Secretaría de Emigración e inmigración
S. Emigración e Inmigración >
 

Inmigración


Muertes en el mar. Denuncia de la hipocresia



Secretaría de Migraciones del PCE / 11 jul 08

Ante la tragedia cotidiana en nuestras costas, las muestras de pesar del Gobierno pueden engañar a una opinión pública impactada por imágenes que superan lo soportable, pero no a quienes venimos denunciando la sucesión de leyes, Directivas de la UE o acuerdos bilaterales con gobiernos corruptos y sanguinarios de un Africa asolada por la pobreza, las hambrunas y conflictos devastadores para la población civil, con el mirar hacia otro lado –cuando no con el beneplácito- de los países más poderosos; entre ellos, España y el conjunto de los que configuran la UE.

Frente a la política de apariencias de los innumerables Planes y Cumbres contra el hambre y la pobreza, nos topamos con una realidad de escándalo: desde 1990, en el Africa Subsahariana han aumentado en más de 100 millones las personas condenadas a la pobreza extrema. Una cifra que está creciendo exponencialmente con la actual crisis alimentaria, generada en buena parte por la especulación sobre los precios de productos básicos.

Los hechos –y no las palabras o los discursos- que contribuyen al inmenso drama de quienes quieren huir de estos designios son:

1. La voluntad manifiesta de los dirigentes de la UE de consolidar la “Europa Fortaleza”, plasmada en la recién aprobada Directiva de Retorno (o de la vergüenza), con los votos –no lo olvidemos- de la inmensa mayoría de los eurodiputados del PSOE; e inmediatamente después el Plan Sarkozy como producto estrella de la presidencia francesa (también con la anuencia de nuestro Gobierno), además de las innumerables medidas de los Estados miembros: desde las tomadas por el Gobierno Berlusconi contra los inmigrantes y la población gitana, hasta aquellas que prácticamente imposibilitan la reagrupación familiar, pasando por las deportaciones masivas, incluso a países, sean o no los de origen, donde la integridad y la vida de los deportados corren un riesgo cierto. Sin ir más lejos, ese es el destino que nuestro Gobierno reserva a aquellos cuyas imágenes terribles tanto nos han impactado.

2. El condicionamiento real de los planes de Cooperación al Desarrollo y ayudas a los países empobrecidos a los intereses de los supuestos “donantes”, a la readmisión de los inmigrantes devueltos desde países de la UE y a la represión de la “inmigración ilegal” en sus fronteras, sin importar los métodos ni la suerte que corren los emigrados. En lo que nos concierne directamente, valen de muestra el informe de Amnistía Internacional sobre el horror del “centro de acogida” levantado por España en Mauritania o los Acuerdos suscritos con ese mismo país, con Marruecos, Senegal y otros, con el objetivo determinante de que impidan la “inmigración ilegal”; sin que olvidemos el tan aireado Plan Africa, del que dijo Intermón Oxfan que “parece más un plan de África para España que un plan de España para África”, pues, según el mismo refleja explícitamente, “atiende a las necesidades energéticas y de diversificación de fuentes de la economía española, a la importancia de asegurar pesca para proveer nuestro mercado y a la actividad de las empresas armadoras de pesca y el sector naviero español”, entre otras vocaciones.

3. Por último, el allanamiento del Derecho de Asilo, siendo nuestro país uno de los que más destaca en la UE por negar el reconocimiento de este derecho a personas que huyen de países en guerra o con graves conflictos, rechazando casi el 100% de las menguantes peticiones que recibe.

En definitiva y a la luz de las políticas que realmente se practican, las enternecedoras declaraciones del Presidente del Gobierno sobre el dolor ante la tragedia y su determinación de mantener las “ayudas” a los países empobrecidos cobran un tinte siniestro que debe ser condenado sin paliativos.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles