Secretaría de Comunicación
Secretaría de Comunicación >
 

Elecciones Municipales Venezuela - Ningún partido cuestiona la fiabilidad y transparencia de las elecciones del 23 de noviembre


Los observadores internacionales felicitan al Consejo Nacional Electoral por la consolidación del proceso electoral venezolano



Secretaría de Comunicación del PCE / 27 nov 08

Los más de 130 observadores internacionales, encargados de supervisar la integridad del funcionamiento de las elecciones regionales y municipales del 23 de noviembre en la República Bolivariana de Venezuela, dejaron constancia de la transparencia y ejemplaridad del proceso electoral venezolano y de la confianza depositada en él por todos los partidos participantes y la práctica totalidad del pueblo venezolano que acudió a las urnas con una participación, sin precedentes para este tipo de consulta electoral, que superó el 65% del electorado.

Los observadores que recorrieron los centros electorales de medio país, entre ellos miembros del PIE, de Izquierda Unida y del PCE, destacaron la elevada participación de la población, a la que contribuyó la amplia campaña de información realizada por el Consejo Nacional Electoral, con reparto de material, simulacro de votaciones, y ferias electorales en plazas públicas que durante meses recorrieron toda Venezuela para explicar el funcionamiento de unas elecciones complejas por su amplia democracia interna que permite una gran variedad de combinaciones.

La votación era compleja al no existir listas cerradas, como en España, y permitir la posibilidad de optar por un alcalde de un partido, un “voto lista” de otro y un voto nominal por un tercer partido para cada municipio. Además había que elegir un gobernador, y en algunos casos un representante indígena. Hubo circunscripciones en las que había que elegir hasta 10 opciones.

Otra singularidad del sistema electoral venezolano, que lo hace único en el mundo, es la automatización al 100% del proceso. Todos los venezolanos emitieron su voto seleccionando sus representantes a través una plantilla digital que recogía las opciones de todos los partidos concurrentes. La máquina registraba la opción y pedía la confirmación del electora antes de registrar el voto. La máquina emitía dos copias: una impresa, que era la versión que el elector depositaba en la urna de cartón precintada en el centro del aula electoral, y otra que se almacenaba en la memoria extraíble de la máquina y que al cierre de la mesa electoral hacia balance y trasmitía los resultados vía satélite a la central del CNE en Caracas, desde donde se difundieron todos los datos cuando los porcentajes, superando el 95% de los escrutinios, aseguraban la irreversibilidad de los resultados.

La jornada fue larga. Cuando los centros electorales abrieron a las seis de la mañana ya había gente esperando para ejercer su derecho al voto. En teoría los centros cerraban a las cuatro, pero de acuerdo a la Ley Electoral venezolana, ningún colegio se cierra mientras haya votantes esperando en los centros para ejercer su derecho al voto. En algunos casos aislados, en la capital, donde la complejidad de la elección era mucho mayor, y por tanto el tiempo para emitir el voto, los colegios se mantuvieron abiertos hasta la media noche.

Una observación unánime de los observadores fue la consolidación de la confianza ciudadana en la limpieza del proceso electoral, y la fortaleza institucional del mismo, debido en gran medida al gran trabajo efectuado por el Consejo Nacional Electoral para llevar el voto a todos los venezolanos.

Otra prueba de la confianza ganada por el CNE es la cantidad y exhaustividad de auditorias realizadas en todo el proceso y las partes, que son revisadas por las organizaciones políticas que participan directamente y dan fe de su transparencia

Las auditorías que se realizan al sistema automatizado de votación son 12: de cuadernos impresos, de software y datos de la máquina de votación, de producción de máquinas de votación, de infraestructura, del sistema de totalización, de boletas electrónicas, de datos y código fuente del Sistema de Autenticación del Votante (SAV), de producción del SAV, de predespacho de máquinas de votación, de cuadernos de votación complementarios, de cierre y posterior. En un centro electoral con cuatro mesas se realiza el recuento completo sobre dos, y en otro con nueve mesas se auditan cuatro. En todas estas etapas participan la totalidad de las agrupaciones políticas que presentan candidatos a los cargos en disputa.

No deja de sorprender que, una vez más, sea el Partido Popular, desde Europa, el único que cuestione la fiabilidad, limpieza y transparencia del proceso electoral venezolano en su persistencia por deslegitimizar unas elecciones respetadas por todos los venezolanos. Una vez más quieren ser más papistas que el papa siguiendo la línea del expresidente José María Aznar cuando dejó en vergüenza a todos los españoles respaldando el golpe de Estado de Venezuela de 2002 contra el presidente Hugo Chavez.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles