Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Opinión

Sísifo

Luisa Cuerda / 09 feb 09

A ver si lo he entendido: el gobierno de España, en un alarde de impericia que roza la culpa, ha respaldado a los bancos con dinero público para que estos, a su vez, simplifiquen la concesión de créditos y los ciudadanos puedan capear este primer envite de la crisis. Pero los bancos, como era de esperar, se han quedado con el dinero para cubrir el pozo sin fondo que su imprudencia ha generado. Vamos a verlo de otro modo: el sistema capitalista actual necesita, para sobrevivir, que el ciudadano consuma; para lo cual, los bancos prestan alegremente dinero al ciudadano, originando fondos “basura” que se pasan unos a otros hasta que todo el asunto les estalla en la cara y ellos se ocultan tras la etiqueta de crisis financiera. Entonces el Gobierno hace que se lo cree y respalda a los bancos “para que los ciudadanos no dejen de consumir”, con lo que los bancos ganan un poco más de poder y el ciudadano lo pierde. Es decir, el consumo ha pasado de ser una opción a ser una obligación impuesta para el beneficio de un sistema que ya no nos sirve, porque cada vez esclaviza a más personas para beneficiar exclusivamente a los dueños del dinero y a los gobiernos que los sirven poniendo al lobo a cuidar de las ovejas.
Sísifo, rey de Éfira, fue condenado por los dioses, que son así, a perder la vista y a empujar montaña arriba, indefinidamente, una enorme piedra que, al llegar a la cima, caía vez tras vez al abismo. El castigo proporcionó a Sísifo un cuerpo de escándalo y un embrutecimiento crónico. Me pregunto qué hubiera pasado si Sísifo hubiera recuperado por un instante un atisbo de la visión perdida. Y me gusta imaginarlo en lo alto del monte, contemplando la caída de la roca y gritándoles a los dioses: “¡Ahí queda eso!”, un segundo antes de tomar el camino de la libertad, silbando y con las manos en los bolsillos de su mitológico tanga.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles