Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Chile

PC sobre fin de huelga de hambre de comuneros mapuche

Partido Comunista de Chile / 11 jun 11

Santiago 10 Junio 2011- Una vez finalizada la huelga de hambre de los comuneros mapuches condenados por la ley antiterrorista, el dirigente de la Comisión Política del Partido Comunista, Jorge Insunza y el presidente de la Asamblea Mapuche de Izquierda, Domingo Marileo, comentaron el hecho en los siguientes términos:

“El pueblo mapuche en nuestro país es discriminado y eso ocurre desde hace decenios. En los hechos los gobiernos –después de la Independencia- mantuvieron una postura respecto al pueblo mapuche afín a la discriminación y exclusión. Eso ha forzado a los integrantes del pueblo mapuche, a las comunidades a tener que ejercer presión y esa presión no tiene nada que ver con el terrorismo, es la defensa de sus derechos más elementales.

Esta huelga de hambre fue un sacrificio tremendo, ha habido el esfuerzo para encontrar caminos de salida y los poderes del estado –el poder ejecutivo en primer lugar- pero también el poder judicial, tienen una actitud ciega de no considerar que los hechos son provocados precisamente por la indefensión y la discriminación contra ellos.

La salida de la huelga de hambre –hay que decirlo muy francamente- es una salida pobre, incompleta. El hecho que hayan tomado esta decisión a nosotros nos parece que muestran que actúan con dignidad, que ponen en riesgo su vida, pero para ellos es muy importante la lucha.

El que se haya constituido un grupo con entidades que tienen autoridad moral en nuestro país, es un rasgo de la iglesia católica en particular y que estén también representados otros sectores, incluso del gobierno a través de instituciones oficiales, les ha permitido dar este paso, pero queda claro: el problema no está resuelto.

Porque mientras existan en Chile leyes que tienen un contenido dirigidos a agobiar, a tratar de evitar las movilizaciones sociales, no es precisamente una muestra de democracia sino al contrario, del carácter profundamente restrictivo que sigue teniendo, 20 tantos años después de la dictadura, la legislación chilena en general.

Todo el mundo sabe y nosotros lo tenemos como práctica durante toda nuestra vida de casi 100 años de Partido que nosotros los comunistas somos absolutamente enemigos de las formas de lucha terrorista. Eso no significa que en momentos determinados no seamos obligados a emplear formas de violencia para resistir la violencia de que somos objeto.

Nosotros decimos con mucho orgullo que somos los creadores del Frente Patriótico Manuel Rodríguez para defender, también con el empleo de armas, los derechos del pueblo y del conjunto de los sectores democráticos frente a las agresiones de la dictadura. La dictadura calificaba eso de terrorismo, pero el terrorismo único que existía era el terrorismo de la dictadura.

Ese peso de la dictadura está todavía presente. En la ley antiterrorista, por ejemplo, se ha utilizado para condenar a estos compañeros mapuches el uso de testigos de rostro cubierto ¿Qué implica eso? Implica la negación de un proceso legítimo y la incapacitación de los acusados de hacer una defensa frente a las calumnias de que son objeto.

Nosotros naturalmente creemos que la ley antiterrorista debe terminar de una vez por todas y que hay legislación más que suficiente para enfrentar esos problemas en cuanto al carácter delictual de las reales acciones terroristas –que no son las que han realizado los mapuches- puedan ser efectivamente sancionadas si es el caso. Pero para que no haya este tipo de acciones, lo primero que hay que hacer es dar pleno respeto a los derechos de nuestros pueblos originarios y permitir su desarrollo como una parte integrante de la nación chilena, una nación que tiene que asumir a plenitud como una nación plurinacional, donde no sólo el pueblo mapuche, también los aymarás, las pequeñas zonas de gente de otras etnias originarias puedan tener respeto pleno y recuperar muchísimo de lo que les han robado a lo largo de estos 200 años de agresiones, desde la Conquista hasta ahora, pero también durante la República –oligárquica, primero, burguesa hoy día- que no es capaz de asumir que el pueblo mapuche debe recuperar a plenitud los derechos que le son propios”

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles