Secretaría de Política Internacional
S. de Política Internacional >
 

Túnez


El pueblo de Túnez se rebela y exige sus derechos y su libertad. ¡Solidaridad con los demócratas tunecinos!


Partido de la Izquierda Europea / 18 ene 11

En Túnez una valiente e impresionante movilización de la juventud y de todo el país acaba de derrocar al dictador Ben Ali. El Partido de la Izquierda Europea saluda esta primera victoria popular.

El pueblo tunecino ha pagado muy caro su combate ciudadano con decenas de muertos y de heridos, cuya memoria queremos homenajear.

Esta primera victoria tiene que conducir a un final real y definitivo de cualquier tipo de régimen dictatorial, oligárquico y corrupto en Túnez.

La revolución ciudadana de los tunecinos, quienes desean un verdadero cambio democrático y popular y un reparto equitativo de las riquezas, seguirá requiriendo de nuestra solidaridad.

El PIE apoya las peticiones de los demócratas tunecinos de liberación de todos los presos políticos, la promulgación de una amnistía general y el retorno de los exiliados; la celebración de elecciones libres y democráticas en los próximos seis meses; la derogación de todas las leyes liberticidas; el fin de la corrupción y el juicio de los responsables de este sistema putrefacto.

Esta crisis también es resultado de los dictados del Fondo Monetario Internacional, que desde los años 1980 y 1990 ha impuesto la austeridad sobre los presupuestos sociales y los salarios, las privatizaciones, la injusticia y la miseria para la mayoría de la población.

El PIE reitera su plena solidaridad con el conjunto de los demócratas tunecinos que luchan a favor del progreso social y de la construcción de una democracia real en Túnez.

Lo que hoy está sucediendo en Túnez es un toque de atención para la Unión Europea y su política de asociación con los países del sur. Esta revolución popular demuestra el flagrante fracaso de una política centrada únicamente en el objetivo de la construcción de una zona de libre comercio de concepción neoliberal, supeditada a los intereses de las multinacionales y del capital privado, incapaz de construir las condiciones de una cooperación positiva entre los pueblos de las dos orillas del Mediterráneo.

Hay que refundar esta política euro-mediterránea en su conjunto ante los graves acontecimientos que se están viviendo en este momento no sólo en Túnez, sino también en Argelia, en una movilización impulsada por los movimientos sociales en pos de las legítimas aspiraciones populares.

La Unión Europea no tiene futuro si no existe una verdadera asociación basada en el interés mutuo de los pueblos de ambas orillas del Mediterráneo, una asociación cimentada en la exigencia democrática y en pie de igualdad.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles