Federaciones
Inicio > Federaciones >
 

Resolución PCE-EPK: Plan Ibarretxe


El Partido Comunista de Euskadi no comparte el voto favorable de Ezker Batua al Plan Ibarretxe


Comisión Permanente del PCE-EPK / 04 ene 05

El Partido Comunista de Euskadi considera que Ezker Batua en coherencia con su conocida postura contraria al Plan Ibarretxe tenía que haber votado en contra en la sesión del Parlamento Vasco del pasado 30 de diciembre.

El PCE-EPK mantuvo y argumentó, junto a otros compañeros y compañeras de EB, esta posición en la reunión del Consejo Político celebrada el pasado 17 de diciembre, cuya votación arrojó un resultado de 50 votos a favor de apoyar el Plan (el 62,5%) y 30 en contra (el 37,5%).

Los comunistas vascos hemos manifestado con anterioridad nuestros desacuerdos en torno a los contenidos del Plan Ibarretxe y en torno al método utilizado para su aprobación. Desde su primera presentación, hace aproximadamente dos años, hemos venido considerando que era una propuesta poco oportuna dado el alto nivel de crispación política e institucional existente en Euskadi, que se enfrentaba al problema de su propia viabilidad dado que no contaba con los consensos necesarios para su aprobación y que podía profundizar aún más la brecha social.

Hemos reiterado y criticado también que el monotema de las “identidades nacionales” fuera el único debate existente en la sociedad vasca, sin que afloren otras problemáticas sociales fruto de la aplicación de políticas conservadoras del Gobierno Vasco. La situación de dos bloques políticos enfrentados en torno al tema nacional beneficia a las fuerzas de la derecha, tanto en su versión vasca como española, el PNV y el PP. El resto de fuerzas políticas se sitúan y se subordinan a estos dos bloques renunciando a la creación de un espacio desde la izquierda que lidere los cambios del modelo territorial en clave de transformación social.

Los contenidos del Plan Ibarretxe en temas relacionados con la nacionalidad y la ciudadanía, el modelo de seguridad social, el modelo judicial, el modelo de relaciones laborales, el modelo social y el modelo de estructura territorial son radicalmente contrarios a nuestra propuesta de modelo de Estado federal. Por ello, consideramos que Ezker batua con su voto favorable en el Parlamento Vasco pone en aprietos a Izquierda Unida federal dañando su imagen y restando credibilidad a lo que decimos ser, una fuerza de carácter federal.

Una vez más, Ezker Batua se subordina a las tesis del nacionalismo dejando a la derecha vasca liderar este proceso. El Partido Nacionalista Vasco fiel aplicador de las políticas económicas neoliberales en Euskadi que dice si al Tratado Constitucional europeo, pretende convertirse en el partido hegemónico del nacionalismo vasco en un proceso de acumulación de fuerzas suficientes para situar en mejores condiciones al capital vasco ante el reto de la Unión Europea.

El objetivo de la derecha vasca en su reivindicación soberanista no es la de utilizar el autogobierno para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, sino para mejorar las posiciones de clase de la burguesía vasca. Basta analizar la evolución de los últimos años en el gasto social y las políticas económicas aplicadas por el Gobierno Vasco allí donde tiene competencias: un recorte paulatino en el gasto social acompañado de políticas de déficit cero en los presupuestos de la Comunidad Autónoma, porcentajes de desempleo, precariedad y siniestralidad laboral preocupantes, aplicación de un sistema fiscal regresivo que beneficia a las rentas más altas, política permisiva ante el gran fraude fiscal y aplicación de políticas privatizadoras en todos los sectores (energético, telecomunicaciones, enseñanza, sanidad, etc.).

Desde el Partido Comunista de Euskadi consideramos que este proceso nada tiene que ver con la defensa del derecho de autodeterminación en su concepción clásica de liberación de los pueblos. Los comunistas vascos siempre hemos defendido la autodeterminación desde su doble vertiente, la nacional y la social. Vemos con enorme preocupación el retroceso que supone el Plan Ibarretxe para la consecución de ese objetivo. La derecha vasca ha conseguido hegemonizar este debate, adulterando el contenido de la autodeterminación y reduciéndolo a un acto puntual de consulta, sin entrar al concepto más amplio, gradual, dinámico y liberador del término. Para nosotros la autodeterminación es un derecho democrático que no se agota en un solo acto y que supone ir avanzando hacia una mayor participación popular en la toma de decisiones y hacia mayores cuotas de autogobierno como un instrumento al servicio de la mejora de las condiciones de vida de la clase trabajadora. Lejos de avanzar en la senda de la liberación nacional y social, la situación actual refuerza al nacionalismo más conservador y excluyente, el que aplica políticas económicas neoliberales por un lado y el que niega, por otro, la existencia de diferentes culturas en el seno de una sociedad vasca construida sobre la base del mestizaje, con sentimientos de pertenencia múltiples e identidades complejas.

Por otra parte, desde el Partido Comunista de Euskadi queremos denunciar la gran ofensiva mediática puesta al servicio del nacionalismo español más rancio que añora los tiempos de “una grande y libre” y que no tiene ningún reparo en descalificar, manipular e intentar utilizar en beneficio propio a todos aquellos que nos mostramos críticos con el Plan Ibarretxe aunque sea desde posiciones de clase y por tanto absolutamente enfrentados a sus tesis. Nos negamos a aceptar la dinámica perversa del “conmigo o frente a mi” que nos conduce, irremediablemente, a tener que comulgar con el pensamiento único del nacionalismo: en Euskadi con el nacionalismo vasco y en el resto del Estado con el nacionalismo español. Rechazamos el intento de ser instrumentalizados por aquellos que siempre han negado nuestra realidad plurinacional, en un intento de construir una Estado centralista, negador de la pluralidad y la diversidad, conservador en sus políticas sociales, económicas y laborales, confesional y monárquico. Nosotros seguimos siendo fieles, desde nuestro derecho inequívoco a decidir, a la construcción de una España plural y solidaria, de una España republicana y socialista.

Por último, consideramos desde el PCE-EPK que un cambio en el actual marco político y jurídico requiere un consenso superior al obtenido por el Plan Ibarretxe en el Parlamento Vasco. Por ello, abogamos por iniciar un nuevo proceso diseñado por el conjunto de las fuerzas políticas, consensuando métodos y calendarios que culminen en un avance real de autogobierno y no en una nueva fase de crispación política y social.

Partido Comunista de Euskadi
Euskadiko Partidu Komunista
Comisión Permanente
Bilbao, 4 de enero de 2005

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles