Quiosco de Prensa
pce.es > Quiosco de prensa

“Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro la voces de los ecos,
Y escucho solamente, entre las voces, una.
Retrato, Antonio Machado

Asturias

En vísperas gubernamentales

Luis Arias Argüelles-Meres, Diario La Nueva España / 05 jul 07

Cuando escribo estas líneas, Rajoy suelta su anodina perorata en el debate sobre el estado de la nación. En Asturias, las negociaciones entre PSOE e IU llevan rotas desde el sábado y, a juzgar por lo que manifiestan Javier Fernández y Areces, no parece fácil que la cosa se recomponga. En muchos ayuntamientos son noticia los estipendios que se han fijado para los ediles liberados.
Sírvanos en este caso Ribadesella como botón de muestra: un 30 por ciento de subida. ¿Qué sector laboral de la empresa pública o privada decide incrementar su salario lo que le plazca? Ninguno, salvo los políticos profesionales. ¿Qué puede estar pensando al respecto una ciudadanía que certifica de continuo que los políticos actúan como si de una casta privilegiada se tratase? ¿Hasta cuándo, hasta dónde y hasta qué seguiremos así?
¿Qué sacamos en claro de las negociaciones, en este momento rotas, entre PSOE e IU? ¿De verdad se trata de desacuerdos programáticos, o habría que hablar más bien de una lucha por el poder, por más consejerías, más direcciones generales, más cargos de confianza? Se podría argüir que se trata de instrumentos de poder para llevar a término determinadas políticas, que no es, por tanto, una lucha por canonjías. ¿Alguien, de veras, se puede creer esto? Yo tampoco.
Fíjense ustedes. Un mero repaso a los últimos acontecimientos protagonizados por IU en Asturias. Primero, la pelea de pandilleros en la sede de la plaza de América, episodio del que no han dado explicación alguna, ni siquiera han hecho lo más obligado: interesarse por el estado de salud del ciudadano Juan Vega, que sufrió agresiones en esa escaramuza. Interesarse y, por supuesto, condenar la actitud energuménica de quienes arremetieron contra él. ¿No resulta eso obligado para un partido democrático? No hay justificación alguna para ese silencio.

Tras esto, las negociaciones con el PSOE. No han salido a la palestra para hablar de los desacuerdos que tienen en proyectos políticos. Lo que se pone de relieve es que exigen mayor presencia en las instituciones. ¿Tanto les cuesta ser claros también en esta materia? Se diría que se empecinan en que declamemos todos, antes de la lucha final, un conocido endecasílabo de Lope de Vega: «Creer sospechas y negar verdades».

Por si todo ello fuera poco, dos veteranos sindicalistas que inspiraron la película «Los lunes al sol» están encarcelados. Una izquierda de siglas, incluido el PSOE, en el poder. Una izquierda sindical no burocratizada ni «liberalizada», en la cárcel. Si esto no es asistir a una auténtica esquizofrenia política, que venga Marx y que nos arroje luz al respecto.
Ediles de todos los partidos, incluida la izquierda de siglas (PSOE e IU), que se suben sus honorarios lo que les viene en gana y, en todo caso, muy por encima, en la mayor parte de las ocasiones, de los emolumentos que obtendrían en su vida profesional. Sumemos a eso lastres y errores de bulto, empezando por la pelea en la sede de la plaza de América y sus consecuencias, atroces silencios incluidos, siguiendo por la forma en que se negoció hasta ahora con el PSOE y concluyendo con acordarse tarde, mal y nunca de la situación en que se encuentran dos sindicalistas en cuyas trayectorias no hay liberaciones laborales, ni pelotazos urbanísticos, ni nada que se le parezca.
Cualquiera que se tome la molestia de observar la actualidad política astur en este momento sentirá que su estómago se llena de acidez y que su cabeza empieza a gesticular con inequívocos gestos de lamento e indignación.
Tras cuatro años de Gobierno de la izquierda plural y transformadora, la ciudadanía no les ha recompensado otorgándoles más votos, y es seguro que la indiferencia y el menosprecio que se plasmaron en la jornada electoral vienen creciendo irremisiblemente.
Una izquierda que protagoniza deplorables actos de violencia en su sede y que, encima, se niega a dar la cara tras lo sucedido, la misma que negocia en despachos parcelas de poder y no se toma la molestia de explicar a la ciudadanía en qué proyectos políticos no es posible el acuerdo con el PSOE, aunque sólo fuese para disipar dudas acerca de cuál es el verdadero caballo de batalla: las ideas o las canonjías. La misma que ni se sonroja ni se horroriza por el hecho de que dos legendarios luchadores obreros estén en prisión.

Éste es el panorama de la Asturias de hoy. Si algo así no resulta indignante, habrá que preguntarse qué nos queda por ver.

¿Seguirá el señor Montes Estrada llamando «seudo» izquierdistas a todos aquellos que apoyan a los sindicalistas encarcelados, a quienes se horrorizan ante el espectáculo de la plaza de América?

Dígame una cosa, señor Montes: ¿A quién fotografiaría hoy en Asturias Roberto Capa: a Cándido y a Morala, o a usted?
Parodiando a Azaña, «permítame que me sonroje por cuenta de su señoría». Cambiemos sólo una palabra. En lugar de «señoría», nos arreglamos con el «usted».

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles