Federaciones
Inicio > Federaciones >
 

Opinión


Viva España y olé (crónica de noviembre)


Carlos Portomeñe, Secretario Xeral do PCG / 18 nov 10

¿Se habrá muerto Berlanga porque decidió que la realidad le superaba? Ni él mismo podría retratar este surrealismo de pandereta que nos inunda. Todo el pueblo de Villar del Río se ha engalanado para recibir a los americanos, sea en forma de OTAN, FMI, Mohamed VI o de mercados.

Aunque la economía española no necesita rescates porque está hecha un tigre. Lo dicen nuestros insignes políticos, economistas y emprendedores (empresarios para los antiguos) españoles. Para la predicción usan un botijo, el mismo oráculo que dirigió la economía en las últimas décadas. Hay que recalcar españoles, para no cometer el sacrilegio de incluir a los nacionalistas gallegos, catalanes y vascos; ellos ya tienen su tigre, el irlandés. Pero, ¿y el tigre irlandés?¿Ya no hablan los nacionalistas del tigre irlandés? Vaya, resultó un gatito fiero. No les bastó a los gobiernos irlandeses con privatizar, desregular y externalizar para salvarse de la quema, porque ese es precisamente el origen de la quema. Todos usaron y usan el mismo botijo. El último gobierno Fraga promocionaba Galicia en páginas económicas de toda Europa con anuncios que destacaban la baja conflictividad social, el bajo coste de la mano de obra y los mínimos costes por despido. Parece que todos decidieron atraer la inversión extranjera con el mismo truco y ahora el botijo pierde por mil agujeros, pero aún quieren exprimirlo más.

Lo importante son los mercados. Por eso los atuneros vascos se defienden a tiros de los piratas somalíes. Los que disparan son fuerzas entrenadas por el Ejército español, aquel cuya intervención solicitaron los nacionalistas gallegos y vascos. No, no para "garantizar la soberanía e independencia de España y defender su integridad territorial" (artículo 8 CE), sino para defender sus barcos de unos piratas muy malos que no les dejan rapiñar, saquear y esquilmar sus costas. ¿Serán nacionalistas los muy piratas?

En pleno descrédito del presidente del gobierno su táctica ha sido cambiar de ejecutivo. Anunciado a bombo y platillo para lanzar la contraofensiva y anunciar al mundo la buena nueva de que el PSOE aún no es el PP, el gobierno revolucionario comienza con mal hado. Zapatero ha puesto a todos los pesos pesados que quedaban en su partido, incluida alguna tránfuga importada, pero no ha podido empezar peor la cosa. Ramón Jauregui, Trinidad Jiménez y compañía se están encumbrando con su gestión en el genocidio del Sáhara. Nuestra ministra de Exteriores, exitosa en las primarias de su partido, también tiene experiencia internacional. Con el golpe de 2002 en Venezuela se apresuró, antes que nadie, a gritar: "Cayó el tirano". Quizá por ello la nombraron miembro de la Comisión Trilateral.

Para Trini en el Sáhara no es necesaria ayuda humanitaria. Participamos en guerras imperialistas enmascaradas de ayuda humanitaria y abandonamos a su suerte a los saharahuis, con tal de que Marruecos siga cumpliendo el acuerdo de frenar a los migrantes subsaharianos antes de alcanzar los muros de Ceuta y Melilla, esas otras ideas españolas con fines "humanitarios" importadas de USA e Israel.

Total, el presi ya visita Afganistán. Como su ministra de ¿Defensa?, la ministra más mediática. Aquella chica que embarazada pasó revista a las tropas en Afganistán, Kosovo o Líbano antes de preguntarle a su hijo y a los demás hijos su opinión sobre bombardear niños, aunque tengan nombre extranjero. Es la misma paz de los cementerios de siempre. Por eso Carmen Chacón también fue una de las elegidas por la Comisión Trilateral. Como es insigne trilateral el nuevo premio Nobel de Literatura, admirador y defensor confeso del neoliberalismo y sus dictadores, quien desde las páginas de ese adalid de las causas progresistas que es El País alentó la invasión de Iraq. ¡Qué coincidencia! Trilateral también es el presidente de El País y de todo el grupo Prisa, Ignacio Polanco. Y trilateral es, como no, el maestro Javier Solana, que acaba de presentar la nueva Estrategia Española de Seguridad, al amparo de la cumbre de la OTAN en Lisboa.

Animado con este sarao resurge Felipe González y sin pudor reconoce que es el superhéroe Míster X, algo así como el patrio Superlópez pero sin gracia y a lo asesino. Y además se lamenta de ser pobre y se reclama liberal.

Que se recortan las pensiones, que sigue adelante la contrarreforma laboral, que tenemos plan B del FMI para España, que los funcionarios cobrarán según su productividad, que se debate sobre el copago en la Seguridad Social...

Y qué nos importa si este año tenemos a Mourinho, Mou para los 46 millones de amigos. ¿Sabrá ser presidente del gobierno? Pues podría, porque para todo lo demás le presentan sobrado.

Sin embargo, la gran decepción es el segundo puesto en el campeonato mundial de Fórmula 1 de un piloto suizo de origen asturiano, a pesar de la visita del rey talismán. El monarca aprovechó su gira personal por las democracias de Kuwait, Qatar y los Emiratos Árabes, visitando a los jeques y emires elegidos por el pueblo, para acercarse al circuito de Abu Dabi. La última prueba de la F1 se celebró en la capital de una monarquía petrolera de moda entre las multinacionales, donde sólo el 20% es nativo del país y no existen partidos ni elecciones. Para el piloto suizo-asturiano no existe crisis económica; ahí están Emilio Botín y su banco para poner 50 millones de euros. Nada como ver el nombre de Santander a 350 quilómetros por hora. Te entra un orgullo, oye. Ana Patricia, la hija del bucanero, es también trilateral.

Con este panorama de faralaes se abre un camino expedito para el regreso al NO-DO con Rajoy y su PP de barones. España se prepara para el efecto Berlusconi, aunque al menos los gallegos sabemos que nuestro paisano no recurrirá a frases de mal gusto como "mejor que me gusten las mujeres guapas que los gays».

Y para épocas de recortes algunos quieren resucitar el protagonismo de ETA, convirtiendo la tinta de los diarios en la habitual tinta de calamar. Mucho antes de su significado más actual, eta fue la séptima letra del alfabeto griego, pero ahora la habrán privatizado en el país estrella de los rescates económicos. Con una abstención récord de más del 50% en las elecciones locales y regionales, y pese a su neoliberalismo rampante, el Pasok triunfa y el FMI interpreta su victoria como un respaldo social a sus solidarias medidas de tijeretazo patronal.

También sucede en España. A miles de votantes cautivos del PSOE les pasa como con los filigreses panclericales católicos: que su donativo al cura no lo mueve ni la pederastia. Y hacen bien, que son muy de izquierdas, que todos los días escuchan la Ser, odian Intereconomía y en sus conversaciones critican mucho, pero que mucho... ¿qué digo?, muchísimo, a los del PP. Vamos, una barbaridad de izquierdas, que a un sobrino de un primo del vecino del abuelo le fusilaron los franquistas por rojo, no se vaya usted a creer.

Como lo mismo vale para un roto que para un descosido, Zapatero acudió al aeropuerto a despedir al Papa de Roma, quien tuvo menos hooligans en su visita que algún partido de 2ª B. Eso sí, el embajador de su dios en la tierra sale a un riñón del contribuyente por cada fan.

Esta es España. Por eso, cantemos con Villar del Río: "Os recibimos/ americanos con alegría,/ olé mi madre,/ olé mi suegra y olé mi tía."

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles