Secretaría de Política Internacional
S. de Política Internacional >
 

Sobre la batalla de Idlib


En defensa de la paz en Siria y de su lucha contra el terror


PCE / 15 sep 18

Ante la explosiva situación que se está conformando en Siria y su entorno geográfico, el PCE quiere manifestar su preocupación por la deriva que puedan tomar los acontecimientos en un futuro inmediato y que podrían desencadenar una escalada bélica internacional de indeseables e impredecibles consecuencias.
Siria acaricia, por primera vez desde hace 7 años, el fin de la guerra con la derrota de los grupos yihadistas-terroristas que han sido armados, financiados y apoyados por las potencias de la OTAN y otras regionales, como Arabia Saudí, Qatar, Israel y Turquía. El Ejército Árabe Sirio y sus aliados se aprestan en estos días a liberar la región de Idlib, el núcleo de población más importante que queda aún bajo el control de las milicias salafistas; En esta región se ha ido refugiando buena parte de las milicias que han sido derrotadas en las distintas zonas liberadas por las fuerzas del gobierno sirio, como Alepo, Palmira, Ghouta, Deir Ezzor, Daraa, etc. En Idlib tienen presencia decenas de grupos terroristas diferentes, aunque el mayoritario es Hayat Tahrir Al Sham, anteriormente conocido como Frente Al Nusra, miembro de al Qaeda, que domina alrededor del 60% de la provincia, con decenas de miles de milicianos, buena parte de ellos extranjeros. La liberación de Idlib serían un avance casi definitivo hacia la paz, quedando solamente la región de Afrin y la zona de Jarubulus, en el norte, bajo el control de las milicias protegidas por el ejército turco y en el sur la zona fronteriza de al-Tanf protegida por el ejército de EEUU. Tanto Turquía como EEUU ocupan ilegalmente territorio sirio en apoyo a las milicias yihadistas-terroristas; sin la liberación de estos territorios sirios, a los que hay que sumar los Altos del Golan ocupados por Israel, no habrá una paz definitiva en Siria.

La liberación de Idlib quiere ser evitada por EEUU, con el concurso de otras potencias de la OTAN como Reino Unido y Francia, que quieren seguir manteniendo a Siria en un estado de guerra permanente. Las amenazas proferidas por Donald Trump, Macron y otros líderes europeos, indican que Siria va a afrontar un nuevo ataque occidental. Por enésima vez, vuelven a mentir alegando que su intervención militar en Siria es una represalia por el uso del gobierno sirio de armas químicas. Sin embargo, desde hace meses las informaciones de la inteligencia rusa afirman que ya se han filmado distintos escenarios de supuestos ataques químicos de bandera falsa para hacerlos públicos en cuanto comience la ofensiva terrestre del gobierno sobre Idlib. Los Cascos Blancos, dirigidos por el servicio secreto británico M16, con la colaboración de algunas televisiones regionales, han sido los que han orquestado el montaje. Se han hecho público datos e informaciones preocupantes sobre el secuestro de niños huérfanos y de familias enteras para exponerlos a agentes químicos para lograr imágenes lo más veraces posible.

Pero, mientras buscan una salida negociada con Turquía que suponga la rendición de las milicias salafistas-terroristas que eviten la batalla, Siria, con el apoyo de no van a renunciar a liberar su territorio y a sus ciudadanos del dominio del fanatismo salafista; Se van a defender ante las nuevas amenazas de ataque de Trump y para ello, Rusia ha desplazado a las costas mediterráneas sirias una importante flota, la mayor desde el inicio de sus operaciones de apoyo al gobierno de Assad en 2015 y ha reforzado los sistemas antiaéreos sirios para enfrentar ataques con misiles. Las maniobras recientemente realizadas en el entorno del país demuestran su compromiso con el mandato otorgado de defensa de Siria a pedido de Damasco.

Los medios de comunicación masivos, controlados por EEUU y los países de la OTAN, como ante cada una de las batallas cruciales, que se han librado en Siria contra el dominio salafista, van a tratar de obviar la realidad de la presencia mayoritaria de yihadistas de al Qaeda en Idlib, a la vez que magnificarán el peligro de la muerte de civiles, para impedir la ofensiva del gobierno con el fin de proteger a los terroristas que han constituido, desde 2011, su principal baza para derrocar al gobierno de Bashar el Assad. Es el guión establecido. El gobierno no puede atacar las zonas controladas por las milicias salafistas para que no peligre la vida de la población civil que mantienen como rehén. Este es el hipócrita discurso de EEUU que ha arrasado con sus bombardeos en la misma Siria ciudades populosas como Raqqa, o en Iraq a Mosul, justamente con el argumento de liberarlas del terrorismo.

El PCE defiende como principios básicos de la política internacional la no injerencia y el derecho de los países a mantener intacta su integridad territorial, y el derecho de los pueblos a defenderse y combatir la tiranía de la dictadura fanática religiosa. La iniciativa militar de liberación de Idlib es perfectamente legal, legítima y necesaria. Defendemos, como es obvio, que la población civil ha de ser protegida de la guerra y que para ello deben establecerse corredores humanitarios para que pueda refugiarse en sitios seguros, pero es inadmisible que organizaciones como el británico Observatorio Sirio de Derechos Humanos y la prensa occidental otorguen, como han venido haciendo habitualmente, el estatus de civiles a miembros de los grupos terroristas.

Denunciamos, por tanto, la hipocresía y el falso humanitarismo de los países agresores de Siria, que han alentado y alimentado la guerra siria y los emplazamos a que colaboren para que sus mercenarios yihadistas abandonen las armas y eviten el derramamiento masivo de sangre, cumpliendo la Resolución 2254 de la ONU, que mandata a buscar un acuerdo político y pacífico en Siria que respete su integridad territorial y que permita al pueblo sirio decidir su destino por medios democráticos. EEUU y sus aliados deben aceptar que han perdido la guerra contra el pueblo sirio y que, cuanto antes lo reconozcan, más daños se evitarán y más vidas se salvarán. Si, por el contrario, insisten en alentar la guerra, intentando evitar la derrota del fanatismo yihadista, pudiera ser que sean ellos los derrotados y que además por efecto boomerang los pueblos de la Unión Europea y de Estados Unidos sufran con más intensidad los atentados terroristas de las milicias salafistas que sus gobiernos protegen en Siria.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles