Secretaría de Política Internacional
S. de Política Internacional >
 

Venezuela


El PCE considera que tras las amenazas de EE.UU. a Venezuela se esconde la codicia por el control de las inmensas reservas de hidrocarburos y minerales estratégicos.


Área Internacional del PCE / 12 ago 17

Tras la celebración de las elecciones a la Asamblea Constituyente, Venezuela continua en el camino de la normalización política y la resolución del conflicto político interno originado por la actitud sediciosa y violenta de un sector de la oposición política incapaz de aceptar las normas de la democracia y del Estado de Derecho.

El aislamiento de la oposición antidemocrática y golpista coincide con el ridículo efectuado por aquellos países – especialmente España, Colombia, México y Perú- que en actitud claramente injerencista y seguidista de los Estados Unidos, han pretendido que la comunidad internacional rechazara el proceso constituyente venezolano realizado conforme a la legalidad interna y la actual Constitución, simplemente porque no les han gustado los resultados de la consulta democrática, porque desprecian la voz del pueblo expresada claramente en las urnas. Tras la declaración publica efectuada por 53 países de todo el mundo apoyando a las instituciones venezolanas, la política injerencista de los gobiernos lacayos de los Estados Unidos, ha quedado en evidencia.
Destacamos en especial la falta de vergüenza política y el ridículo realizado por el gobierno del Partido Popular en España, que ha liderado la ofensiva anti venezolana en Europa cosechando fracaso tras fracaso al negarse la Unión Europea a imponer sanciones económicas al país bolivariano. Causa estupor que el Partido Popular califique como dictadura al país de América Latina donde mas procesos electorales se han celebrado desde 1998, casi 25, donde la oposición antidemocrática gobierna en alcaldías y en gobiernos regionales. Un Partido Popular con más de 800 dirigentes procesados por corrupción y que aún no ha a sido capaz de condenar la dictadura franquista, pretende dar lecciones de democracia a Venezuela.

El fracaso del intento de aislar políticamente a Venezuela, así como la decisión de una parte de la oposición interna de concurrir a los inminentes procesos electorales municipales y regionales y abandonar las practicas violentas y golpistas, esta provocando desesperación en las cancillerías que organizaron la desestabilización política y económica de Venezuela. Esta desesperación es la causa de las inaceptables amenazas vertidas por el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que dice estar contemplando la “opción militar” respecto a Venezuela. EEUU ha retornado a la política de “patio trasero”, codiciando el control de las inmensas reservas de hidrocarburos y minerales estratégicos existentes en Venezuela, felizmente y por primera vez en la historia del país, bajo control del pueblo venezolano desde el triunfo de la revolución bolivariana.

La defensa de la soberanía política y económica de Venezuela es hoy la causa común de todos los demócratas del mundo. Que países como España o Estados Unidos, permisivos y sumisos con crueles dictaduras y regímenes teocráticos como el de Arabia Saudí, pretenda señalar a Venezuela como país no democrático, evidencian la falta de escrúpulos políticos y éticos que priman en la política internacional del imperialismo y sus adláteres.

Al igual que en 1936 la humanidad clamó en defensa de la república Española, en 1959 en defensa de la revolución cubana, en 1973 en defensa de la democracia chilena o en 1980 en defensa de la democracia sandinista, hoy corresponde que la humanidad ponga en marcha una inmensa campaña de solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela, contra la injerencia extranjera y en defensa de su autodeterminación. Que nadie dude que es en Venezuela donde hoy se decide el futuro y el progreso de los pueblos libres del planeta.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles