Secretaría de Comunicación
Secretaría de Comunicación >
 

Financiación Autonomica


La otra balanza fiscal



Javier Navascués / 07 ago 08

Notas apresuradas a propósito de un debate patético.

Cuál es la balanza fiscal de una clase social? Según la EPA (Encuesta de Población Activa) tenemos, al menos, tres grandes grupos sociales en función de la “situación profesional”: asalariados, empleadores y autoempleados (empresarios sin empleados y cooperativistas). ¿Cuántos impuestos paga cada uno de estos grupos al Estado? ¿Cuánto reciben del Estado a cambio? Las estadísticas oficiales no están hechas para ver estas cosas, pero buceando un poco en los números y combinándolos con algunas hipótesis razonables se llegan a conclusiones interesantes. Veamos.

Tomando datos oficiales de 2006, la Encuesta de Población Activa (ver cuadro 1) nos dice que los asalariados son un 75,09% de la población activa, y los parados – asalariados en potencia, que no consiguen serlo – un 8,51%. Es decir, la población que vive de trabajar por cuenta de otro, o que querría hacerlo, es el 83,6%.

2006 Miles %
Población total 43.834,80
Activos 21.584,80 100,00%
Ocupados 19.747,70 91,49%
Empresarios 1.080,80 5,01%
Autoempleados 2.084,70 9,66%
Cooperativistas 92,2 0,43%
Ayuda familiar 264,50 1,23%
Asalariados 16.208,10 75,09%
Otros 17,40 0,08%
Parados 1.837,10 8,51%

1. Composición de la Población Activa en 2006 (Fuente EPA)
La contribución a las arcas del Estado de esa parte de la población (incluyendo sus familias) en su calidad de asalariada es doble, de una parte las cotizaciones sociales y de otra parte el IRPF. Como consumidores, los asalariados y asalariadas aportan ingresos al Estado a través del IVA y otros impuestos indirectos.

Analizando los ingresos totales de las Administraciones Públicas podemos estimar en unos 273 mil millones de euros lo que estas personas y sus familias aportaron al Estado. Esta estimación se basa en los datos siguientes:
• Ingresos del Estado por IRPF (en 2006), 69.412 millones de euros, sobre una base imponible de 381 mil millones de los que 334 mil son rentas del trabajo, el 87,66%, luego desde los salarios aportan 60.849 millones
• Ingresos del Estado por Cotizaciones Sociales, 127.076 millones de euros, de los que 8.774 son cuotas de autónomos, por lo que los asalariados y asalariadas aportan 118.302 millones.
• Ingresos del Estado por IVA, otros impuestos sobre la producción y las rentas y otros impuestos sobre la renta y la propiedad, 190.846 millones de euros; podemos que quienes viven de los salarios consumen en proporción a la parte de la renta nacional neta de impuestos denominada “compensación de los asalariados”, es decir, el 52,43%, lo que resulta en 151.736 millones de euros
• Por último, otros ingresos del Estado (patrimoniales, tasas y precios públicos, transferencias de la UE, ...) en los que supondremos que participan en el porcentaje que representan sobre la población total, 83,6%, es decir, 28.018
millones de euros

Estos son los datos que refleja el cuadro 2 de acuerdo con los criterios citados
.

2006 (millones de euros) Total Asalariados Criterio
IRPF 69.412 60.849 1
IVA 61.025 31.995 2
Cotizaciones sociales 127.076 118.302 3
Impuesto de Sociedades 41.483 0,00%
Otros impuestos sobre la producción y las ventas 60.248 31.588 2
Otros impuestos sobre la renta y la propiedad 3.522 1.847 2
Otros ingresos 19.803 16.555 4
Transferencias 13.711 11.462 4
Total 396.280 272.598

2. Ingresos de las Administraciones Públicas en 2006 según la Contabilidad Nacional y su imputación a los asalariados
Por contra, las personas asalariadas y sus familias reciben del Estado servicios y transferencias en proporción a la parte de la población que representan en todos los servicios universales (Educación, Salud, Protección Social, Vivienda y Servicios Comunitarios, Medio Ambiente, Cultura, ...). Eso supone 213.695 millones de euros.

Además, podemos suponer que los asalariados y asalariadas se benefician, en el porcentaje en que participan en la renta, es decir un 52,43%, de otros servicios como Actividades Económicas y los Servicios Generales. Eso supone 49.164 millones de euros.

Los gastos del Estado en Defensa y Orden Público los excluimos en la medida en que son lo que Marx denomina en el capitulo 11 del primer tomo del Capital “faux frais”, costes ocasionados por la necesidad de “coordinar” el sistema vigente de separación del trabajo asalariado de la propiedad de los medios de producción. Es decir, corresponden a los propietarios de dichos medios.
Así las cosas, lo que quienes trabajan para otro y sus familias reciben del Estado suma en total 262.859 millones de euros, es decir, casi 10.000 menos de lo que ponen. (tabla 3). Un 1% por PIB, más de lo que el Estado gasta en protección del medio ambiente o en vivienda.


2006 (millones de euros) Total Asalariados Criterio
01 Servicios públicos generales 44.755 23.465 2
02 Defensa 10.866 0
03 Orden público y seguridad 18.072 0
04 Asuntos económicos 49.016 25.699 2
05 Protección del medio ambiente 8.791 7.349 4
06 Vivienda y servicios comunitarios 8.607 7.196 4
07 Salud 55.384 46.302 4
08 Actividades recreativas, cultura y religión 14.417 12.053 4
09 Educación 42.514 35.542 4
10 Protección social 125.899 105.253 4
Total 378.321 262.859

3. Gastos de las Administraciones Públicas en 2006 según la Contabilidad Nacional y su imputación a los asalariados
Esta “balanza fiscal” de la que nadie habla no tiene en cuenta el territorio, sino que es una aproximación a la adscripción de clase a la hora de comparar lo que se recibe del Estado y lo que se pone. Nos explica algo ya señalado con anterioridad por varios economistas críticos, que el Estado del Bienestar no es una redistribución de las clases propietarias a las no propietarias sino dentro de estas.

Son los impuestos y cotizaciones de los trabajadores y trabajadoras los que financian lo que se reparte entre las generaciones, entre los que tienen trabajo y los que no lo tienen. El Estado del Bienestar no altera básicamente esta distribución primaria de la renta: en Suecia hay un Estado del Bienestar potente porque los salarios son más altos, no porque lo sean los impuestos. En España es cochambroso porque los salarios son bajos y cada vez son una parte menor de la renta. El Estado puede ser más o menos centralista o federal, pero desde luego es de clase.

La otra cara de la moneda es el saldo de los no asalariados. Sorprendentemente también tienen un “déficit” fiscal, esta vez de 8.000 millones de euros. ¿Cómo es posible? Muy sencillo, lo que financian todos, asalariados o no, es el superávit de Solbes. Los 18.000 millones de euros de más ingresos que gastos que tuvo el Estado en 2006. En términos netos, ese superávit no es más que ahorro “devuelto” para inyectarlo en la maquinaria global de los circuitos financieros de las “subprime”, la especulación con el petróleo o los alimentos o las hipotecas eternas. En definitiva, que vuelve a manos de los dueños del capital. Pero esa es otra historia.

Evidentemente, esta aproximación a la balanza fiscal de los asalariados es mejorable. Varias son las cuestiones a considerar: ¿Cuántos empresarios, directivos, ... figuran como asalariados y tributan por rentas del trabajo? ¿No estaremos subestimando la aportación de unos ciudadanos que objetivamente pertenecen a la clase patronal? Pero de otro lado, ¿cuánto tributan los asalariados en el IRPF por otros conceptos que no son rentas del trabajo? ¿cuántos son precarios dependientes entre los más de dos millones que figuran como autónomos? Si los ricos ahorran más, ¿no estaremos subestimando la contribución al IVA de aquellos que consumen casi toda su renta?

Sea como sea, las cifras muestran que es la balanza fiscal de los asalariados la que tiene déficit. Los servicios públicos los pagan las personas que trabajan, no las hectáreas.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles