Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

China

China publica evidencia de que camarilla de Dalai Lama organizó disturbios

Ministerio de Seguridad Pública de China / 01 abr 08

BEIJING, 1 abr (Xinhua) -- El Ministerio de Seguridad Pública de China dijo hoy que ha recopilado evidencia suficiente para demostrar que los disturbios del 14 de marzo en Lhasa no fueron incidentes aislados o accidentales, sino parte del Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano planeado por la camarilla del Dalai Lama.

Hechos sólidos demuestran que los disturbios en Lhasa, la capital de la Región Autónoma de Tíbet en China fueron organizados, premeditados, planeados e instigados por la camarilla del Dalai Lama y sus fuerzas "para la independencia de Tíbet", dijo el ministerio.

"Independientemente del disfraz que utilicen, los hechos irrefutables no pueden ser modificados", dijo.

COMO COMENZO EL MOVIMIENTO

Beijing será la sede de los XXIX Juegos Olímpicos de Verano en el 2008, año en que también se celebrará el trigésimo aniversario de la reforma y apertura en China.

Este acontecimiento deportivo internacional ha atraído la atención mundial, incluyendo la de la camarilla del Dalai Lama, quien ha estado en el exilio durante más de 40 años, dijo el ministerio.

La camarilla del Dalai Lama considera que esta podría ser "la última oportunidad" para ellos por lo que decidió lanzar el Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano dentro y fuera de China en un intento por "generar una crisis en China a través de provocar y coordinar la maniobra en Tíbet", dijo el ministerio.

El ministerio enumeró una serie de acontecimientos recientes que demuestran que las acciones que la camarilla del Dalai Lama ha emprendido para apoyar el Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano. -- En mayo de 2007, dicha camarilla realizó en Bruselas la Quinta Conferencia Internacional de Grupos de Apoyo al Tíbet a la que asistió Samdhong, el "primer ministro" del "gobierno tibetano en el exilio". La camarilla aprobó un "plan estratégico" en la conferencia y decidió emprender actividades contra los Juegos Olímpicos de Beijing.

--Posteriormente, las fuerzas "independentistas del Tíbet" en Estados Unidos propusieron la idea del Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano. Importantes funcionarios de la camarilla del Dalai Lama estudiaron y aprobaron el plan. Consideraron que el 2008 sería la última oportunidad para lograr la "independencia del Tíbet" y decidieron usar la "favorable oportunidad" previa a las olimpiadas para preparar actividades de sabotaje en las áreas de China habitadas por tibetanos.

-- El año pasado, varias organizaciones secesionistas en favor de la "independencia de Tíbet", incluyendo el Congreso Juvenil Tibetano, la Asociación de Mujeres Tibetanas y Estudiantes por un Tíbet Libre se reunieron en India en donde llegaron a un acuerdo sobre las demandas que se plantearían al gobierno chino.

Entre ellas se incluyen: Se debe permitir el regreso del Dalai Lama a Tíbet, todos los chinos deben abandonar el Tíbet y se deben liberar todos los presos políticos.

Si el gobierno chino no cumpliera sus demandas, indicaron, entonces emprenderían el Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano dentro y fuera de China y también crearían una red de contactos entre tibetanos en el exilio y tibetanos en China para organizar actividades coordinadas en China.

-- El 4 y el 25 de enero, siete organizaciones "independentistas tibetanas", entre ellas el Congreso Juvenil Tibetano, la Asociación de Mujeres Tibetanas, Estudiantes por un Tíbet Libre, el Movimiento Gu-Chu-Sum de Tíbet, el Partido Nacional Democrático de Tíbet, la Red de Apoyo Internacional para Tíbet y la Organización de Escritores Tibetanos ofrecieron una conferencia de prensa en Nueva Delhi en donde emitieron la llamada Declaración del Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano que después publicaron en internet.

En la llamada "declaración" hicieron caso omiso del hecho de que Tíbet, desde tiempos antiguos, ha sido parte del territorio chino y afirmaron que "Tíbet y China son dos países diferentes" y que "China no está calificada para ser la sede de los Juegos Olímpicos si no resuelve el problema del Tíbet".

También anunciaron que emprenderían el actual y masivo Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano a partir del 10 de marzo en un intento por convertir esto en un "gran momento crucial en la historia de la lucha por la libertad de Tíbet".

Para llevar a cabo el Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano, el Congreso Juvenil Tibetano y otras organizaciones "independentistas tibetanas" emprendieron dos clases de entrenamiento sobre cómo llevar a cabo actividades terroristas y violentas.

-- Del 3 al 10 de febrero, el Dalai Lama asistió a actividades religiosas en un templo de la India y alimentó los sentimientos de los creyentes al afirmar que "aunque el pueblo tibetano se encuentran bajo el dominio del Partido Comunista de China, su corazón está con la otra parte".

La camarilla del Dalai Lama elaboró un "plan de acción" para el Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano en el que se pidió en el extranjero iniciar la "Marcha Pacífica hacia el Tíbet" a partir del 10 de marzo. También pidió a los tibetanos de todo el mundo y a los del Tíbet tomar las calles el 10 de marzo, emprender actividades como el "Relevo de la Antorcha de la Libertad", "Relevo Mundial de la Antorcha" y el "Día de Acción Global", organizar ataques violentos contra diferentes embajadas chinas y organizar huelgas de hambre y protestas masivas.

"El Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano organizado por la camarilla del Dalai Lama tiene como fin sabotear la pacífica, estable y unificada situación social en China y utilizar los Juegos Olímpicos para ejercer presión sobre el gobierno chino y alcanzar así sus objetivos políticos", dijo un vocero del Ministerio de Seguridad Pública.

"La palabra 'levantamiento' significa deponer el actual régimen a través de la fuerza armada y la violencia. De modo que me pregunto ¿hay algún país que permita tal 'levantamiento' en contra del gobierno central? ¿Hay algún país que tolere tales actividades que instigan de manera insensata al derrocamiento de un régimen de estado?" preguntó.

INNEGABLES VINCULOS DE CAMARILLA DE DALAI LAMA CON DISTURBIOS

Las fuerzas "independentistas tibetanas" han emprendido una serie de actividades dirigidas y organizadas por la camarilla del Dalai Lama desde el 10 de marzo.

El 10 de marzo, la camarilla del Dalai Lama realizó un encuentro en Dharamsala, India, para celebrar el aniversario del llamado "levantamiento tibetano" de 1959. El Dalai Lama, Samdhong y otros importantes personajes de la camarilla participaron en el encuentro.

En dicha ocasión, el XIV Dalai Lama dijo que "la represión de los tibetanos en China en los últimos años no tiene precedentes".

Los entrenadores enseñaron a los miembros del grupo Estudiantes por un Tíbet Libre (ETL) que el Dalai Lama es el líder espiritual, el inspirador y el guía del levantamiento.

Inmediatamente después de los disturbios de Lhasa, el Dalai Lama dijo el 14 de marzo que "estas protestas son la manifestación del profundamente arraigado resentimiento del pueblo tibetano bajo el actual gobierno".

El 16 de marzo, el Dalai Lama dijo en conferencia de prensa que "ya sea de forma intencional o no intencional, en algún sitio se está llevando a cabo un genocidio cultural" y que "el ejército chino está decidido a aplastar y la parte tibetana está decidida a resistir".

A fines de marzo, el Dalai Lama se reunió con los líderes del Congreso Juvenil Tibetano (CJT), la Asociación de Mujeres Tibetanas (AMT) y los ETL para discutir la manera de abordar la situación en el Tíbet.

Después de los disturbios de Lhasa, Samdhong, el "primer ministro" del "gobierno tibetano en el exilio" convocó una reunión de emergencia para determinar cómo ampliar "los resultados de la revolución".

En la reunión se pidió apoyo pleno a los disturbios. Al "ministerio de seguridad", el "ministerio de religión y cultura", el "ministerio de relaciones exteriores y prensa" y el "ministerio de finanzas" se asignaron tareas.

A mediados de marzo, la camarilla del Dalai Lama creó un "comité de unidad para el Tíbet" integrado por siete personas y encabezado por Gama Qoinpe, "presidente de la Asamblea de diputados del Pueblo Tibetano" para dirigir y coordinar el "levantamiento mundial" en todo el mundo.

El 22 de marzo, el "gobierno tibetano en el exilio" emitió una declaración para todos los tibetanos del mundo en la que afirmó que "el levantamiento pacífico en el Tíbet es grande y glorioso, tiene una importancia histórica y demuestra plenamente el espíritu y el valor del grupo étnico tibetano". "Nosotros los tibetanos debemos actuar de conformidad con las instrucciones de nuestro gran líder político y religioso, el Dalai Lama, para nuestra felicidad", agregó la declaración.

El "ministerio de seguridad" de la camarilla del Dalai Lama preparó fondos especiales para llevar a cabo el Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano en las áreas de China habitadas por tibetanos.

El 11 de marzo el "ministerio de seguridad" organizó una pequeña celebración en la que premió a los organizadores de los disturbios del 10 de marzo. Un "funcionario" dijo que el Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano apenas comenzó y que se llevarán a cabo nuevas actividades.

El 14 de marzo, el "gobierno en el exilio" ofreció una conferencia en la que participaron varios departamentos y ordenó al "ministerio de seguridad" iniciar más conflictos en áreas habitadas por tibetanos.

El 17 de marzo, la camarilla del Dalai Lama estableció un comité de emergencia de alto nivel para trasladar a los principales responsables detrás de los disturbios de Lhasa a Dharamsala.

El comité decidió poner fin a los conflictos y disturbios abiertos y dar paso a "actividades religiosas" clandestinas para seguir enfrentando al gobierno chino.

Este fue exactamente el llamado plan del "Día del Levantamiento" tramado por el Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano y fue llevado a cabo de conformidad precisa con ese plan, dijo el vocero.

Evidencia sólida demuestra que la declaración del Dalai Lama de que no participó en actividades de secesión violentas ni las apoyó no es más que una mentira, dijo el vocero.

CONEXIONES DE ALBOROTADORES CON CAMARILLA DE DALAI

El Ministerio de Seguridad Pública reveló hoy suficiente evidencia que demostró que la violencia del 14 de marzo en Lhasa fue parte del "Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano" tramado por la camarilla de Dalai Lama.

Oficiales de la policía también han encontrado copias de una "Declaración del Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano"; copias del discurso del Dalai Lama el 10 de marzo; fotografías de miembros de la camarilla realizando actividades secesionistas y computadoras utilizadas para hacer contacto con funcionarios del "gobierno en el exilio" de la camarilla, en la residencia de una persona que presuntamente participó en los disturbios.

El sospechoso fue arrestado el 15 de marzo por cargos de aceptar órdenes de la camarilla y realizar actividades secesionistas, incluyendo golpizas, destrucción, saqueos e incendios intencionales en Lhasa, el 14 de marzo.

Evidencia mostró que el sospechoso era un miembro importante de los alborotadores que han estado conectados con la camarilla del Dalai desde noviembre de 2006 con el objetivo de realizar las actividades siguientes:

--El sospechoso cultivó a 12 agentes de inteligencia y estableció una apretada red clandestina de inteligencia en Tíbet para llevar a cabo actividades secesionistas, impulsado por el funcionario del "ministerio de seguridad" de la camarilla del Dalai.

--Los agentes usaban palabras en clave para comunicarse entre ellos en la red de inteligencia, como llamar "Tío" al Dalai Lama y "falda" a la bandera tibetana, con clérigos ingresados de contrabando en el Tíbet denominados como "invitados".

--El sospechoso transmitió información en 36 ocasiones a un funcionario de la camarilla a través de internet. La información que había recolectado desde marzo de 2007 hasta marzo de 2008 incluyó localmente el llamado "rechazo a las críticas contra el Dalai Lama de los clérigos locales, y la llamada "matanza de animales silvestres y destrucción ecológica" en Tíbet.

--El sospechoso también recibió información sobre las actividades del Dalai Lama procedente de la camarilla del Dalai, produjo discos y los distribuyó en el Tíbet.

El ministerio reveló que el sospechoso y su red de inteligencia difundieron también propaganda apoyando a la camarilla del Dalai y disputando las políticas religiosas de China en los monasterios tibetanos.

Después de los disturbios de Lhasa el 14 de marzo, agentes en Tíbet y funcionarios de la camarilla tuvieron contactos más frecuentes. El funcionario envió la "Declaración del Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano" al sospechoso, quien posteriormente hizo copias de ella y las distribuyó en Lhasa. El sospechoso movilizó además agentes en la red de inteligencia para recaudar información y reportarla a la camarilla del Dalai.

El sospechoso, que organizó y participó directamente en los disturbios de Lhasa el 14 de marzo, confesó ya todas las acusaciones descritas arriba.

Oficiales de la policía arrestaron también a varias personas sospechosas de haber participado en los disturbios. Investigaciones policiacas preliminares encontraron las pruebas de estas actividades y comunicación entre los sospechosos y funcionarios de la camarilla del Dalai.

El sospechoso, Ngagwang Namgyi, admitió que ha realizado actividades secesionistas durante casi 20 años. Ngagwang Namgyi, fue castigado legalmente en 1998 como monje en el Monasterio Zhebung de Lhasa por participar en un motín en la capital de la Región Autónoma de Tíbet ese año.

"Yo poseía cinco tiendas de abarrotes en Doilungdeqen (un distrito a las afueras de Lhasa) y seis de los empleados tienen expedientes criminales. Hemos realizado actividades secesionistas", dijo Ngagwang Namgyi, contra quien otros sospechosos proporcionaron testimonio.

La policía descubrió que la internet se convirtió en un canal importante para que la Camarilla del Dalai difundiera sus órdenes, muchas partes de la "Declaración del Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano" y planes de acción.

La camarilla del Dalai ha encontrado nuevas formas para comunicarse con secesionistas en Tíbet y hacen citas por vía telefónica e internet. A la hora señalada, escuchan programas en idioma tibetano en la emisora La Voz de América, a través de la cual reciben instrucciones desde ultramar y reportan los últimos acontecimientos en el interior de China.

Para ampliar el impacto de los disturbios, miembros de la camarilla del Dalai robaron en China para difundir el rumor. Pagaron a gente para que participara en los disturbios y hasta tenían una política de "más trabajo, más paga".

"Alrededor de 50 de nosotros destrozamos varias tiendas en la aldea de Xuexin en la tarde del 15 de marzo, y por ello me pagaron varios cientos de yuanes", dijo Zhoi'ma, de la prefectura de Nyingchi de Tíbet.

La Prefectura Autónoma Tibetana de Garze en la provincia de Sichuan es considerada por la camarilla del Dalai como "una área modelo" para las actividades secesionistas.

Desde el estallido de violencia, las fuerzas separatistas de ultramar han llamado frecuentemente a contactos locales en Garze, instándolos a "hacer las cosas más a lo grande"

Separatistas de ultramar han estado tratando afanosamente de diseminar libros, discos y fotografías reaccionarios recientemente en Garze.

Desde mediados de febrero, las Aduanas de Chengdu han confiscado grandes cantidades de materiales que fomentan la independencia de Tíbet, traídos de la India con destino a monasterios y aldeas locales.

Una de las organizaciones tibetanas separatistas --el "Congreso Juvenil Tibetano"-- emitió recientemente órdenes para emprender una guerra de guerrillas a largo plazo en Garze.

Los detalles de los disturbios muestran que fueron bien planeados con anticipación.

Durante los disturbios de Lhasa el 14 de marzo, todas las tiendas que tenían "hadas" (una pieza de seda que se usa como un regalo de saludo entre las nacionalidades tibetana y mongol) colgando en el exterior fueron respetadas.

En los disturbios que tuvieron lugar en el distrito de Xiahe de la provincia de Gansu el 14 y 15 de marzo, hubo miembros importantes que portaban bandas negras en cabezas y brazos en casi todas las manifestaciones.

Información de inteligencia muestra que para la siguiente acción, las fuerzas separatistas por la "independencia de Tíbet" enviarán escuadrones de la muerte para irrumpir en el territorio por la fuerza, dijo el portavoz.

Dijo que espera que la gente a través del mundo se mantenga vigilante de las actividades organizadas por la camarilla del Dalai y los separatistas por la "independencia de Tíbet".

"Creemos firmemente que las mentiras no podrán nunca cubrir la verdad y los hechos expondrán eventualmente la verdadera intención de la camarilla del Dalai para dividir al país", dijo.

Un experto en el Tíbet negó hoy miércoles que la violencia desatada el 14 de marzo en Lhasa esté relacionada con un conflicto étnico, y afirmó que quienes califican los incidentes de esa manera podrían albergar motivos ocultos para ello.

Lian Xiangmin, investigador del Centro de Investigación de Tibetología de China (CTRC, siglas en inglés), con sede en Beijing, afirmó que la violencia de Lhasa no es una cuestión étnica, sino política, ya que los alborotadores atacaron tanto a los ciudadanos de las etnias han y hui como a los tibetanos.

"He observado que los residentes de varios grupos étnicos en Lhasa, incluyendo a los tibetanos, han condenado todos la violencia. En nuestro centro de investigación, los académicos tibetanos también se sienten muy indignados por los incidentes", indicó Lian, quien es el director de la Oficina de Proyectos de Investigación del CTRC, en una conferencia de prensa.

"Por lo tanto, este no es de ninguna manera un asunto o conflicto étnico", sentenció.

En referencia a quienes califican los disturbios como un asunto étnico o como el llamado conflicto han-tibetano, Lian opinó que " algunos de ellos lo hicieron por falta de conocimiento de la situación, mientras que otros podrían albergar motivaciones ocultas".

"Las personas de todos los grupos étnicos deben mantenerse alertas ante estos motivos", concluyó. "Los tibetanos, como los otros 55 grupos étnicos en China, también quieren participar de la estabilidad política, progreso económico y mejora de las condiciones de vida del pueblo en el país".

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles