Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Obituario

El úlimo viaje de Casimiro Bayón

Madrid Sindical / 27 jul 09

Fundador de las Comisiones Obreras, picador en La Camocha y comunista.

[+] Más Información en este enlace

La silicosis adquirida en la mina le llevó hace 25 años a Campillo (Alicante) y allí, el 20 de julio ha ido a buscarle, con 84 años, la de la guadaña. Casimiro Bayón, histórico comunista y picador en la mina, formó la primera comisión obrera en La Camocha, en 1957, junto con Pedro Galache y Gerardo Tenreiro.

En junio de 2007, coincidiendo con el cierre de la mina, que fue su vida y su muerte, Casimiro nos decía en Madrid Sindical que cuando se enteró del cierre “fue como si me arrancaran algo”. Allí, en pleno franquismo, defendía ante la patronal y el Gobierno Civil, tal como nos recordaba el propio Casimiro “el aumento de los precios de los destajos, puestos aptos para los afectados de silicosis, reducción a cinco horas de la jornada de los que picaban en galerías anegadas…”
En enero de aquel 1957, mientras la comisión negociaba con la patronal, los 1.500 mineros pararon la mina. No hubo ni un detenido, ni una agresión. Casimiro fue el encargado de materializar en La Camocha la nueva táctica del PCE en la lucha obrera: promover las comisiones de representantes para reivindicaciones específicas y que sus militantes se presentaran a las elecciones del Sindicato Vertical, el sindicato único franquista, hasta coparlo. Así, Casimiro se hizo con la presidencia de la Junta en el Sindicato del Combustible, la central franquista.
Casimiro nos recordaba con su voz, aún firme al recordar momentos históricos, que “la huelga del 57 acabó con la apatía de los trabajadores, con el sentimiento de que no había nada que hacer”.En 1958 fue encarcelado y desterrado. Pasó temporadas de su vida en Francia, Bélgica y la Unión Soviética, hasta que pudo volver a España en 1976.
Sin Casimiro y tantos como él, muchos de ellos luchadores anónimos, no habrían surgido las Comisiones Obreras. Y las Comisiones Obreras nunca olvidarán a esas personas.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles