Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Izquierda Unida

Presidencia de Izquierda Unida en los medios de prensa

VV.AA / 29, 30 mar 08

Una comisión gestionará *IU* tras la liquidación de la época de Llamazares
EP
MADRID. La Presidencia Federal de *Izquierda Unida* (*IU*), en la que están representadas todas las federaciones y las distintas sensibilidades de la organización (incluido el PCE), acordó ayer -con 43 votos a favor, 2 en contra y 5 abstenciones- que una Comisión unitaria se encargue de todo lo relacionado con economía, finanzas y administración, comunicación interna y externa, y de la preparación de la Asamblea de la que tiene que salir el sustituto de *Gaspar Llamazares* como coordinador general.

Asimismo, acordó la restitución en sus puestos en la Comisión Permanente de los tres representantes del sector crítico: *Felipe Alcaraz*, *Willy Meyer*y Manuel Monereo. Los dos últimos fueron destituidos de sus puestos en diciembre y Alcaraz dimitió en solidaridad con ellos.

Tras la reunión de ayer, Llamazares, satisfecho por el resultado, dijo que *IU* «demuestra que ha recibido el mensaje del resultado adverso, y lo hace con un alto grado de unidad, con voluntad de cambio». «Para desarrollar esta propuesta unitaria hemos resuelto configurar una comisión que organizará la Asamblea, con amplias competencias y de común acuerdo con los órganos de Dirección. Es un órgano unitario y de confianza», planteó.

En este sentido, dijo que la comisión «no tiene nada que ver con una comisión de gestión política, que sigue estando en manos de los órganos de Dirección de *IU*». Añadió que la restitución en sus puestos de los tres miembros del PCE tiene que ver con la necesidad de que «todas las sensibilidades estén representadas en la Comisión Permanente».

Esta Comisión estará compuesta por cuatro miembros de la Dirección Federal(Montserrat Muñoz, Manuel Cámara, Javier Alcázar y Antonio Cortés), tres del PCE (Marga Sanz, Fernando Sánchez y Miguel Angel Gómez), uno del Colectivo de Unidad de los Trabajadores y diez representantes de Andalucía, Madrid, Asturias, Valencia, Cataluña, Euskadi, Castilla La Mancha, Navarra, Aragón y Murcia. Llamazares no formará parte de ella, pero dijo que participará cuando le requieran o lo vea oportuno.

----------

La dirección de IU cede parte de sus poderes a una comisión plural
Llamazares restituye a los tres críticos a los que expulsó

El País, VERA GUTIÉRREZ CALVO - Madrid - 30/03/2008

Después de más de cinco horas de reunión de la Presidencia Federal de IU -órgano de dirección con 70 miembros-, nadie tenía claro ayer qué competencias ejercerá la Comisión Unitaria constituida para pilotar el proceso de renovación tras la catástrofe electoral. Unos aseguran que es, a todos los efectos, una gestora que dirigirá la organización hasta que se elija nueva dirección (previsiblemente en julio); otros sostienen que la comisión tendrá "amplias competencias" pero no decidirá la línea política, porque los órganos de dirección siguen funcionando.

De este modo, la comisión quedó aprobada casi por unanimidad (algo inaudito en IU) porque unos y otros pudieron decir en la rueda de prensa posterior que se habían salido con la suya, y no existe ningún documento que diga quién tiene razón.

En algo sí había coincidencia: se ha producido una considerable cesión de poderes por parte de la dirección federal, para garantizar una transición ordenada y sin guerra interna. La palabra "unidad" era compartida por todos. El secretario de Organización, Manuel Cámara, sentenció: "En esta situación difícil nos hemos puesto de acuerdo en tirar adelante. No hay otra salida que un marco unitario donde los ruidos internos desaparezcan".

Gaspar Llamazares, aún coordinador general, admitió que su equipo ha cedido "amplias competencias" a la comisión -finanzas, comunicación y toda la preparación de la Asamblea- pero se negó a llamarla gestora y subrayó que la "línea política" -incluida la negociación para formar grupo parlamentario con ERC o el voto de investidura de Zapatero- seguirá en manos de la dirección federal.

Paradójicamente, el documento entregado a la prensa establece que entre los objetivos de la comisión estará "actualizar la línea política" y "acordar la dirección colectiva". Pero Llamazares aclaró que había "quitado" esas dos cosas en su discurso final y que, por tanto, no tenían valor. También dijo que los acuerdos se tomarán "por consenso" -sin aclarar qué grado de consenso se exigirá- y serán refrendados por los órganos de dirección.

La comisión estará compuesta por 18 personas: cuatro del equipo de Llamazares, tres designadas por el PCE (el sector más enfrentado al coordinador), otro del Colectivo de Unidad de los Trabajadores (CUT) y 10 federaciones territoriales. Nadie tiene garantizada la mayoría.

Como gesto de unidad, Llamazares comenzó la reunión proponiendo restituir en sus puestos de dirección de IU a los tres dirigentes del PCE a los que retiró sus responsabilidades en diciembre: Felipe Alcaraz, Manuel Monereo y Willy Meyer. Los tres comparecieron más tarde para abogar, también, por la unidad y el consenso, aunque lo primero que hizo el PCE tras el 9-M fue exigir dimisiones.

----------

Llamazares, obligado a readmitir a los críticos que expulsó

La Comisión que gestionará IU acuerda la vuelta de Alcaraz, Meyer y Monereo

La Razón, J. López
MADRID- «La dirección va a seguir siendo la misma, de consenso, pero de mayoría Gaspar Llamazares». Así lo aseguraba el responsable de Imagen Electoral de IU, José Francisco Mendi, en el inicio del proceso de renovación de la formación política tras los resultados «claramente insatisfactorios» en los comicios del pasado 9-M. Por ello, la Presidencia Ejecutiva Federal celebró una reunión en la que, entre otras cuestiones, se debatió y votó una resolución que fue aprobada en la pasada Comisión Permanente, que reconocía su «fracaso sin paliativos».

El texto recogía la mejor manera de abordar la actual situación del partido: convocar de forma efectiva la IX Asamblea Federal ordinaria de IU -cuya celebración ya estaba prevista para 2008- «dando la voz a los afiliados y afiliadas para que su protagonismo sea el decisivo en la búsqueda de soluciones, alternativas y construcción de nuevos equipos».

En el marco de esta reunión de la Presidencia de IU, se avanzó en la creación y composición concreta de la «Comisión Unitaria», que será la encargada de preparar la citada Asamblea con «criterios unitarios, democráticos, plurales y territoriales». Tal y como señala el texto, esta Comisión contará con «competencias plenas sobre todos los aspectos relacionados con la preparación de la Asamblea (censos, presupuesto y comunicación)». Asimismo, la Presidencia acordó la restitución en sus puestos en la Comisión Permanente de los tres representantes del sector crítico, Felipe Acaraz, Willy Meyer y Manuel Monereo. Los dos últimos fueron destituidos de sus puestos el pasado mes de diciembre, mientras que Alcaraz que pudo haber seguido como vocal de la Comisión, decidió dimitir por solidaridad con sus compañeros.
Por otra lado, la Presidencia dio a Llamazares un voto de confianza para que lleve a cabo las gestiones necesarias para la conformación de un grupo parlamentario propio en la cámara baja que de este modo permita a IU «trabajar de forma diferenciada del grupo mixto, y obtener un ámbito de trabajo político acorde al millón de votos obtenidos».

----------

Llamazares cede y readmite a tres cargos expulsados
Vuelven a la dirección federal Felipe Alcaraz, Willy Meyer y Manuel Monereo // La Ejecutiva crea por consenso el órgano que pilotará la transición interna, que tendrá amplias competencias

Público, JUANMA ROMERO - Madrid - 30/03/2008

zquierda Unida ha comprado un cuaderno nuevo. No está totalmente en blanco, ni lo podrá estar. Pero manda a un segundo plano –en principio– la viciada dinámica de trabajo de la organización anterior al 9-M. El batacazo electoral ha zumbado a una IU obligada ya a sostener un precarísimo aliento de unidad.

La primera página de ese cuaderno la escribió ayer la Presidencia Ejecutiva Federal (PEF) de IU, el órgano de dirección de más de 70 personas que aglutina las distintas sensibilidades de la federación.
Como primer avance, deshizo lo que hizo en su reunión del 18 de diciembre. Entonces, Gaspar Llamazares buscó un refuerzo interno tras ganar las primarias. Probó su autoridad. Expulsó de la Comisión Permanente –el núcleo de gestión de IU– a tres críticos del PCE, Felipe Alcaraz (responsable de Relaciones Políticas), Willy Meyer (Relaciones Internacionales) y Manuel Monereo (Adjunto a Programas).

Aquél era un momento delicado, inmersa como estaba IU en la disputa con Valencia. El reajuste encendió la rivalidad de gasparistas y antigasparistas. Pasado el 9-M, el PCE pidió el reingreso de sus tres desterrados. Llamazares aceptó. Y los devolvió ayer a sus puestos. "Lo ha ido asumiendo a la vez que aceptaba el rol que juegan todos los sectores ahora", resume un miembro del federal. "Ha cambiado incluso de consejeros. Escucha a más gente. Él mismo lo dijo en la reunión que tuvimos el viernes la mayoría que le apoya: Somos políticos y hemos de actuar como políticos". Otro manifiesto gasparista aporta una razón más simple: el PCE los iba a repescar "como y donde fuera".

Divergencias en la lectura

La versión oficial, explicada ayer por el secretario de Organización, Manuel Cámara, subraya que el retorno de los críticos es un "gesto para el clima de recomposición y unidad" que se espera que sea "bien gestionado por los protagonistas".

Pues ellos aparecieron ayer. Hablaron a la prensa, sin mezclarse con la dirección, después de que la PEF creara una comisión unitaria y plural de 18 miembros encargada de pilotar el camino hacia la IX Asamblea. El órgano nace avalado por un acuerdo insólito en IU: 43 votos a favor, dos en contra y cinco abstenciones.

Ese segundo avance hacia la refundación de IU arrojó, en efecto, algunas sombras. Porque lo primero que recalcó Alcaraz fue que la comisión actuaría de "gestora", con un "valor político de gran magnitud", y que los críticos no aceptarán un "llamazarismo sin Llamazares". Es decir, el PCE entiende que los órganos de dirección han muerto, que el poder del coordinador ha menguado y que los comunistas se anotan una victoria.

El federal no lo ve así. Cámara sí reconoció que la comisión "suplirá en parte el trabajo de la dirección". Pero Llamazares insistió en que son tres las competencias del nuevo órgano: finanzas, administración y censos; comunicación externa e interna y preparación de la asamblea. Poderes amplísimos, sin que desaparezcan los estamentos de dirección, con los que la comisión trabajará "de común acuerdo". El coordinador resaltó que el nuevo órgano tomará decisiones por consenso, no por mayoría.

Culebreó una lectura interna: se castiga esta vez a dos dirigentes cercanísimos aLlamazares, Rubén Fernández, el custodio de las finanzas, y José Francisco Mendi, responsable de Imagen Electoral. Ambos lo desmienten: "La comisión no sustituye a la dirección". Pervive la doble lectura. La unidad es todavía muy frágil.


LA COMISIÓN, EN CLAVES

1. 18 miembros + Gaspar // La PEF confirmó la composición de la comisión, en su 90% adelantada ayer por Público: 4 miembros del federal (Antonio Cortés, Javier Alcázar, Manuel Cámara y Montse Muñoz); 3 del PCE (Marga Sanz, Miguel Ángel Gómez y Fernando Sánchez); uno del Colectivo de Unidad de Trabajadores (Manuel Rodríguez) y 10 de las federaciones (Andalucía, Madrid, Asturias, Valencia, Catalunya, Euskadi, Castilla-La Mancha, Navarra, Aragón y Murcia). Llamazares no formará parte de la comisión, pero acudirá cuando crea conveniente o le llamen. La presidirá Joan Josep Nuet.

2. El mando de los 'barones' // Acaba por ahora el juego de mayorías: el poder descansa en las federaciones y no todas están alineadas. Además, el voto de la CUT fluctúa. Pero la comisión decidirá por unanimidad o amplio respaldo.

----------

La Ejecutiva de IU permite a Llamazares que negocie la formación del grupo con ERC La dirección aún no ha decidido si se abstendrá o votará en contra de la investidura de Zapatero // Todo dependerá de los pactos que el PSOE pueda labrar con CiU y PNV
Comentarios

Público, JUANMA ROMERO - Madrid - 30/03/2008

Podrá haber reservas, pero desde luego no se reflejaron en la votación. Gaspar Llamazares pidió a los miembros de la Presidencia permiso para seguir negociando la formación de un grupo parlamentario "técnico" con ERC y, aunque parece más difícil, con Nafarroa Bai y BNG. Se lo dieron: 38 síes, 7 abstenciones y ningún voto en contra. Ha primado el instinto de supervivencia, el salvar la delicada situación económica haciendo de tripas corazón.

El respaldo claro, sin sustos, sentó bien a Llamazares. Y eso que el coordinador acusa ya un intenso cansancio. Su mirada cabizbaja y su rostro pálido lo ponían ayer de manifiesto. "Hay un gran margen de confianza para que IU tenga el mejor espacio y una identidad propia" en el Congreso, acorde con su millón de papeletas el 9-M. Llamazares supedita el voto favorable a José Bono como presidente de la Cámara al "grado de pluralismo" que demuestre el PSOE, poniéndole fácil la alianza con Esquerra.

IU llevará sus 50 propuestas de izquierdas al presidente

También sigue en el aire el apoyo a la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero. El coordinador avanzó el "voto crítico". Es decir, o abstención o rechazo. Dependerá de que el presidente acepte la reforma de la ley electoral y los "cambios de izquierdas", para lo que IU presentará su propuesta de 50 puntos. El sentido del voto lo decidirá o la Permanente o la Presidencia, y no la comisión. Pero si el PSOE opta por PNV y CiU, hay poco que discutir.

----------

CONSECUENCIAS DEL BATACAZO ELECTORAL DE LA COALICION PROGRESISTA
Una comisión "plural" asume las riendas de IU hasta su refundación
El órgano tiene miembros de todas las facciones aunque no es una gestora como pretendí­a el PCE.La presidencia apoya que Llamazares negocie para poder tener grupo propio en el Congreso.

30/03/2008 Grupo Zeta, PATRICIA MARTIN

El batacazo electoral no ha hecho que en Izquierda Unida (IU) llegue, de momento, la sangre al rí­o. A pesar de las sonadas pugnas internas en la formación, parece que en esta ocasión las distintas facciones han aprendido la lección del fracaso electoral y pretenden hacer revivir el partido sin necesidad de sacar los trapos sucios. De esta manera, la presidencia federal --órgano ejecutivo constituido por unos 70 miembros-- se reunió ayer y las distintas sensibilidades coincidieron en destacar lo "constructivo" de este encuentro. El comité acordó la creación de una comisión "plural", integrada por 18 miembros, que asumirá competencias de la dirección y preparará la asamblea que previsiblemente eligirá en junio al sustituto de Gaspar Llamazares.

TODAS LAS FACCIONES La composición de este órgano fue acordada por amplia mayorí­a, ya que engloba gente de todas las facciones. Está compuesta por cuatro miembros de la dirección actual, tres del Partido Comunista de España (PCE), uno del Colectivo de Unidad de los Trabajadores y 10 de las federaciones autonómicas que posee la coalición de izquierdas. Los sectores crí­ticos con Gaspar Llamazares exigieron la constitución de una comisión ajena a la dirección inmediatamente después de la celebración de las elecciones generales del 9 de marzo.

CREACION SIN REPAROS El todaví­a coordinador general, que desde un primer momento asumió parte de la responsabilidad del fracaso electoral de la formación, accedió sin reparos a su creación.

Si bien el acuerdo sobre su composición fue casi unánime, las discrepancias surgieron en el momento de decidir sus funciones. El PCE exigió que asuma decisiones polí­ticas, como si se tratara de una gestora. Sin embargo, solo se aprobó que este órgano tenga responsabilidad sobre las finanzas, la administración y la comunicación de IU, y se encargue de preparar la asamblea en la que los afiliados elegirán la nueva dirección rojiverde.

No obstante, fuentes del PCE señalaron que continuarán peleando, aunque "con escepticismo", con el objetivo de que asuma "competencias polí­ticas" y no sea "torpedeada" por la dirección actual. A pesar de estas discrepancias, un ejemplo del buen tono de la reunión se demostró en la readmisión de los tres crí­ticos destituidos el pasado diciembre, entre ellos Felipe Alcaraz. Al termino del encuentro, el propio Llamazares se mostró bastante satisfecho con el resultado y expresó que IU "ha recibido el mensaje" de las urnas "con un alto grado de unidad y voluntad de cambio".

ACUERDO CON ESQUERRA La presidencia también apoyó que Llamazares siga negociando, junto con ICV, la conformación de un grupo propio en el Congreso. Fuentes de IU se mostraron optimistas sobre esta posibilidad porque el acuerdo está "muy avanzado" con ERC, y tanto Nafarroa Bai como el BNG, uno de los dos socios imprescindibles, pueden sumarse cuando finalmente constaten que PP y CiU "quieren obstruir" a IU y ERC la formación de un grupo, porque tienen el 4,97% de los votos y necesitan un 5%.

En cuanto a la investidura de José Luis Rodrí­guez Zapatero, acordaron remitir al PSOE un total de 50 propuestas para el "cambio de izquierdas", entre ellas la reforma de la ley electoral, así­ como también decidir el voto en función de la asunción de las mismas.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles