Federaciones
Inicio > Federaciones >
 

Madrid


Informe al Comité Central del Partido Comunista de Madrid


Partido Comunista de Madrid / 16 ene 06

Aprobado por unanimidad

La incuestionable victoria de Evo Morales y del MAS en las recientes elecciones bolivianas, precedida de una sostenida e intensa movilización social, pone en evidencia la vigencia del impulso histórica de la revolución cubana. Como en el caso de Venezuela, los movimientos populares han llegado al poder por la vía electoral, como otras veces lo hicieron , en un subcontinente en el que el cambio social empieza a cobrar más fuerza que en cualquier otra etapa precedente Más allá de las sombras que siguen arrojando los casos de Brasil, cuyo gobierno no despega de la tutela del neoliberalismo frustrando las esperanzas de la mayoría de su pueblo, o el de Argentina, que acaba de devolver al FMI el monto íntegro de su deuda con dicho organismo internacional, mientras la pauperización y la hambruna siguen asolando a amplios sectores de su población.

Habrá que esperar la evolución del gobierno del Frente Amplio en Uruguay y las expectativas que parecen abrirse para las candidaturas de Humala en Perú y López Obrador en Méjico. Si tras las elecciones supera Chile definitivamente su etapa de democracia todavía vigilada, sólo quedarían Colombia y las pequeñas repúblicas oligárquicas centroamericanas como reducto de la hegemonía política de USA en América Latina.

Es precisamente ese panorama el que está condicionando en la potencia hegemónica el repliegue, incluso dentro del Partido Republicano, de las posiciones respecto a la invasión de Irak, hacia una nueva estrategia en la que, frente a una guerra abiertamente de resistencia y civil al mismo tiempo, sin salida militar y política para USA, se trataría de consolidar las posiciones alrededor del mar Caspio (Afganistán y Pakistán, de un lado, y Ucrania y algunos otras ex repúblicas soviéticas asiáticas, por otro), dejar que siga Europa administrando la integración de los países del Este y de los restos de las ex Yugoslavia en la esfera de euro y volver a una nueva fase de la doctrina Monroe, cuya aplicación ya acabó con las esperanzas de liberación del subcontinente en la década 60-70. Esa es la amenaza que se cierne, con Bush o sin él, sobre las expectativas de soberanía latinoamericana y de ahí la importancia de que se vayan consolidando los procesos populares y democráticos. El veto USA a la venta de aviones a Venezuela por parte de España –además de supones injerencia intolerable hacia nuestra soberanía y la evidencia de la vulnerabilidad de algunos de nuestros sectores industriales-, es el primer paso, de hecho, para el bloqueo de Venezuela a través de terceros países. La Permanente Federal ha concluido en la necesidad de preparar desde los grupos parlamentarios en Europa y en España sendas iniciativas de condena al respecto.

En Palestina, más allá de la escasa influencia del forzado abandono de Sharon, lo relevante es el ascenso de las posiciones de Hamas. El caso del Sahara Occidental sigue siendo el paradigma negativo de una política exterior común europea entregada a los intereses de Francia y España en relación al régimen marroquí, intereses, por otra parte, relacionados con la restrictiva política inmigratoria de la UE y el abandono de un continente en el que siguen esquilmándose sus recursos naturales y asistiéndose impasibles a la extinción física de sus poblaciones.

Esa relativa autonomía europea en relación a los países del este europeo y la explotación del continente africano –naturalmente a través de multinacionales asociadas- es la compensación a la rígida dependencia de la UE respecto a USA en la estrategia globalizadora, antiterrorista y de militarización pretextual del planeta. La Ley de Defensa, aprobada también con los votos de IU-IC-IV –conviene volver a recordarlo- en nuestro Parlamento, es el más reciente ejemplo de esa pérdida de soberanía de hecho y de derecho de la que sólo de derecho sigue escapando Francia, vecino paradigma, por otra parte, de cómo el republicanismo por sí sólo, aunque sea condición necesaria, no es condición suficiente para la justicia y la cohesión social si acepta el neoliberalismo y su globalización. Estamos valorando la realización de una jornadas de profundización y debate sobre nuestra apuesta republicana que deberían concluir en un acto público en la Fiesta de septiembre.

Mientras algunos partidos comunistas de la Europa próxima y lejana no sólo emergen, se mantienen y se consolidan, sino que avanzan, el Partido de la Izquierda Europea sigue sin ser el referente alternativo en el proceso de construcción europea que apostamos, y la derecha envalentonada plantea una inaudita iniciativa en el Consejo de Europa para la equiparación histórica del Comunismo con el nazismo y sus crímenes.

Aquí, esa derecha se aplica, en una batalla perdida, con todo su conservadurismo reaccionario contra el neoliberalismo correctamente político de un PSOE que sigue consolidando su mayoría sociológica, reconfortando a los grandes grupos económicos en su política económica y social en un escenario macroeconómico que ya sitúa a España objetivamente en el G-8. Los gestos del PP sólo alientan a una iglesia resurrecta, a algún general, fulminantemente cesado por un PSOE que impone una desorbita Ley antitabaco con un amplio consenso social al tiempo que reconoce la necesidad de vigilar policialmente los centros escolares para contrarrestar el consumo precoz de cocaína o apadrina OPAS que incrementan el poder de los monopolios y la destrucción de empleo.

En ese contexto es la clase trabajadora la que sigue perdiendo, mientras los sindicatos gestionan la precariedad y los despidos (SEAT, Iberia, RTVE…) e IU dedica la mayor parte de sus energías al mantenimiento de su política de alianzas periféricas. Nunca fue coherente gobernar con los nacionalistas del PNV en el País Vasco; es natural que cuando gobernamos en grandes ayuntamientos, como el de Córdoba, lo hagamos con rigor y eficacia, y es consustancial con la defensa del federalismo el apoyo al Estatuto de Cataluña, pero no incondicionalmente y con mayor énfasis que la propia burguesía catalana.

En ese galimatías, para el que cada parte de la pluralidad tiene justificaciones, el proyecto teóricamente alternativo se diluye mientras gobierno, patronal y sindicatos mayoritarios pergeñan una nueva reforma laboral a la medida del incremento de la tasa de ganancia capitalista a costa de mayor precariedad. En ese sentido, la Comisión del Mundo del Trabajo del PCM está programando, para le próximo 19 de febrero, un acto que aprobamos celebrar dentro de la estrategia de visibilización de las posiciones del Partido aprobadas en el Congreso.

En relación al debate aún no saldado con IU, debemos saludar el pronunciamiento mayoritario de UGT contra la legalización de la prostitución.

Lo que aparentó ser un avance político en el último Consejo Federal de IU (acuerdo mayoritario para matizar la posición en relación al Estatut y enmiendas a la LOE impulsadas por el Área Federal de Educación) se ha visto frustrado por la vulneración parlamentaria de nuestro grupo del acuerdo orgánicamente adoptados en relación al Estatut. Es momento, de nuevo, para exigir responsabilidades, pero la resolución de los problemas de IU pasa, además, por la restitución de la soberanía a sus órganos a través de cambios en su dirección permanente que la garantice, mediante acuerdos estables de las candidaturas de su última Asamblea Federal. No valen recomposiciones meteóricas ni acuerdos palaciegos de quienes poco representan orgánicamente, sino una verdadera integración en la Permanente y en la dirección cotidiana federal de IU de cada candidatura en proporción a los resultados obtenidos por cada una de ellas, que de lugar a una verdadera dirección colectiva y colegiada.

Esa es la primera condición necesaria para que IU deje de ser un rehén de la corrección política del PSOE, para que gestione con mayor coherencia su política de alianzas periféricas y recupere su perfil federal y pueda ejercer la oposición programática, alternativa, contundente y de izquierdas que reclama nuestro Presidente Ejecutivo en el último Mundo Obrero. La segunda es que, cara a las próxima elecciones municipales y autonómicas, se arbitren los mecanismos que garanticen una real participación del conjunto de la organización en la elaboración programática, propiciándose, además, el papel que a las áreas de elaboración colectiva corresponde. Debemos rechazar, desde este momento, métodos como las Convenciones programáticas que se han venido utilizando, tanto en el ámbito federal como regional en los últimos tiempos, en las que, finalmente, no existe otra oportunidad que la ratificación de programas de gabinete.

Porque IU sigue siendo su proyecto estratégico, el Partido, en consolidación de su soberanía y fortaleza como elementos imprescindibles para el avance del movimiento político y social que necesitamos cada vez más fuerte y eficaz, más cercano a la ciudadanía de izquierdas y más capaz de recuperar la confianza de su electorado natural, sigue poniendo las bases de su próximo Manifiesto Programa. Este Comité Central deberá esforzarse por la participación en su elaboración de todos/as y cada uno/a de los/as militantes madrileños/as.

Para influir en IU, no sólo en términos programáticos y de aumento de representantes institucionales comunistas, sino para su avance político y para que deje de ser una alternativa de izquierda necesariamente “transformable” en su actual estado y pueda jugar el papel que le corresponde como izquierda transformadora, es necesario que todos los comités del Partido de todos los niveles y ámbitos, dispongan de los medios humanos y materiales suficientes. Lo que desde la perspectiva organizativa hemos aprobado en el Congreso Federal y en el del PCM, debe servir para poner en marcha las iniciativas que garanticen la viabilidad de las estructuras necesarias en un momento de grave crisis financiera de las direcciones federal y regional. Ese es el objetivo de la Conferencia de Organización y Finanzas del PCM que vamos a celebrar en estrecha colaboración con la dirección del PCE, precedida de drásticos y lamentables reajustes en nuestra estructura regional, decididos por la Comisión Permanente y asumidos con toda responsabilidad por los/as afectados/as, dado que ha sido imposible tramitar un expediente temporal de regulación de empleo. En la Conferencia debe quedar reflejado el alto grado de responsabilidad colectiva esperable de todos/as y cada uno/a de los/as comunistas madrileños/as organizados/as y producirse el reencuentro con aquellos/as que compartiendo la política del Partido para el proyecto, siguen alejados/as de este Comité Central tras la celebración de nuestro último Congreso.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles