Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Segundo día de lectura continuada de la Constitución republicana

Porque una democracia no es tal si no permite a sus ciudadanos elegir la forma de gobierno

Javi Alvarez | laislainexistente.javialvarez.es / 13 abr 10

[+] Más Información en este enlace

Durante la mañana de hoy se ha continuado la lectura de la Constitución de la II República Española fechada en el 9 de diciembre de 1931. Coincidía en tiempo con el acto celebrado en la ciudad universitaria de Madrid en apoyo al juez Garzón. Y es que el tema de su procesamiento resulta un insulto a la decencia. No es extraño que alguna de las personas que leyó un artículo aprovechase su comentario para incidir que en España no vivimos en una democracia, sino en un estado de amenaza y chantaje.

Marcos Ana comentó que cuando la Segunda República llegó se encontró con una sociedad estancada, muy distanciada de Europa y sus tiempos. Teníamos un 50% de analfabetismo entre los trabajadores. El gobierno republicano no tuvo dudas, apoyó la enseñanza construyendo escuelas, mejorando los sueldos de los profesores, apoyando la profesión de maestro. Las órdenes religiosas vieron un peligro en ello, ya que mayoritariamente la educación en España era su privilegio. Al igual que el magisterio se potenció el teatro. La cultura de aquellos tiempos tenía una vocación de libertad para ofrecer a la humanidad un sueño que le lleve a un mundo mejor.

Terminada la guerra, el dictador Franco señaló que el desarrollo del magisterio había sido una de las causas principales de la situación previa y legisló contra él. Temía la ideología de nuestros maestros y realizó una revisión total para eliminar lo que se había sembrado durante aquellos pocos años de República. Sus leyes en este campo fueron punitivas y preventivas. Eso explica la represión que vivió el colectivo de los maestros, el más duramente castigado, porque fueron ellos los que se enfrentaron a los caciques y a los curas. No podemos olvidar aquel esfuerzo y les debemos el digno homenaje que se merecen.

Otra de las personas del mundo de la cultura que no quiso faltar al acto fue el escritor Armando López Salinas, quien ofreció un rico discurso. Habló de los años que han pasado desde que el pueblo se lanzó a la calle a defender la República ante un general felón. Hombres y mujeres aquellos que querían cambiar el mundo como pedía Carlos Marx. López Salinas es de los que piensa como Machado, que el ayer y el mañana no están escritos y que por eso hay que seguir trabajando porque es indudable que el movimiento obrero y popular ha sufrido un retroceso desde aquellos tiempos. Se pensaba entonces que con la República los caminos de la libertad quedaban abiertos de una forma irrevocable, que habían acabado con el caciquismo y con la ignorancia, que al iniciar la reforma agraria la tierra ya siempre sería para el que la trabajase. Aquel 14 de abril de 1931 la primavera traía la República. Pero las fuerzas dominantes no admitieron los resultados democráticos y se pusieron mano a la obra para derribarla. Los obispos, los terratenientes y los dueños del dinero usaron las tribunas derechistas que antes hablaban a favor de la CEDA de Gil Robles como hoy lo hacen con el PP. Terratenientes que temían ver mermados los horarios si los trabajadores lograban jornadas más dignas, los banqueros que pusieron su dinero para que los generales comenzasen una guerra que acabase con los ateneos que recogían los ideales de libertad, igualdad y fraternidad, que cercenase e impidiesen cualquier logro del pueblo. Cuenta del franquismo que fueron tiempos en los que la libertad habitaba entre rejas y no se olvida que hubo fusilados hasta el mismo año de la muerte del dictador.

López Salinas habla de la memoria como un asunto de justicia que debe comenzar condenando los juicios sumarísimos del franquismo. López Salinas se sitúa en el presente y comenta que la actual democracia ha sido conquistada por los hombres y mujeres, por los obreros y no simplemente traída de la mano por un Borbón, un rey que no firmó la Constitución, como tratan de hacernos creer a través de claras manipulaciones históricas. A veces cabe pensar en el olvido programado por los sacristanes del poder, que echa tierra sobre las huelgas obreras de los años sesenta, sobre los sacrificios de los trabajadores.

No quiso dejar pasar la oportunidad sin hablar de Egunkaría, donde el juez ha reconocido la posibilidad de la tortura en los días de las detenciones y del cierre del medio de comunicación. Señaló que la Constitución salida de la Transición adolece del un vicio de arranque, de continuidad sin rupturismo de una dictadura, y que no devolvió al pueblo todas las libertades. Instauró una monarquía y mantuvo a las mismas castas dominantes para que siguieran velando por sus propios intereses. Pero la forma de estado que debió haber restaurado es la república, aquella por la que lucharon millones de trabajadores durante la guerra y en los años posteriores del franquismo. Nos exhortó, porque ha llegado su hora, a plantear una alternativa republicana que tendrá que afirmarse en la expansión de los derechos humanos. Preparar una república federal que vaya más allá de las actuales autonomías, que continúe por las vías de un socialismo real, que remedie las desigualdades sociales, que renuncia a la guerra, que reivindique la memoria y las ideas de la Segunda República. Todos estos valores sólo se recuperarán cuando se pueda elegir la forma de gobierno. Armando López Salinas cerró su intervención con un contundente «viva la Tercera República».

Por parte de la cultura también intervinieron Teodulfo Lagunero y la actriz Asunción Balaguer quien recordó que ella se había criado durante la República y expresó su deseo de que ojalá pueda ver otra.

Después siguió la lectura entremezclando gentes anónimas y personalidades políticas como Enrique Santiago, José Manuel Mariscal, Juan de Dios Villanueva, Sira Rego, Juan Iglesia y Rocío Val. Hubo comentarios diversos por parte de los intervinientes tras la lectura de su artículo, como la representante de Villaverde que trajo a colación el recuerdo de una coplillas porque la República también fue alegría popular. Hay quien expresó que vivimos momentos de corrupción moral como la del PSOE y su contrarreforma y corrupción explícita como la del PP, así que estos tiempos nos demandan una refundación democrática y eso tiene un nombre. Hay jóvenes de una generación que está entre la X y los Ni-Ni que confían y esperan ser los que traigan la Tercera República. Hay quien agradece el honor que significa poder leer un artículo de la República, que fue asesinada, porque de esta forma rinde tributo a la memoria de sus padres y a tantos otros de aquella generación que lo perdieron todo por defender aquel sueño. Hay quien recitó un poema propio dedicado a sus abuelos campesinos en Zamora. Hay quien recordó que los artículos de la Tercera están aún por escribir y que tienen que ser aún mejores.

Así entre deseos y recuerdos se llegó al artículo 125 que cerraba la Constitución republicana y su lectura. Sonó el Himno de Riego y las organizadoras repartieron las flores tricolores que adornaban el atril entre los asistentes.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles