre de fronteras que denunciamos, rechazando, al mismo tiempo, que, en resumidas cuentas, el inmigrante aparezca como el dueño y último responsable de su destino, que los países “invadidos” nos vemos obligados a reconducir para evitarle males mayores, ignorando deliberadamente sus condiciones de partida.

3. Rechazamos también la versión interesada de que la mayoría de quienes vienen de esta zona de Africa son “meros inmigrantes económicos”, para justificar el allanamiento del Derecho de Asilo que se está practicando de manera masiva e indiscriminada, vulnerando los Convenios y Tratados Internacionales en los que nuestro país está comprometido.

4. Las causas reales de la diáspora -la situación agonizante del Africa subsahariana, el expolio ancestral de las multinacionales y de los intereses geoestratégicos que allí se entrecruza, y las diferencias rayanas en la obscenidad con los países de Europa-, salvo en declaraciones retóricas que se repiten cíclicamente desde hace décadas, tampoco ahora son abordadas, pese a la magnitud y el dramatismo de lo que está sucediendo.

5. Efectivamente, en los acuerdos de España y la UE con Marruecos, Mauritania y otros países originarios de los flujos, priman –cuando no son exclusivos- el ofrecimiento de recursos y apoyos a la detención y represión de los posibles migrantes, a la admisión de su repatriación forzada y al control de costas y fronteras para impedir su salida hacia Europa.

6. Rechazamos muy concreta y especialmente la “externalización” de campos de internamiento de inmigrantes en Marruecos o Mauritania, como el que, al parecer, preparan en el último de esos países efectivos del ejército. Como atinadamente denunciaba Sami Naïr (El País, 13-9-05), estos campos de internamiento, cuya “característica común es la indeterminación de su estatuto jurídico y la ausencia de limitación de su duración”, “surgen hoy como un nuevo instrumento de la política migratoria europea, un instrumento especialmente brutal y poco interesado en respetar los valores a los que está vinculada oficialmente la Unión”, que tienen un objetivo “en primer lugar, de seguridad: enviar un mensaje a la opinión pública de los países de acogida, mostrando que la UE se protege y actúa frente a la ‘invasión migratoria’”, además de “la función latente de alejar, ocultar la realidad migratoria (presencia de los emigrantes, condiciones de llegada, etc.) y en definitiva hacer que la inmigración sea invisible”. Y añade que, según informe reciente del Parlamento Europeo, “la experiencia de estos campos de refugiados no puede contemplarse fuera de la Unión sin un riesgo evidente de violación de los derechos fundamentales”.

7. Denunciamos, por último, la campaña de amedrantamiento e intoxicación de la opinión pública, amplificando el “efecto invasión”, cuando las cifras hablan de que no pasa de 100.000 inmigrantes, los que lograron entrar en España a bordo de pateras ¡¡en los últimos 7 años¡¡ incluidos Enero y Febrero de 2006 (El País, 21-3-06); una cantidad ínfima en comparación con los que entran por los aeropuertos y por las fronteras europeas. Y si bien es cierto que la presión puede ser especialmente agobiante en Canarias, por sus estrechos límites, no lo es menos que el Estado (que tiene recursos y medios sobrados para ello) está obligado a tomar todas las medidas necesarias para amortiguar el impacto en las islas, en vez de permanecer impasible y sembrar alarma, anclado en la perspectiva prioritaria de los internamientos y las expulsiones sumarias.

Como hemos dicho reiteradamente, la “prueba del algodón” de un gobierno que se quiera respetuoso con los valores de la democracia y con los Derechos Humanos es el tratamiento que de a la Inmigración, y en nuestro país, a diferencia de lo que pueda haberse avanzado en otros ámbitos, permanece y echa raíces una Ley de Extranjería injusta, discriminatoria y excluyente, a la que se suman ahora comportamientos represivos y autoritarios inadmisibles, que no harán sino alentar y legitimar actitudes larvadas o manifiestas de racismo y xenofobia, pero también, en el mejor de los casos, de insolidaridad con “el otro”, por muy dramáticas que sean sus circunstancias o por más justas que sean sus aspiraciones.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles