Federaciones
Inicio > Federaciones >
 

La referencia a los aborígenes en la placa es para minimizar la verdadera historia del fascismo en Canarias


El Partido Comunista de Canarias reclama al Cabildo la modificación de la placa situada en la Sima de Jinámar


María Puig Barrios, Secretaria General del PC de Canarias / 25 nov 12

Desde los años de la clandestinidad, el Partido Comunista de Canarias organiza, el día 1º de noviembre, un acto de homenaje en la Sima de Jinámar a los militantes que lucharon por una sociedad más justa e igualitaria, y que murieron defendiendo la libertad y la democracia, frente al golpe de estado de los militares fascistas que provocó una guerra en España, de 1936 a 1939, y una larga dictadura fascista que duró casi cuarenta años.


Este año, nos encontramos, en la Sima, una placa instalada por el Cabildo Insular de Gran Canaria, con la siguiente inscripción que deja mucho que desear como homenaje a los que sufrieron una dura represión en Canarias:


“Sima de Jinámar, Sitio Histórico: Además de una chimenea volcánica de 80 metros de profundidad con gran interés geológico, la Sima de Jinámar es un sitio histórico de suma importancia en la memoria colectiva de Gran Canaria. En este emplazamiento, se materializó la represión que sigue a la sublevación militar de 1936 contra dirigentes sindicales y afiliados a las organizaciones populares republicanas, a las que se dio muerte y arrojó a la Sima. Según algunas fuentes escritas, en fechas anteriores a la conquista de Gran Canaria (en torno a 1393), los antiguos canarios tiraron al interior de la Sima a trece frailes que convivían con ellos como represalia a los continuos ataques a la Isla de navegantes europeos.”


Y decimos que deja mucho que desear como homenaje a los que lucharon, porque no solamente se les quitó, entonces, la libertad y la vida, sino que ahora, se empeñan en quitarles, también, su militancia política, usurparles su ideología. Los que murieron no eran sólo “afiliados a las organizaciones populares republicanas”, como se informa en la placa. Los que murieron eran personas comprometidas con el Frente Popular de Izquierdas que había ganado las elecciones en febrero de 1936 y gobernaba España. El Frente Popular lo formaban diversos partidos políticos: Partido Comunista de España, Partido Socialista Obrero Español y otras fuerzas políticas, y muchos de los represaliados, asesinados, arrojados en la sima, en los pozos, en el mar, eran militantes de estos partidos políticos, que, como es el caso del PCE y del PSOE, siguen presentes en la vida política española, porque sigue viva la memoria colectiva. Por ello, Dolores Ibárruri, Pasionaria, dirigente histórica del PCE, fue diputada en 1936 y volvió a ser elegida en 1977. También ha sido diputados todos los secretarios generales del PCE: Santiago Carrillo, Gerardo Iglesias, Julio Anguita, Paco Frutos, y en estos momentos, José Luis Centella. Los secretarios generales del PSOE, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, han sido presidentes de gobierno, como lo fue, en 1937, el médico canario del PSOE, Juan Negrín.


Por lo tanto, despolitizar diciendo que la represión se materializó contra “afiliados a las organizaciones populares republicanas” es ocultar, tergiversar la Historia, largamente silenciada, de la lucha contra el fascismo que terminó provocando la II Guerra Mundial (1939-1945). En Europa, se conmemora esta lucha contra el fascismo, en determinadas fechas históricas, y han surgido iniciativas como el monumento construido en 1979 en Glasgow, para rendir homenaje a Pasionaria y a los voluntarios británicos de las Brigadas Internacionales que lucharon en la Guerra civil española contra el fascismo.

Pero en España, se sigue secuestrando la Historia, silenciando los verdaderos motivos ideológicos del golpe de estado y la Guerra civil, y los hechos ocurridos. Se sigue ocultando cuidadosamente los nombres de los autores de la represión llevada a cabo a través de los Consejos de Guerra y fusilamientos (“la Justicia al revés” que decía Serrano Suñer), y mediante las detenciones, torturas, desapariciones y asesinatos. Las instrucciones del General Mola fueron muy claras: “Se tendrá en cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta para reducir al enemigo. Desde luego, serán encarcelados todos los directivos de los partidos políticos, sociedades o sindicatos no afectos al movimiento, aplicándoseles castigos ejemplares.” Y algunos se esmeraron en cumplir esas instrucciones. Pero, la mayoría de las veces sólo se dice que la represión que sigue al golpe de estado es ejecutada por el Ejército, la Guardia Civil y las organizaciones paramilitares como Falange y Acción Ciudadana. Ni un nombre, en Canarias, de los que pertenecían a esas organizaciones. ¿Por qué? ¿Por las vidas y los bienes que se cobraron? ¿Por pertenecer a la burguesía canaria los miembros más destacados y activos de Falange? ¿Cuándo se dejará de secuestrar la Historia? ¿Cuándo se escribirá negro sobre blanco lo que ocurrió en Canarias, tal y como ocurrió, con nombres, apellidos, ideología de los protagonistas, sin concesiones a determinadas familias y sectores que han venido secuestrando la Historia, para preservar su prestigio social?


Y decimos que la inscripción de la placa deja mucho que desear porque añade una referencia a un hecho acaecido en el siglo XIV con los antiguos canarios (que parece que sí tiene fuentes escritas, contrariamente a los miembros de las organizaciones paramilitares del siglo XX que parecen no tener nombres y hazañas escritas, ni testimonios orales de los que vivieron los hechos o los oyeron desde la infancia). ¿Esta referencia a los aborígenes es para minimizar la verdadera Historia del fascismo en Canarias que no fue escenario de guerra, sino la retaguardia que había que “pacificar” con detenciones, torturas, desapariciones y asesinatos? En Europa, se celebran muchos actos para recordar los horrores de las guerras del Siglo XX y profundizar en la comprensión de la Historia, pero desde luego, no lo mezclan con la Historia de sus ancestros los Galos, los Celtas, los Anglos, los Sajones y demás pueblos.


Por todo lo anterior, el Partido Comunista de Canarias reclama que se haga referencia a la represión contra los militantes, dirigentes y simpatizantes de los partidos políticos de izquierda o del Frente Popular de izquierdas y que se quite el siguiente texto: “Según algunas fuentes escritas, en fechas anteriores a la conquista de Gran Canaria (en torno a 1393), los antiguos canarios tiraron al interior de la Sima a trece frailes que convivían con ellos como represalia a los continuos ataques a la Isla de navegantes europeos.”


Nota: Esta carta fue presentada en el Registro del Cabildo Insular de Gran Canaria el 23 de noviembre de 2012.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles