Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Izquierda Unida

Lafontaine une a la izquierda, Llamazares la dinamita

Javier Parra / 27 dic 07

Gaspar Llamazares trajo a Oskar Lafontaine a Madrid con la intención de usarlo como baza electoral de cara a Marzo. Se cree el asturiano que hacerse una foto con el líder de "La Izquierda" en Alemania es un aval que hará que la izquierda española se rinda a sus pies y le diga: "Si, ¡tu eres nuestro Lafontaine! ¡Te seguiremos!". Desgraciadamente las virtudes no se pegan, y dudo bastante que el alemán conozca la acción política de Llamazares porque si así fuera, dudo que hubiese aceptado hacerse una foto con el artífice de reventar Izquierda Unida y hacer que lo desprecie toda la izquierda alternativa.

Algunos líderes "llamazaristas" ya han declarado que no están cómodos junto a los símbolos comunistas, incluso que se avergüenzan de ellos. No sé si pensaban lo mismo cuando fué el PCE quien puso a disposición de IU todas sus sedes, sus recursos, sus hombres y mujeres, su dinero, sus esperanzas… Un PCE al que ahora, desde el entorno de Llamazares, se está intentando aislar y expulsar de la coalición, convirtiendo a IU en una organización sin militantes, una especie de "Coordinadora de cargos públicos", pero con el apoyo de los grandes medios de comunicación, eso sí. Unos medios que también desprecian, como los de Llamazares, a la izquierda anticapitalista.

El camino de Llamazares y los suyos es el mismo que emprendieron los Garrido, Almeida o Carrillo, aunque pretende hacerlo desde el control del aparato, recurriendo a purgas, expulsiones, y a la ayuda de medios los medios afines al PSOE.

Lafontaine abandonó la socialdemocracia para unir a la izquierda anticapitalista. Llamazares abandona la izquierda anticapitalista - si es que alguna vez estuvo en ella - para desembarcar en la socialdemocracia.

Y es que Llamazares no es Lafontaine, y por supuesto ni tiene la capacidad ni la intención de unir a la izquierda. Para unir a la izquierda no bastaría con unir a sus organizaciones en una estrategia común, sino en lo que es más importante, construir un discurso radicalmente distinto a lo existente, de izquierdas, internacionalista, republicano y verosímil. Un discurso que sólo será posible construir abandonando cualquier tipo de sectarismo, intolerancia o resentimiento.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles