Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Opinión

Las madres del 8 de marzo

Ana Moreno Soriano / 09 mar 10

Tenían alrededor de cincuenta años cuando la Asamblea de Naciones Unidas declaró, en mil novecientos setenta y cinco, el Año Internacional de la Mujer. Conocerían la noticia por la tele, pero no le harían mucho caso, sonreirían con cierta displicencia o pensarían que aquello les cogía demasiado lejos… No supieron que algunas mujeres se organizaron para impedir la utilización por parte del régimen franquista de esta conmemoración y que ese mismo año, en Barcelona, se celebraron en la clandestinidad las primeras jornadas por la liberación de la mujer; tampoco imaginaban que, sólo tres años después, la Constitución Española establecería, en el artículo 14, la igualdad de derechos sin discriminación de sexo; que ese mismo año se conseguiría la despenalización del adulterio y de los anticonceptivos y se conmemoraría, por primera vez, el 8 de marzo... Pero, ¿por qué iban a saberlo? ¿Por qué iban a imaginarlo? Ellas eran las mujeres a las que la guerra robó su infancia; crecieron aprendiendo a hablar en voz baja, a sobrevivir en la escasez y a vencer el miedo, a silenciar el nombre de sus seres queridos muertos, desaparecidos o represaliados y a callar que hubo un tiempo, no muy lejano, en el que sus madres y sus tías conquistaron el derecho al voto y celebraron que podían pensar, escribir o pintar, ir a la universidad y a la escuela, trabajar por un salario y presentarse a un cargo público, que podían ser, en definitiva, protagonistas de su tiempo y embarcadas en un proyecto histórico compartido porque habían conseguido la igualdad ante la ley.

La generación de nuestras madres vivió doblemente sometida y explotada, “liberada del campo y de la fábrica” según la propaganda oficial del franquismo para ser relegada a las cuatro paredes históricas, a la eterna minoría de edad que las privaba de voluntad y de poder. En su diccionario no existía la palabra “derechos”; eran las primeras en el trabajo, pero sus necesidades estaban en último lugar; sus responsabilidades eran muchas, pero tenían que inventarse cada día los recursos para afrontarlas; interiorizaron que debían ser abnegadas y sumisas y olvidaron sus preocupaciones y sus deseos para ocuparse de su familia cada día y a todas horas. Sin embargo, procuraron para sus hijas las oportunidades que a ellas se les habían negado: nos enseñaron a coser y a bordar, pero nos animaron a estudiar no sólo para “labrarnos un porvenir”, sino para que fuéramos más libres y lucháramos por nuestros derechos; nos enviaron a la universidad, que era el punto más lejano en su universo aunque estuviera a cincuenta kilómetros de casa; lo hicieron con más empeño que medios y nos abrieron una ventana al mundo en cada libro, en cada asamblea de estudiantes, en cada noticia de lo que ocurría en Vietnám, en Francia o en Estados Unidos; sentíamos su complicidad y su solidaridad cuando nos incorporamos, en la dictadura y en la transición política, a la lucha por la democracia y asistían a nuestras confidencias juveniles con una mezcla de pudor y respeto cuando hablábamos de libertad sexual, de anticonceptivos o de las relaciones de pareja; fingían que se escandalizaban con nuestras minifaldas y nuestros peinados despeinados pero, en realidad, participaban de nuestro descubrimiento de la vida con satisfacción y sorpresa, imaginando en nosotras la realización de unos proyectos para los que les habían cortado las alas, pero que también eran suyos porque habían contribuido a forjarlos… Muchas de ellas no han ido nunca a una manifestación el 8 de marzo, siguen por la tele o por la radio los testimonios de mujeres que hablan de la larga lucha contra la discriminación y siguen pensando que esto es una tarea de la gente joven; pero ellas nos hicieron feministas sin saber lo que era el feminismo, nos señalaron un horizonte y nos animaron a ensancharlo, nos educaron en el compromiso y fueron artífices de la igualdad en tiempos difíciles. Por todo ello, merecen nuestro reconocimiento: son nuestras madres del 8 de marzo.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles