Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Izquierda Unida

Carta abierta a Gaspar Llamazares

Mª Teresa Molares / 18 ene 08

Acuso recibo de tus dos cartas circulares llegadas en el último semestre. Voy a responderte a ambas. Tú no respondiste a mi primera, hace ya siete años. Quizás no la recibiste. Por eso, en esta segunda ocasión, uso un correo de amplia difusión por ver si ahora consigo que la recibas. No espero respuesta... no exige gran esfuerzo pero estás librando otras muchas batallas de mayores consecuencias. Amplio la misiva a quienes firman en nombre de la uniforme “presidencia colegiada de la Comisión Electoral”.

La primera misiva, pidiendo la participación en las primarias, estaba trucada de falsa democracia. Quién iba a imaginar alguna vez en tiempos pasados, pero aún muy próximos, que la izquierda alternativa, radical, movimiento político social, sería capaz de promover una votación tan irregular como la que se ha producido para aclamarte, por minoría vergonzosa, como candidato a una presidencia de gobierno que nunca alcanzarás, ni siquiera con estos métodos. Nos hicisteis votar por correo, sólo por correo, y sin comprobante alguno de envío ni recepción del voto. Sólo la debilidad alcanzada en esta organización, asimilada ya a las formas de partido clásico meramente representativo, explica la participación de una minoría (menos del 40%, no lo olvides) de las bases de IU en este procedimiento. Habríamos rechazado en cualquier convocatoria electoral porque conocemos bien el uso fraudulento al que se presta. Porque contribuye al aislamiento y a la desvertebración social. Pero sobre todo porque resulta inadmisible en este intento de democracia real, directa, participativa que quiso ser IU. Sin embargo ha sido aplaudido, eso sí, por los sectores sociales dominantes en la comunicación. Y por tus colegas. Yo voté requerida por los nuevos militantes ingenuos a cuya esperanza, en este caso infundada, no supe resistirme. No me consta si mi voto llegó, ni dónde ni cómo fue contabilizado.

Ayer (15 de enero 2007) abrí la segunda carta circular para presentar una “Consulta al conjunto de la afiliación” ante la constatación de la presentación de más de una candidatura para encabezar las listas de las circunscripciones de Valencia, Alicante y Castellón. La habéis llamado “consulta en forma de primarias... un proceso que posibilitará una mayor movilización del conjunto de la militancia... en un ejercicio de democracia interna que servirá de ejemplo a la sociedad y al resto de las fuerzas políticas”. No hay ninguna presentación de los candidatos que habéis incluido para esta circunscripción. Los viejos del lugar conocemos a alguno de ellos como profesional de políticas y politiquerías. Los jóvenes también. Junto a eso, aparece la noticia de que tu “delfina” valenciana propone una lista conjunta al Senado con el PSOE para derrotar a la derecha, sólo en el senado. Como si los votos para una Cámara tan ambigua sirvieran para derrotar a la derecha, con sus ideas socialmente interiorizadas y sus prácticas cotidianas durante doce años seguidos y los por venir. Repetición de la jugada ¿y de los resultados? de 1999.

Durante aquellos años de dirección federal que compartimos valoré tus múltiples aciertos políticos, tu trabajo, tu talante. Hasta que se produjo el primer encontronazo muy violento a propósito de mi oposición abierta al acuerdo electoral con el PSOE en 1999, a la sombra del segundo infarto de Julio Anguita. Nacía, o se destapaba, el comisario político. Luego asistí, como invitada, a la primera Asamblea de tu mandato como Coordinador General en la que quisiste “matar al padre” enterrando la parte más viva, participativa y abierta de este frágil, aunque esperanzador, proyecto político. Lo hiciste con todos los medios a tu alcance y ayudado por tus colegas: la imagen pública, el discurso y hasta la ocultación material de diez años de historia. Te sumaste a la teoría de la pinza. Hoy parece que te sumas a muchas más teorías y prácticas para alcanzar el triunfo del bipartidismo con lo que estás abonando lo mismo que denuncias, el “pensamiento líquido”. Y eso es lo que le resta credibilidad, y votos, a la izquierda que se arriesga en la praxis política.

A partir de aquella asamblea en la que no conseguiste ganar del todo, has destruido la dirección colegiada, has despreciado la elaboración colectiva de los programas y de las propuestas institucionales y sociales, has ignorado a las asambleas de base con diversos métodos. Eso es lo que se percibe desde las asambleas de base o desde lo que llamáis “conjunto de la militancia”. El peor de todos es el que ahora utilizas con esta convocatoria de falsas primarias. Anulas con ella las decisiones ya tomadas asambleariamente, y te asemejas a lo que también escuchaba esta mañana en boca de dirigentes del PP a propósito de las candidaturas electorales “atenderemos las indicaciones de Madrid” para que Federico Trillo encabece la lista de Alicante por sexta vez. Lo que los líderes de eternas operaciones de caudillaje nunca satisfechas, esperan ahora y aquí, en Esquerra Unida del País Valencià, que Madrid le saque las castañas del fuego que llevan alimentando hace más de una década.

Puede que durante tu trabajo de Coordinador te haya tentado la figura del dirigente, (el que acaudilla, lleva la batuta, capitanea, dirige el cotarro) pensando que con ello por fin matabas al padre. Pero ese proceso psicológico del que habla el psicoanálisis, puede significar también, en alguno de sus sentidos, crecimiento maduración, autonomía. Algo que no has alcanzado. En ningún caso debe aceptarse con este otro sentido que tú le das de arrasar con el pasado. Lo que pareces perseguir desde que llegaste al poder aupado por colegas y también por muchos bienintencionados que emplearon sus esfuerzos, tiempo y peculio personal en despejar tu carrera hacia la Coordinación General de Izquierda Unida, ¿o habría que llamarla ya capitanía?. El “pensamiento líquido” felizmente reinante, no se combate sólo con palabras sólidas, ni con votaciones contradictorias tapándose la nariz. Las palabras, las votaciones deben ir acompañadas de la práctica política para la que nos asociamos un día, no tan lejano: participación democrática, elaboración colectiva, recuperación de la ética política, búsqueda y materialización de una sociedad justa y libre.

P. D. En estas primarias no votaré. El lamentable espectáculo público que han protagonizado nuestros diputados y diputadas en las Cortes Valencianas, todos y todas, ha sido alimentado por tu apoyo a una de las partes, no importa si es la mejor o la peor. No es tu papel ni contribuye tampoco a recuperar lo que proponéis en la última misiva: la solvencia y la credibilidad de Esquerra Unida del País Valencia como alternativa solvente. Ahora parece que hay acuerdo para las listas del País Valenciá, hace varias semanas que lo pronostiqué. ¿Por qué no hemos ahorrado tanto sobresalto?

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles