Federaciones
Inicio > Federaciones >
 

Comité Nacional del PCE-EPK


Extracto del Informe Político aprobado por el Comité Nacional del PCE-EPK


PCE-EPK / 19 feb 05

El Informe completo está a disposición en la Web: www.pce.es/epkpce
También está a disposición el Informe de Coyuntura del Mundo del trabajo aprobado

Euskadi

El debate de estos últimos meses se ha centrado de nuevo en el Plan Ibarretxe que fue aprobado por mayoría absoluta en el Parlamento Vasco tras asistir a una votación que obedeció, en algunos casos, a intereses ajenos al propio Plan. Así sucedió con los tres votos de Sozialista Abertzaleak y los tres de Ezker Batua.

Desde el PCE-EPK hemos considerado que Ezker Batua en coherencia con su postura contraria a los contenidos del Plan Ibarretxe tenía que haber votado en contra en la sesión del Parlamento Vasco del pasado 30 de diciembre. De nuevo EB con su actuación ha puesto en aprietos a Izquierda Unida federal que ha sido incapaz, condicionada por su crisis interna de mayorías y minorías, de gestionar un modelo federal común y una misma posición en el conjunto del Estado. Todo ello ha dañado su imagen y restado credibilidad a lo que decimos ser, una fuerza de carácter federal.

Una vez más, Ezker Batua se subordina a las tesis del nacionalismo dejando a la derecha vasca liderar este proceso. El Partido Nacionalista Vasco, fiel aplicador de las políticas económicas neoliberales en Euskadi, no utiliza el autogobierno para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, sino para mejorar las posiciones de clase de la burguesía vasca. Basta analizar la evolución de los últimos años en el gasto social y las políticas económicas aplicadas por el Gobierno Vasco allí donde tiene competencias: un recorte paulatino en el gasto social acompañado de políticas de déficit cero en los presupuestos de la Comunidad Autónoma, porcentajes de desempleo, precariedad y siniestralidad laboral preocupantes, aplicación de un sistema fiscal regresivo que beneficia a las rentas más altas, política permisiva ante el gran fraude fiscal y aplicación de políticas privatizadoras en todos los sectores (energético, telecomunicaciones, enseñanza, sanidad, etc.).

Este proceso nada tiene que ver con la defensa del derecho de autodeterminación en su concepción clásica de liberación de los pueblos desde su doble vertiente, la nacional y la social. Vemos con enorme preocupación el retroceso que supone el Plan Ibarretxe para la consecución de ese objetivo ya que la derecha vasca ha conseguido hegemonizar este debate, adulterando el contenido del mismo.

Lejos de avanzar en la senda de la liberación nacional y social, la situación actual refuerza al nacionalismo más conservador y excluyente, el que aplica políticas económicas neoliberales por un lado y el que niega, por otro, la existencia de diferentes culturas en el seno de una sociedad vasca construida sobre la base del mestizaje, con sentimientos de pertenencia múltiples e identidades complejas.

Por otra parte, la gran ofensiva mediática puesta al servicio del nacionalismo español más rancio representado por el Partido Popular que añora los tiempos de “una grande y libre”, no tiene ningún reparo en descalificar, manipular e intentar utilizar en beneficio propio este debate.

El Partido Socialista de Euskadi que ahora se presenta, hipócritamente, como el más ferviente defensor del Estatuto de Gernika ha sido responsable directo de su bloqueo al negarse a transferir aquellas competencias que todavía hoy, pasados más de 25 años de Estatuto, siguen en manos del Estado. También se han negado durante estos dos años a hacer aportación alguna cuando en otras comunidades se convertían en los impulsores de los cambios. Hace unos meses han presentado su propuesta de modificación estatutaria y creación de una mesa de partidos para después de las elecciones vascas. Aunque se han producido cambios de posición y discurso en el PSE, consideramos que éstos se tenían que haber producido hace mucho tiempo y que se han creído que ellos únicamente tienen la potestad de fijar los tiempos y los ritmos de la modificación estatutaria, cosa que por otra parte critican del PNV.

El debate del Plan Ibarretxe, así como los que se están dando en diferentes zonas del Estado pone de manifiesto la necesidad de avanzar en el proceso autonómico abierto en el año 1978. En este sentido, nosotros apostamos por la construcción de un Estado Federal plural y solidario, que en su devenir histórico y en función del avance de las fuerzas progresistas, será una España republicana y socialista.

Consideramos desde el PCE-EPK que un cambio en el actual marco político y jurídico requiere un consenso superior al obtenido por el Plan Ibarretxe en el Parlamento Vasco. Por ello, abogamos por iniciar un nuevo proceso diseñado por el conjunto de las fuerzas políticas, consensuando métodos y calendarios que culmine en un avance real de autogobierno y no en una nueva fase de crispación política y social.

El rifirafe en torno al método de debate del Plan en el Congreso de los Diputados ha sido la expresión vergonzosa de los intereses electorales tanto del PNV como del PSOE y PP. De nuevo, la forma ha prevalecido sobre el fondo, ninguno de estos Partidos estaba interesado en debatir en profundidad y con rigor el contenido de la Propuesta, sino en adelantar o atrasar la celebración del Pleno del Congreso en función del calendario electoral vasco y de su mejor posición ante esta cita.

Tras el rechazo en el Congreso de los Diputados, el Ejecutivo Vasco se ha afanado en adelantar las elecciones como respuesta. Ya situados en la recta electoral hacia la constitución del nuevo Parlamento Vasco, se vislumbra unas elecciones que se van a convertir en un plebiscito en torno al Plan Ibarretxe. De nuevo el debate va a estar centrado exclusivamente en las identidades, sin entrar a considerar otros contenidos de los programas electorales.

Desde el PCE-EPK demandamos de Ezker Batua en este próximo escenario electoral que sitúe en primer término la necesidad de tender puentes entre nacionalistas y no nacionalistas, así como la defensa de políticas sociales y redistributivas de la riqueza.

Todo parece indicar que finalmente Batasuna no estará en los comicios electorales. La propuesta de Anoeta, presentada en el mes de noviembre, anunciaba la voluntad de Batasuna de iniciar un proceso de diálogo, así como su compromiso de utilización de vías “exclusivamente políticas y democráticas. Ya dijimos entonces que esto no representaba novedad alguna, ya que era un compromiso adquirido y no cumplido en fechas anteriores. Para nosotros el inicio del proceso de diálogo que Batasuna planteaba tenía que ser el desmarque y la renuncia del terrorismo como instrumento de intervención política. Por ello, demandabamos de Batasuna que dejase de ser rehén de las decisiones de ETA, exigiéndole su desaparición para incorporarse a las tareas instituciones y de masas.

La realidad de estos últimos meses con nuevos atentados con coches bomba, los continuos ataques a sedes políticas y las diferentes detenciones con material preparado para atentar, ha venido a demostrar que ETA lejos de sumarse a la propuesta de Anoeta, sigue debilitando y profundizando la crisis actual en la que está inmersa Batasuna. La falta de credibilidad y la desconfianza generada por experiencias anteriores, así como la falta de valentía para denunciar la amenaza, el chantaje y el asesinato, fustra de nuevo las expectativas de aquellos sectores que esperaban un cambio en su trayectoria.

La presente legislatura parlamentaria ha dado fin estos días con la convocatoria de elecciones para el próximo mes de abril y hemos sido espectadores, como si de una loca carrera contra el tiempo se tratara, de la aprobación de varias leyes en el Parlamento Vasco. Un Parlamento que presenta un balance bastante raquítico en lo que a producción legislativa se refiere. Esto ha puesto en evidencia, por una parte, la incapacidad del Tripartito vasco de negociar o recabar apoyos más allá de sus propias filas y, por otra, la voluntad de la oposición de boicotear constantemente al Ejecutivo mostrándose mucho más interesado en desgastar al Gobierno en minoría.

El Proyecto de Ley del Suelo elaborado por el Departamento de Vivienda que Ezker Batua dirige desde el seno del Gobierno Vasco se ha presentado excesivamente tarde lo que ha imposibilitado seguir los ritmos normales de discusión y negociación en la correspondiente Comisión parlamentaria y, probablemente, su aprobación. El proyecto más importante y una de las razones de ser del Pacto de Gobierno entre PNV-EA y Ezker Batua ha tenido que sortear muchas resistencias de sus propios socios de gobierno en el proceso de elaboración que ha desembocado en la renuncia de algunos de sus contenidos, para finalmente, ser rechazado por el Parlamento Vasco, con los votos negativos del Partido Popular, el Partido Socialista de Euskadi y Sozialista Abertzaleak.

La actitud mantenida por el Partido Socialista ha sido vergonzosa y cambiante a lo largo del proceso y muy condicionada a intereses urbanísticos de muchos municipios donde gobierna. Así, pasó de un primer anuncio de apoyo a la Ley hasta la presentación de enmiendas que pretendían favorecer intereses de constructoras, la especulación del suelo y la falta de transparencia.

Desde el EPK consideramos que este Proyecto de Ley tiene algunos aspectos positivos y novedosos como la creación de las figuras del agente urbanizador y el agente edificador que impulsarán la salida de suelo al mercado y su posterior edificación. Sin embargo, no podemos compartir ni la privatización de la gestión de dichos agentes ni la reducción del porcentaje de reserva de suelo para la construcción de Vivienda de Protección Oficial (VPO) en suelo urbanizable.

Queremos manifestar nuestro apoyo y solidaridad con la lucha continuada y constante que están impulsando todos los sindicatos en Euskadi en contra del Decreto del Gobierno Vasco por el que se permite la apertura comercial de hasta 8 días en domingos y festivos en nuestra Comunidad. El rechazo a cualquier apertura en domingos y festivos ha sido secundado masivamente por los trabajadores y trabajadoras del sector del comercio en diferentes manifestaciones. La actitud del Gobierno ha sido la de favorecer los intereses de los grandes centros comerciales en perjuicio del pequeño comercio y de los miles de trabajadores y trabajadoras que verán modificadas y empeoradas sus condiciones laborales.

Desde el PCE-EPK rechazamos cualquier apertura en domingo o festivo desde la defensa de las mejoras condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras del sector, desde la defensa y por la supervivencia del pequeño comercio, desde la defensa del descanso en domingos y festivos y, por último, desde la defensa de un consumo responsable desligado de los tiempos y espacios de ocio.

Hemos asistido estos días al debate en torno al Concierto económico y más concretamente a la sentencia del Tribunal Supremo por la que se declaran ilegales las ventajas fiscales a las empresas de Euskadi. La normativa fiscal vasca ya ha sufrido numerosos recortes a lo largo de estos últimos años como consecuencia de otros procesos judiciales tanto en España como ante la Unión Europea que rebajaban impuestos a la patronal. En esta ocasión la sentencia anula ventajas que se aplican en beneficio también del empresariado vasco, dejando sin efecto la rebaja del tipo general de gravamen al que tributan los beneficios (impuesto de sociedades) –32,5% frente al 35% vigente en el resto del Estado-, así como otras deducciones fiscales.

Todas las fuerzas políticas, las mismas que se enfrentan acaloradamente en torno al contencioso vasco, han salido en defensa de la capacidad normativa en materia fiscal que otorga el Concierto económico, manifestando que esto es un ataque directo al autogobierno. De nuevo, las fuerzas enfrentadas en torno a las identidades nacionales se ponen rápidamente de acuerdo cuando de cuestiones económicas se trata y muestran un consenso total tanto en el diagnóstico como en las actuaciones a emprender en la defensa de una capacidad normativa que beneficia directamente al capital vasco.

Desde el Partido, que defendemos la armonización fiscal no sólo en España sino en la Unión Europea, no podemos más que denunciar lo que pone de manifiesto, una vez más, esta Sentencia, esto es, la utilización del autogobierno para satisfacer a los más ricos, al tiempo que consideramos que la capacidad normativa que otorga el Concierto económico tiene que ser utilizada para armonizar al alza la tasa impositiva.

Comité Nacional PCE-EPK
19 de febrero de 2005

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles