Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Entrevista con Javier Ruiz, secretario de la Fundación Domingo Malagón

La Memoria Histórica Democrática llama a los republicanos a seguir sumándose y busca nuevos espacios

Ramón Pedregal Casanova | Rebelión / 14 mar 10

La puesta en marcha de una acción como la comunicación en todos los sitios dónde han podido hacer llegar su voz, la suma constante de nuevas personas que se implicaban en la labor antifascista de recuperación de los cuerpos de nuestros queridos compañeros republicanos, las manifestaciones continuas de recuerdo y apoyo a su memoria democrática y su ejemplo, la denuncia constante en todos los ámbitos de los asesinos fascistas y su aparato, y la proyección de un futuro republicano, han llevado al momento actual en el que organizaciones en torno a la Memoria Histórica Democrática se planteen nuevas formas de lucha.

Entrevista con Javier Ruiz, secretario de la Fundación Domingo Malagón y miembro de la directiva de la Asociación Foro por la Memoria, sobre la situación actual de el movimiento popular en torno a la Memoria Histórica Democrática.

Pregunta: ¿Cuándo y bajo que circunstancias comenzó el movimiento asociativo en torno a la Memoria Histórica Democrática?
Por poner una fecha orientativa, un trabajo serio y más organizado se comienza a desarrollar en España a partir del año 2000 cuando la tercera generación de familiares de las víctimas se ponen a localizar a sus desaparecidos y en los medios de comunicación comienzan a aparecer los buenos resultados de esas primeras exhumaciones. Eso sí, siempre al amparo de entidades privadas. Con anterioridad a esa fecha también se había hecho trabajo de Memoria, pero de manera más voluntarista y para nada organizada y estructurada. Hasta finales del 2007 no hemos tenido un marco legal para acometer este trabajo y hasta entonces se ha trabajado, si bien con cierto rigor técnico y profesional, como el sentido común –o emulando experiencias de otros países- a cada organización le ha dado a entender. Evidentemente, dejar claro que la Ley que tenemos no es que sea sólo corta ni insuficiente, es además incapaz de dar solución integral a las víctimas de la represión.

P.: ¿Cómo se llegó a constituir la Asociación Foro por la Memoria?
Quiero recordar que la Asociación se formaliza en a finales del año 2002 como resultado del trabajo realizado por compañeros y compañeras con anterioridad. Yo me incorporo al trabajo de la Asociación en el 2005 cuando esta ya tiene un importante recorrido en cuanto al tema de desaparecidos y localización y exhumación de fosas comunes; es más, incluso se tenía ya marcado un protocolo de actuación, de carácter multidisciplinar, que va aplicando en todas sus acometidas, elaborado mucho antes de comenzar todo el proceso de debate que significó la tramitación de la Ley de Memoria, y donde la judicialización de cada caso es la columna que vertebra la actuación. Quiero aprovechar esta oportunidad para aclarar que nuestra Asociación es de carácter nacional, con logo y denominación registrada y, por tanto su actuación, es en ese ámbito coordinada con los Foros provinciales o regionales que también tenemos registrados. No estamos Federados a nada ni nadie, aunque pudiera haber cierta confusión con otras entidades existentes de nombre parecido que también desarrollan su labor en este campo.

P.: ¿Quiénes se sumaron al proyecto?
A partir de la elaboración del protocolo se van sumando toda una serie de profesionales que aceptan el método de actuación y lo aplican. En todos estos años han pasado mucha gente, unos se mantienen, otros están en otras entidades o no han seguido trabajando este tema. También se han acercado estudiantes con la intención de aprender y colaborar. A partir de 2005 van llegando también otras personas, no tan vinculadas a las fosas comunes, pero que también realizan trabajos de Memoria para el Foro, con lo cual se ha ampliado nuestro campo de acción. Pongo el ejemplo de la fundación Domingo Malagón, más dedicada a la edición de libros con investigaciones sobre ese periodo histórico o biografías de represaliados y represaliadas o del Foro de León, con un excelente trabajo didáctico de los compañeros a partir de la publicación de unas unidades diseñadas para los alumnos de la ESO.

P.: ¿Por qué hay tantas asociaciones u organizaciones entorno a la Memoria Histórica?
El trabajo de Memoria no es, ni debe ser, exclusivo para el importantísimo asunto que es el de los desaparecidos y las desaparecidas víctimas de la represión. Hay muchos frentes abiertos que hay que atender y deben existir organizaciones que se ocupen de ellos. Yo no veo negativo en sí que existan muchas organizaciones; sería negativo si solamente sirvieran para reparto de subvenciones institucionales o para ser dato en un cuadro estadístico. O que una parte de ellas actuaran como peones que el poder (quien lo ostente en cada momento) manejara para anular o al menos neutralizar cualquier postura crítica o alternativa. Pero si cumplen con un trabajo honesto que ayude a la reparación de las víctimas y al conocimiento de la verdad, pues nada que decir en contra.

P.: ¿Ha sido efectiva la tarea desarrollada hasta ahora?
En general, no. Caso por caso, seguro que si. No existen condiciones, sobre todo políticas, para que el trabajo que se hace alcance la popularidad necesaria para que alcance consideración alguna, aparte ciertas exhumaciones, no todas. Yo creo que las asociaciones y entidades hacen una labor efectiva que no sale del ámbito en que la realiza; puede haber intereses oscuros para que esto sea así, pero la realidad es que si pudiéramos sumar las acciones realizadas en cuanto a memoria en nuestro país nos sorprenderíamos gratamente. El problema es que se queda ahí. Lo normal sería que, al menos, las que están respaldas por la administración sean asumidas por ellas mismas, mantenidas y desarrolladas como un bien común más, patrimonio de la ciudadanía y parte de la historia democrática de España, algo de lo que muy poca gente habla. La democracia no se inventó en 1978.

P.: ¿Qué supuso la Ley de la Memoria y qué significa ahora, bajo las circunstancias actuales? ¿Está agotada?
Nació agotada por débil y escasa, resultado del consenso parlamentario y no del consenso con las entidades de memoria y del miedo del Gobierno a los ataques del PP, que como sabemos no la apoyó. Ya solo el no anular por Ley, como se ha hecho en otros países, las sentencias de los tribunales franquistas, dice mucho del talante de la norma, o que se base en la memoria personal o familiar (¡¡no hay que recuperarla, siempre ha existido!!) y no en la memoria colectiva.
En esta situación, poco se podía esperar. De cualquier modo, hay que dejar claro que si que hubo un avance con respecto a borrador primero propuesto desde el Consejo de Ministro para el debate, mejoras que, por cierto, vinieron desde los grupos de la izquierda en las Cortes, sobre todo del de IU-IC.

La ley, al no articular ningún mecanismo de intervención directa del aparato del Estado en la investigación de la represión, nos trae como consecuencia todo el proceso que estamos viviendo en relación con el Auto de juez Garzón, por ejemplo.
Ahora bien, marco legal hay que tener para trabajar en mejores condiciones. Este es malo, flojo e insuficiente; habrá que desarrollar su articulado, mejorarlo e incluso modificarlo con opciones alternativas.

P.: En estos momentos se pone en marcha un nuevo punto de encuentro entre organizaciones de la Memoria y diversas personalidades para impulsar un nuevo proyecto ¿cómo se ve desde la Asociación Foro? ¿estáis entre los participantes? ¿nos podéis decir por qué?

De momento se ha formado una comisión de juristas, entre los que están tres abogados nuestros, para debatir un documento jurídico planteando un nuevo articulado para la Ley, como sustitución o modificación de lo que hay. Así están las cosas en este tema. La pretensión es organizar una ILP para abrir el debate en la calle, aunque no se puede calibrar aún el alcance que todo esto tendrá. Particularmente, no creo que el Gobierno esté a favor ni de abrirlo ni de revisar nada, visto lo visto, pero habrá que estar pendiente del proceso.

P.: ¿Cuál es la situación, hoy, del Estado y del gobierno con respecto al Derecho Internacional, los Derechos Humanos, los Convenios Internacionales…?
El Estado español y sus gobiernos respectivos no han ratificado en el Parlamento la totalidad de acuerdos y convenios internacionales que luego aplican nuestros jueces, faltaría más, en la investigación de crímenes contra la paz o delitos de lesa humanidad en otros países. La desaparición forzosa en un delito de ejecución permanente mientras que dure la misma o no parezca el desaparecido, vivo o muerto.

¿Cuántas personas fueron hechas desaparecer en España después de la guerra? Esa es la situación.

P.: ¿Incumple la Monarquía, incumplen los gobiernos sucesivos, incumple el gobierno actual?
Se incumple en España y sobre nuestras víctimas y sus familiares lo que luego exigimos cumplir en otras latitudes. Se mantiene la impunidad.

P.: ¿Ha servido hasta ahora o sirve para el nuevo proyecto la experiencia de otros pueblos tras las dictaduras, caminos en el Derecho, la movilización, la difusión internacional, la conciencia y la solidaridad, los organismos y gobiernos?

En Guatemala, la investigación y la recuperación de los desaparecidos y la reparación de las víctimas la lleva directamente los jueces y los equipos técnicos dependen del Estado. Todo lo contrario de lo que sucede aquí. Evidentemente es un ejemplo no sólo a tener en cuenta, sino a seguir milimétricamente. Claro que nos están dando sopas con hondas estas experiencias y más cuando los crímenes son más recientes y viven aún sus autores, hecho que no existe en nuestro país.

P.: ¿Se puede confiar en el parlamento español como fuerza transformadora?
En el actual, no; y tal y como está distribuidas las fuerzas por la actual ley electoral, menos. Habría que cambiar mucho, empezando por el modelo de Estado y la articulación de un modelo participativo en las decisiones. Y con eso, comenzamos a hablar de transformación

P.: ¿Y cuál es el propósito, qué se pretende antes de entregar las firmas y después de entregarlas a los diputados?
Una ILP es la vía que tiene la ciudadanía, sin mediar partidos con representación parlamentaria, para llevar al debate cualquier propuesta, en este caso de modificación de Ley. Hay que utilizarla. La idea que se tiene es que se empiece a recoger firmas a partir de junio y, con ellas, desarrollar un debate de base con los ciudadanos y ciudadanas que nos apoyen y con los que no, también.

P.: Da la impresión leyendo los periódicos tradicionales, que han empezado a preparar el ambiente en contra, o justificando el que no se continúe adelante con los proyectos de Memoria Histórica, hay personajes conocidos que escriben en esa dirección ¿se tiene en cuenta esto?

Desde que comenzó todo el debate sobre la recuperación de la memoria de las víctimas de la guerra civil y la de la dictadura se levantaron voces en contra; se han escrito libros, hay tertulias en las televisiones donde nos ponen a caldo y voces revisionistas que hacen su intento de reescribir la historia a su manera. Lo podemos encajar como un elemento más del juego democrático, siempre que no se mienta. Los desaparecidos están ahí, desaparecidos y presumiblemente enterrados ilegalmente; los registros de las cárceles, están ahí; etc, etc… Los vencedores estuvieron años organizando la Causa General para acusar a los vencidos; democráticamente es de justicia que los vencidos, si no haciendo su archivo acusador, tengan derecho a que se conozca su verdad y el puesto que se merecen en la historia, historia que es la democrática de este país, la otra fue la de la dictadura, que no se olvide.

Ramón Pedregal Casanova es autor de Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Editado por Asociación Foro por la Memoria y la Fundación Domingo Malagón.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles