Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Entrevista a Julio Anguita ex coordinador general de Izquierda Unida

“Esta sociedad no es la mía, quiero subvertirla”

Silvia Gamo / 12 dic 08

Vida de estudio

Pertenece Julio Anguita a esa generación de políticos que hoy ya no se
llevan: metódico, preparado y fiel a sus principios. Su casa en Córdoba da
muestra de su vida austera: libros, una pequeña pantalla de ordenador y
una ventana, que le comunica con el exterior. Sus horas transcurren entre
pensar, pasear con su mujer, tomar el vermú con los amigos, la siesta y
tres horas de estudio diario. Entre otras cosas estudia física subatómica,
le apasiona. También tiene tiempo para estar con su familia, dar charlas
en universidades y escribir artículos para distintos medios. Profesor
jubilado, ex coordinador general de IU, ex secretario general del PCE,
llevó a la formación de izquierdas a lo más alto, el 13,4% del electorado
en unas elecciones europeas. Su legado se ha ido perdiendo poco a poco
entre sus sucesores. Dice que aquellos tiempos no eran los de hoy y confía
poco en el futuro de una izquierda unida. Pero mantiene intacta su fe: la
del comunismo.

La formación de izquierdas está pasando por uno de sus peores momentos. A
falta de un liderazgo claro que cuente con los suficientes apoyos como
para reflotarla, su máximo referente aboga por su refundación y confía en
Cayo Lara para salir de su particular crisis.

¿Hay esperanza para Izquierda Unida?
Yo ya dije que veía esto muerto. El proceso que ha llevado esta asamblea
no me ha gustado, voté en contra porque pretendieron suplir la rendición
de cuentas por un análisis de coyuntura. Que se vaya una dirección y no
rinda cuentas es una falta de respeto democrático a la asamblea.

¿Es Cayo Lara el mejor líder?
Cayo Lara es una persona honestísima, de la honestidad del campesino.
También sé que la mejor de las personas depende de quién esté rodeado. A
partir de hoy comienza un periodo de observar. Doy a la nueva dirección
año y medio para refundar el proyecto, para que faciliten que entre gente
nueva, para que tengan una política coherente en torno a un programa. IU
tiene que hacer una convocatoria de izquierdas y articular un movimiento
ciudadano que asuma otros valores, que haga posible el nacimiento de una
mentalidad nueva a través de la ética, la moral pública, los derechos
humanos.

¿IU ha abandonado la sociedad?
IU cayó en la tentación de entrar en la política normal y nacimos como
otra cosa. Hay que estar en las instituciones, pero de otra manera. Hay
que ir subvirtiéndolas, hay que cambiar la mentalidad de la gente. El
problema que el Partido Comunista de España nunca ha resuelto es con quién
tiene que formar el bloque alternativo, no la alianza política.

¿Gaspar Llamazares se equivocó al pactar con el PSOE?
En mi época de coordinador yo le ofrecí pactar al PSOE, pero siempre en
torno a una propuesta concreta. Lo que a mí no me ha gustado de los pactos
con el PSOE son los acuerdos coyunturales, donde no han ganado nada
nuestros representados. Ha sido una especie de Santa Cruzada contra la
derecha, haciendo sinónimo de derecha al PP, que lo es, pero las políticas
económicas también son de derechas, incluida la de Pedro Solbes. Los
nuestros nos lo han hecho pagar y se han abstenido. El discurso que se ha
impuesto en IU es el de la coyunturalidad de formar gobiernos estables, el
de lo políticamente correcto. Nacimos para otra cosa.

¿Para qué?
Para construir la subversión, trasmutar el orden social. Eso es lento y
parte de una cultura alternativa. Estamos en un país corrupto. El enchufe,
el amiguismo, el no pagar impuestos... Necesitamos una ética pública que
lo transforme. Eso fue lo que quiso ser la II República. Ese discurso
ético es el que hace falta y es el que es propio de Izquierda Unida.

¿Por qué no lo ha sido?
Porque llegan las tentaciones: “Seréis como dioses y compartiréis el
poder” y el “que viene la derecha que es mala y va a privatizar”, cuando,
sí, la derecha ha privatizado, pero quien empezó privatizando fue Felipe
González. Esta sociedad no es la mía, quiero subvertirla. Somos una
sociedad que no ha tenido todavía capacidad para dotarse de una nueva
situación, se intentó con la República pero fue cortada manu militari. El
proceso de la Transición ha sido un apaño.

Pues es un apaño que acaba de cumplir 30 años.
La Constitución fue un pacto de debilidades. Los de la fuerza se quedaron
desfasados y la oposición de izquierdas dividida y muy intervenida por
Estados Unidos. Con un PCE que mantenía la ruptura pero que recibía
visitas de la Corona desde 1970 para sondear si aceptaría ser legalizado.
El momento era difícil, pero ya hubo un primera transacción: olvidar. Se
hace una Constitución copiando artículos enteros de leyes de Franco. Temen
meterle mano, porque cuando lo hagan no saben adónde puede ir.

¿La alternativa es para usted la República?
Me da miedo cuando veo proliferar banderas republicanas sin ton ni son. La
democracia puede ser tan burguesa como la dictadura, la suerte es que no
nos meten en la cárcel por hablar. La República no es sólo un símbolo, ni
un cambio en la Jefatura del Estado, es un proceso constituyente, donde la
masa crítica asume unos valores, es laicidad, derechos humanos,
austeridad, el valor de lo público. Ahí veo yo la III República, desconfío
de toda operación por arriba en la que digan que hay que echar al Rey. Si
no hay antes la revolución que España nunca ha tenido, que no cuenten
conmigo.

¿El PCE ha ejercido de oposición dentro de Izquierda Unida?
Ha habido una crítica, pero sólo cuando se vio lo que se votaba en el
Congreso. He tenido que escuchar que en mi época todo se discutía en los
órganos. Sí, pero todo se debatía democráticamente, no había capillas. En
IU ganaron los del río de los tránsfugas, con operaciones de paso al PSOE:
Cristina Almeida, Diego López Garrido, Antonio Gutiérrez. Entiendo al
PSOE, quería ganarme, a quien no entiendo es a los míos.

¿Tiene futuro el PCE fuera de IU?
Para mí el comunismo es un impulso interior hacia la igualdad plena. El
PCE tiene que ir a su refundación. En mi cabeza está planteándose la
construcción de una alternativa, un nuevo partido comunista que no se
parece a los demás. No va a las elecciones, es un movimiento que actúa en
instancias unitarias sometiéndose a las decisiones de cada una de ellas.

Usted llevó a IU a lo más alto.
Obtuvimos el 13,4% de los votos en unas elecciones europeas. En aquella
época el PSOE era la corrupción pura. Lo de la pinza todavía colea. ¡Como
si yo hubiese pactado con Aznar para cargarme a Felipe! Nosotros dijimos:
“Ustedes quieren pactar, vale, éstos son los puntos”. La idea de la pinza
es genial, ni a Goebbels se le hubiera ocurrido. Tiene el elemento para
las mentes perras y estamos en un país que prefiere el dogma. Por eso la
Iglesia tiene tanto éxito.

¿Qué recetas aplicó usted que no ha aplicado Gaspar Llamazares?
No es una receta, es una manera de vivir la política. Yo entendí que no
tenía que estar con nadie más que con los votantes. Esta laicidad que ha
sido el dogma de mi vida fue la que la gente captó. Ese miedo al que
dirán... Yo sólo tengo miedo a lo que yo pienso.

Fue famoso por su defensa del programa. ¿Tiene programa Izquierda Unida hoy?
Sí hay programa, pero duerme en los anaqueles. Por ejemplo, IU tiene un
plan energético alternativo hecho por IU y Aedenat, desde hace muchos
años, donde se detalla hasta el tipo de bombilla. Eso no lo sabe ni la
sociedad, ni la propia gente de IU. Una parte importante de los dirigentes
de IU pasaron de lo que eran los programas, que eran los que permitían la
alianza. Se los cargaron por la política del pasillo, de los puestos, de
las listas.

¿Se ha dejado IU arrebatar determinadas banderas por el PSOE?
El PSOE se ha centrado en los elementos que se derivan de las libertades,
pero no se ha atrevido a atacar el problema fundamental: la contradicción
entre capital y trabajo. El PSOE dice que ser de izquierdas es bajar los
impuestos, pero la cuestión es a quién se los suben. Los ciudadanos no se
lo preguntan. Hay que luchar contra eso.

¿Ese es el papel de IU?
El de la reflexión, no hay otro. Soy un admirador de las casas del pueblo,
de los ateneos libertarios, donde enseñaban a los trabajadores. Los
trabajadores, si no saben, no sirven para nada. Ahora los sindicatos son
apéndices del Estado, de vez en cuando tienen una discusión para salvar
las apariencias.

¿Qué opina de Zapatero?
Me recuerda al personaje de Peter Sellers en la película de Bienvenido Mr.
Chance. Un personaje que no dice más que simplezas y los otros piensan que
son genialidades y lo hacen jefe de Estado. En Zapatero hay algo de este
personaje.

¿Es un fraude?
No. Es de impactos, pero no hay reflexión, no hay debate de fondo.

¿Quién debe entrar en Repsol?
Cuando querían comprar Endesa los catalanes, Rajoy prefirió a los alemanes
de E.ON. Lo de Rajoy no es política, es circo, porque él cree en el libre
mercado. Soy partidario del sector público español, pero puestos al
mercado, ¿por qué Rusia no vale? Es la prostitución de la política. Todo
es regate corto ante lo que va a decir el telediario de mañana.

¿Y cuál es su opinión sobre Aznar?
Aznar debe tener la conciencia movida desde que Bush dijo que se equivocó.
Lo de Aznar es lo del nuevo rico. Puso los pies encima de la mesa y se
creyó que se tuteaba con el emperador, cuando este es un indeseable. Es un
castellano de capa media deslumbrado por un imperio fraudulento.

¿Habrá monarquía parlamentaria con Felipe de Borbón?
No quisiera verlo. Tampoco a Juan Carlos. Le buscaría un exilio dorado
donde viviese aparte de su señora para poder ser más libre, con su dinero.
No tenía nada cuando entró de Rey y ahora es una de las fortunas más
importantes de Europa.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles