Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Entrevista a maite mola sainz, miembro del consejo político de izquierda unida y representante del partido comunista de españa en europa

"Cuando hay problemas tan gordos como ahora, la obligación de IU es llamar a la movilización"

Javier Encinas / noticiasdenavarra.com / 21 dic 08

La elección del dirigente del PCE Cayo Lara como nuevo coordinador general de Izquierda Unida ha sido recibida con indisimulada satisfacción por Maite Mola, quien asegura que este relevo "era necesario" y "va a resultar muy beneficioso para Navarra"

PAMPLONA. Izquierda Unida inició el domingo pasado una nueva etapa al convertirse Cayo Lara en el líder de esta formación. Sustituye en el cargo a Gaspar Llamazares, quien no ha podido evitar durante su mandato la continua pérdida de representación institucional sufrida en los últimos años. El relevo no es, ni mucho menos, un cambio de cromos. La pertenencia de Lara al Partido Comunista augura un giro considerable en la acción política de IU. Al menos así lo expresa Maite Mola, miembro del Consejo Político de IU y de IUN, y representante del PCE en Europa.

¿Cómo va a afectar la elección de Cayo Lara a la acción política de IU en Navarra?
El cambio positivo que ha supuesto esta asamblea, no sólo por el nombramiento de Lara, sino fundamentalmente por formar una dirección en la que está integrado todo el mundo, va a resultar muy beneficioso para Navarra. La imagen de IU en la última época ha sido bastante mala y esto también ha afectado aquí, aunque en Navarra las diferentes familias de IU siempre hemos tenido una buena relación. Pero somos una organización estatal y lógicamente nos influye lo que ocurre en el Estado. Este cambio a mejor nos tiene que ayudar a todos.

El propio Lara decía que se han acabado las familias en IU, pero ha salido elegido sólo con el 55% de los votos. ¿Quiere decir esto que se mantiene la histórica división interna que ha existido en IU?
Una organización como IU, que es un movimiento político y social y no un partido político, tiene sus luces y sus sombras. Aquí tienen que convivir forzosamente todas las familias. Esto tiene la riqueza de que está representada la izquierda plural y la dificultad de que genera movimientos cuando hay lucha de poder entre medio. Por eso, es casi imposible que un coordinador tenga más del 60% del apoyo. Pero es mucho más interesante que estamos siendo capaces de llegar a grandes acuerdos políticos. En los partidos políticos las cosas son mucho más rígidas, porque hay un ideario para todo el mundo, pero precisamente por ser un movimiento político y social, en IU hay más pluralidad.

Lara anuncia un giro a la izquierda y cuestiona la "relajación" de IU en su crítica al PSOE y al Gobierno. ¿Quiere decir que se estaban haciendo mal las cosas?
Yo creo que sí. Desde el triunfo de Zapatero en 2004, se ha hecho una política en la que no se ha visualizado la diferencia entre las posiciones de IU y del PSOE. Es verdad que esto ha obedecido también a que se han conseguido cosas. IU ha respaldado muchas cuestiones planteadas por el Gobierno porque a cambio se conseguían mejoras en las leyes, en los Presupuestos..., pero la gente no lo ha visualizado en absoluto. Además, en un momento en el que el Gobierno, entre otros, nos ha llevado a una profunda crisis económica, el papel de IU tiene que ser otro.

¿Quiere decir que la acción política de Llamazares había quedado muy diluida ante el PSOE?
Por supuesto. Seguramente, el hecho de tener tan poca representación institucional también ha influido mucho en la dificultad para explicar por qué se han hecho determinadas cosas. Pero, al margen de esto, la política que ha desarrollado IU ha sido poco distinguida de la que ha hecho el PSOE y muchas veces contraria a decisiones tomadas en los órganos de dirección.

Pero en un Estado como éste no parece que la solución pase por enarbolar la bandera del comunismo.
Yo espero que Cayo Lara no enarbole la bandera comunista, sino la bandera de la izquierda republicana y federal. El Partido Comunista es una parte importante de IU, pero ni siquiera alcanza el 50%. Yo creo que Lara va a abanderar el ataque contra el neoliberalismo y el capitalismo y a favor de los trabajadores. Defender el comunismo sería un error. Lo que debemos hacer es distinguirnos del PSOE. Mientras IU es una fuerza antisistema, el PSOE está absolutamente incardinado en el sistema capitalista.

Tras las elecciones del pasado 9 de marzo, IU tocó fondo al quedarse con dos diputados. ¿Esta mínima representación institucional es culpa de la Ley Electoral o de los errores cometidos?
La Ley Electoral nos hace daño, porque tener dos diputados con un millón de votos no es justo cuando, por poner un ejemplo, Uxue Barkos sólo necesita 60.000 para obtener su escaño. Pero no podemos cargar todo en esta ley que es la misma que había cuando, con Julio Anguita de coordinador, tuvimos 21 diputados. La realidad es que hemos perdido más de un millón de votos en las últimas elecciones. No obstante, es una ley que debe cambiarse como también debemos cambiar nuestra política para que la gente de izquierdas no tenga dudas a la hora de elegir su papeleta para votar.

¿La crisis económica y financiera puede contribuir a que IU recupere su espacio acercándose a los trabajadores?
Efectivamente. Es importante que nos acerquemos a los trabajadores, pero sin hacer demagogia. Es fundamental plantear con argumentos concretos la forma de plantear la crisis. Y así figura en la resolución aprobada en el congreso del pasado domingo, donde se aborda el acceso a la vivienda, el hecho de que no se puede dar dinero a la banca ni siquiera con avales, la necesidad de garantizar las políticas de bienestar y los servicios públicos, entre otras muchas medidas. Es un planteamiento global de cómo se debe afrontar la crisis a corto, medio y largo plazo. Y desde luego, lo que no se puede hacer, como hace el PP, es utilizar la crisis como arma arrojadiza contra el Gobierno, cuando ellos estarían exactamente en la misma situación y aplicando las mismas medidas o peores. Lo que debe hacerse es dar ideas y respuestas concretas a esta complicada situación y no limitarse a la crítica fácil.

El hecho de que Lara salga hablando de movilizaciones y huelga general, ¿puede asustar a parte de la sociedad?
En todo caso es un posicionamiento obligado en IU, pero todos sabemos que una huelga general la tienen que convocar los sindicatos y no las organizaciones políticas. Desde que gobierna el PSOE, este país está muerto en cuanto a la movilización.

Siempre es más fácil movilizarse con gobiernos de derechas.
Efectivamente. De todas formas, aunque haya quien se pueda asustar por las llamadas a la movilización, debería asustar más que no hubiera nadie dispuesto a movilizarse contra el Gobierno. Cuando hay problemas tan gordos como ahora, la obligación de IU es llamar a la movilización, junto con otras fuerzas sociales y políticas, para que este país dé la cara sobre todo a favor de y no contra algo. Estamos hablando de cuestiones como conservar el bienestar social, que ahora está en tela de juicio, o frenar los EREs de empresas que han tenido una importantísima financiación pública. Son cosas que el Gobierno no debería consentir y que desde luego nosotros no estamos dispuestos a permitir desde el convencimiento, además, de que con políticas institucionales no se va a arreglar la crisis.

Actualmente en la UE sólo se están moviendo de forma más o menos organizada los estudiantes en contra de la reforma de Bolonia.
IU debe apoyar las movilizaciones contra el proceso de Bolonia, que es lo único que se está moviendo ahora en el Estado español, pero no como algo a lo que nos apuntamos de forma espúrea, sino porque en Bolonia está incardinado en la estrategia Lisboa, que es de donde sale la directiva que pretendía ampliar a 65 horas la jornada laboral.

También hemos asistido recientemente a las movilizaciones de Grecia, pero éstas han surgido de forma más espontánea.
Si en un país nadie moviliza de forma seria cuando hay necesidad de hacerlo, acaban ocurriendo movilizaciones como la que hemos tenido recientemente en Grecia. A los estudiantes siempre les resulta un poco más fácil movilizarse que a los trabajadores, porque no pierden dinero cuando hacen huelgas, pero debemos tener en cuenta que muchas veces han actuado como punta de lanza ante situaciones inadmisibles y ahora puede ocurrir lo mismo.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles