Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Opinión

Como escoger el mejor sistema electoral para Cataluña y para el Estado español

V.Mata | El Punt / 09 feb 10

Cataluña necesita una ley electoral y España se ha comprometido a cambiar el sistema vigente que evite las fragantes irregularidades e injusticias: IU, por ejemplo, ha obtenido en las generales de 2008 casi un millón de votos y tiene dos parlamentarios, y CIU tiene unos 700.000 y tiene 10. Y no digamos lo que cuesta un escaño en Barcelona y lo que cuesta en Soria, pongamos como ejemplo.
Tanto en Cataluña como en el Estado español se habla del sistema Hare-Niemeyer, que es el sistema utilizado actualmente en Alemania. Casi todos los politólogos especialistas están de acuerdo al afirmar que es sin lugar a dudas el mejor de los que se utilizan. Y esto por varias razones: la primera porque es el más proporcional, y la segunda porque hay un doble voto que conjuga una lista de partidos cerrada y bloqueada , poseyendo también un voto directo y personal uninominal y por mayoría simple, que impide un segunda vuelta como en Francia. Por lo tanto, hay dos votos en la misma ficha electoral para un candidato individual y para una lista de partidos del land respectivo. Otra característica es un umbral del 5% para facilitar la gobernabilidad del país, evitando la proliferación de partidos y promoviendo la convergencia ideológica o la desaparición de partidos. Este sistema electoral se llama “sistema proporcional personificado”.
El sistema Niemeyer y el sistema Hare vienen a ser lo mismo. El sistema Niemeyer funciona multiplicando el número de votos obtenidos por el total de escaños de la región o land respectiva, y se divide por el número de votos emitidos. Y el sistema Hare es más fácil porque solamente se divide el número de votos válidos por el número de escaños para obtener una cuota que representa un escaño. Tanto en un como en otro se calculan los votos sobrantes, si es necesario para llegar al número exacto de escaños.
Supongamos que una región tiene 31 escaños y que se han emitido 36.000 votos en total. Si un partido ha obtenido 18.900 votos x 31 escaños : 36.000 igual a 16’275 escaños, o sea 16 escaños y 0’275 de restos a comparar con los demás partidos, y por estos restos puede obtener otro escaño.
El sistema Hare requiere primero obtener la cuota, (total votos = 36.000: 31= 1161 será la cuota de referencia que equivale a un escaño. Si multiplicamos 18900 (votos válidos) x 1161 = 16,279 (votos totales contabilizados) , y obtenemos 16 escaños como antes. Si queremos calcular los votos “perdidos” ( o que no han sido computados) multiplicaremos la cuota por los escaños obtenidos y lis restaremos de los votos totales (O sea: 1161 x por 16=18.576-18900=0’324, que son los votos no contabilizados . Debemos hacer una lista y clasificar los restos de mayor a menor, en caso de que sea necesario y atribuir los escaños restantes a los restos mayores.
El sistema Hare-Niemeyer es un buen modelo, pero falta que los grandes partidos estén de acuerdo en resignarse a perder escaños para beneficiar a los partidos pequeños, aún cuando sea más justo este sistema, por ser más proporcional y por tanto más representativo. Es evidente que los grandes prefieren el sistema mayoritario que conduce al bipartidismo, y difícilmente lo aceptarán aunque signifique aumentar nuestra calidad democrática. La democracia es, también, generosidad con tal de aumentar su representatividad y por tanto su calidad.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles