Secretaría de Política Internacional
S. de Política Internacional >
 

Bloqueo de Europa a iniciativas ciudadanas


La Comisión Europea bloquea una Iniciativa Ciudadana destinada a crear un Banco Público Europeo


Secretaría de Política Internacional / 14 sep 12

Más información:
>> Carta de Pierre Laurent, Presidente del Partido de la Izquierda Europea (PIE), sobre el bloqueo de la Iniciativa Ciudadana

>> Dictamen de la Comisión Europea sobre la ILP de creación de un Banco Público Europeo

LA COMISIÓN EUROPEA BLOQUEA UNA CAMPAÑA CIUDADANA
¡ACTUEMOS!

La crisis alcanza un punto crítico en Europa. Cuantos más países practican las políticas de austeridad, más se profundiza la crisis. El tratado presupuestario impuesto sin debate ni consultas populares a todos los pueblos, condena a los países que lo ratifican a la austeridad permanente y abandonar su soberanía presupuestaria. ¿Hasta donde hará falta que llegue el nivel de paro, pobreza, y de recesión para que los responsables nacionales y europeos de estas políticas reconozcan que conducen a la zona euro y la Unión Europea hacia el abismo?

Contra esta situación, retomando una propuesta del Partido de la izquierda europea, un comité de 7 ciudadanos y ciudadanas europeos (personalidades de la vida política, sindical, asociativa y cultural) han decidido utilizar el procedimiento de la iniciativa ciudadana europea para promover la creación de una nueva institución: un banco público europeo cuya misión sería financiar proyectos creadores de empleo, socialmente útiles, y que favorezcan la promoción de servicios públicos y la defensa del medio ambiente.

La comisión acaba de demostrar su desprecio hacia la participación ciudadana en la construcción europea, bloqueando esta iniciativa.

¿Por qué Bruselas ha dicho “NO”?
EL DOGMATISMO DESTRUYE LA INNOVACIÓN

Esta propuesta de iniciativa, a parte de su misión de financiar el desarrollo social, ecológico y solidario, su funcionamiento democrático haciendo intervenir cargos públicos, actores económicos y representantes sindicales, y su forma de financiamiento a través de una tasa sobre las transacciones financieras, supondría una contribución al presupuesto europeo a través de prestamos del Banco central europeo, que podría utilizar su poder de crear moneda por lo que esta banca pública europea representaría un instrumento innovador susceptible de dar una respuesta concreta y progresista a la crisis.

No hay base jurídica para la innovación
La petición de los 7 embajadores respetaba los criterios exigidos y se apoyaba sobre los “objetivos de la unión europea” oficialmente anunciados: combatir la exclusión social (…) la justicia y la protección social (y) la solidaridad de los Estados miembros“(articulo 3, párrafo 3 del TUE). Ante esto ¿qué responde la comisión? “Hay que señalar que esta disposición legal, por si misma, no confiere poder a las instituciones para adoptar actos jurídicos” dicho de otra forma: el tratado europeo propone “objetivos de la UE” aparentemente loables, pero impide a las instituciones los medios de realizarlos.

¡No hay alternativa! El calvario de la austeridad y la disciplina presupuestaria es el único futuro
La comisión de Bruselas va aún más lejos revelando involuntariamente hasta que punto una propuesta social y solidaria es ajena a la doctrina oficial de la actual UE. Que la comisión manifieste “el objetivo principal de la iniciativa que ustedes han propuesto, escribe la comisión, sea la creación de un banco que facilitaría los gastos públicos en ciertos dominios permitiendo a los Estados miembros tomar en préstamo los fondos necesarios a tasas muy bajas. La propuesta contiene igualmente como objetivo desarrollar una lógica de solidaridad hacia los países en dificultades” y permitir a si mismo a los Estados implicados “no tener que someterse a las exigencias de rentabilidad de los mercados” significa que la comisión ha entendido bien nuestro objetivo…
Además añaden: “(…) la Comisión considera que no hay base jurídica en los tratados que permita presentar una propuesta de un acto jurídico que establezca un organismo de estas características” Está claro: la democracia ciudadana no es bienvenida excepto si expresa las posiciones oficiales y si renuncia a la solidaridad.

Para una respuesta popular
¡ACTUEMOS CIUDADANOS!

Es el conjunto de la ciudadanía europea, la que tiene que tomar en sus manos su futuro, el de sus países y el de Europa.

La idea del banco público europeo permanece como una propuesta concreta y eficaz para responder a los desafíos de un crecimiento sano, para los trabajadores y trabajadoras así como el planeta. El procedimiento (oficial) no nos lo permite hacer. Tenemos muchos otros medios de llevar adelante esta exigencia tanto en el plano europeo como en nuestros países. ¡No la abandonaremos!

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles