Federaciones
Inicio > Federaciones >
 

Madrid


Informe del Comité Central del Partido Comunista de Madrid


Partido Comunista de Madrid / 18 sep 08

1. La situación Internacional, especialmente en América Latina se torna cada vez mas preocupante para los pueblos el lucha. El Golpe de estado contra Evo Morales y los cambios estructurales que esta llevando a cabo Bolivia hacen que desde aquí debamos mostrar nuestra solidaridad con el proceso Revolucionario, llevando a cabo movilizaciones y elevar nuestras voces en defensa de la democracia en Bolivia y contra las injerencias imperialistas. Está prevista una concentración de apoyo el próximo lunes ante la Embajada de Bolivia. En Venezuela, la ofensiva imperialista continua siendo desmontada, el último intento contrarrevolucionario parece que está siendo desmantelado pero deberemos estar atentos a la estrategia de desestabilización llevada a cabo por los EE.UU. y denunciar públicamente el acoso al que se somete a la Revolución Bolivariana. Colombia no se queda atrás y continuamos viendo como el paramilitar Uribe intenta extender su ofensiva fuera de las fronteras colombianas, esta vez llegando a las acciones judiciales inventadas contra la compañera Remedios García en lo que parece ser un aviso a todos aquellos que mostramos la solidaridad con la búsqueda de una salida negociada al conflicto colombiano, mientras que en el interior del país continúan las acciones militares de los paramilitares en connivencia con la oligarquía y el estado colombiano. Respecto a Cuba es un momento decisivo para la Revolución, el azote de los huracanes, especialmente el Ike, hace que debamos mostrar toda nuestra ayuda para la reconstrucción de las zonas afectadas y mantener nuestro apoyo a la Revolución Cubana en estos momentos tan difíciles, para ello deberemos dar la mayor difusión posible a la jornada de Solidaridad convocada por el PCE para el 8 de Octubre. Se pueden, y deben, hacer ya aportaciones económicas a la cuenta abierta por el Gobierno cubano.

En cuanto a la crisis, sin que aquí podemos establecer un diagnóstico exhaustivo, si resulta oportuno aportar algunas notas. En lo interno, IU ha venido apoyando, uno tras otro, los Presupuestos Generales del Estado del PSOE en la etapa de ingente acumulación capitalista en la que ni ha habido voluntad de cambiar el modelo económico ni se han tomado medidas para corregir la brecha social. Hoy el presidente de la Patronal sugiere al Estado un “paréntesis en el neoliberalismo” para que repartamos entre todos las pérdidas siguiendo la pauta de lo que el sistema global ya está haciendo para salvarse a sí mismo: inyectarse, de momento, más de dos billones de dólares como autovacuna mientras, ni se plantea, la condonación de la deuda del tercer mundo. Aquí Iberdrola, por ejemplo, con la crisis ya avanzada, va a obtener este año unos beneficios de 3.000 millones de euros, aproximadamente lo que va a costar paliar los desastres ocasionados por los huracanes en Haití y Cuba.

2. El especial énfasis que hemos puesto en el Comité Ejecutivo Federal del pasado día 13 de septiembre, sobre que no es el momento de la autocrítica, es indicativo de su inexcusable necesidad en el momento que superemos el más inmediato y decisivo reto de la próxima Asamblea Federal de IU. Ello no excusa la reflexión que cada uno y, especialmente, cada dirección a su nivel, vayamos haciendo de nuestras responsabilidades en la evidente debilidad del Partido.

Ante las críticas de algunas federaciones sobre el procedimiento en la toma de tan grave decisión, ha quedado comprometida la intervención del responsable de la Fiesta en el próximo órgano federal que se reúna, más allá de la justificación que dimos en su momento desde la dirección permanente federal, ante todo para que nos informe sobre la “nueva fiesta” de la próxima primavera.

Llegamos al proceso asambleario de IU con un gran desequilibrio entre nuestra capacidad organizativa y el peso de nuestras propuestas políticas y las de otros críticos con la situación actual que, hoy por hoy, son las mayoritariamente apoyadas federalmente. Nuestra obligación, hasta la Asamblea, es que ese apoyo siga creciendo aglutinando la pluralidad crítica con el actual modelo de IU, ya que, a corto plazo, no se vislumbra otro horizonte que el de un cambio en la dirección de IU que haga posible hacer otra política y hacerla de otra forma. Para ello, al tiempo que afrontamos nuestros errores, debemos validar nuestros vaticinios impulsando el debate de abajo arriba, enfrentar las políticas beligerantemente en cada asamblea y en las asambleas regionales y federal y que en torno a esa confrontación surja una posición dominante capaz de impulsar la participación democrática, la renovación necesaria, la integración y la unidad de acción desde la política. Es el momento de que la militancia tome en sus manos la soberanía de IU.

3. Este Comité Central, que ya ha hecho el diagnóstico de lo que ello supondría, niega cualquier salida a la crisis de IU que hemos calificado de “lampedusiana”. Del mismo modo, y en su momento, valoramos lo que fue y podía suponer el discurso de Angel Pérez en el Club Siglo XXI como fundamento de una posición que hoy se manifiesta en la llamada “tercera vía”, corregida por efecto de la crisis que parece haber devuelto a todos a la centralidad del mundo del trabajo y a la contradicción principal, lo cual es una buena noticia.

En un proyecto como el que lleva siendo hace demasiados años IU, la equidistancia, el buenismo y la falsa síntesis oportunamente administrada, siempre han prosperado. Hoy se dan las circunstancias, ante la evidencia de la catástrofe del llamazarismo (el último acto ha sido la no intervención de IU en el debate del estado de la Nación) y el negro escenario que presenta nuestra presencia institucional, para que quienes impulsaron “de facto” a Llamazares en la última Asamblea, le abandonen para incorporarse a una nueva mayoría ganadora. Esa tampoco es una mala noticia si conseguimos que ello no conlleve una renuncia política y el mantenimiento de las tensiones internas en una atmósfera que haga imposible la necesaria refundación, reconstrucción…del proyecto como eficaz alternativa de izquierdas más allá de los actuales mimbres de IU con los que, indefectiblemente, hoy debemos contar.

Ese es nuestro escenario en Madrid, en un marco federal en el que las posiciones equidistantes están prosperando y en el que podemos encontrarnos con algún nuevo documento “sintético” que debemos rechazar de plano puesto que no tiene el refrendo del Consejo Federal y no sería, en todo caso, más que una aportación sin el rango de los tres que están sobre la mesa aprobados por dicho órgano que, sólo si alcanzaran el 25% en la fase regional, sería documento asambleario según las normas federales.

4. Estamos en un momento crucial para asumir el papel que nos corresponde en el conflicto que la crisis debe agudizar, o seguir diluyéndonos en un proyecto derrotado social y políticamente en su estado actual, fruto de nuestros errores en los últimos años.
La próxima Asamblea de IU no puede suponer una síntesis por arriba con las políticas y los modos organizativos que nos han conducido a la invisibilidad social y a la práctica desaparición parlamentaria. Debe ser una Asamblea de eficaz confrontación política de abajo arriba, constructivamente crítica y refundadora de la otra forma de hacer política como movimiento político, social y cultural que nunca debimos abandonar y en el que caben todas las pluralidades en torno a una política y un programa que sea respuesta coherente y socialmente legible a las necesidades actuales, y las que van a sobrevenir, de la mayoría social.

Un programa para las necesidades sentidas por la gente que no olvide el alto grado de alienación existente ni el horizonte de la construcción democrática del socialismo y la recuperación de la legalidad republicana.

Un programa que ponga en evidencia que, aún en el marco de las limitaciones de la Unión Europea, el neoliberalismo compartido por la práctica totalidad de las fuerzas políticas españolas y nacionalistas, debe y puede ser necesariamente corregido desde la intervención estatal y autonómica.

Un programa que deje claro que ni la clase trabajadora ni la inmigración son responsables ni deben pagar la crisis que va a agudizar las condiciones sociales impuestas en el precedente periodo de acumulación capitalista, sino que deben ser las beneficiarias de una decidida política intervencionista orientada a una más justa distribución de la plusvalía y a un cambio en el modelo productivo al servicio de la sociedad y no del capital.

Un programa que incorpore la propuesta federal y republicana frente al actual estado de las autonomías, paradigma de la insolidaridad y las tensiones interterritoriales, y que proponga la desaparición de los privilegios de Iglesia Católica y la gestión de los medios de comunicación públicos desde criterios no economicistas.

Una política y un programa que debe surgir del debate interno para ser inmediata y ampliamente contrastados con el tejido social organizado crítico, con formaciones políticas de izquierdas aún minoritarias, con los sectores sociales más afectados ya en el inicio de la crisis y con los ciudadanos que comparten con nosotros la necesidad de las transformaciones. Esa es la premisa para la ampliación de IU y la recuperación de la confianza social.

Los que apoyamos en su momento la candidatura de Enrique Santiago y posteriormente la de Marga Sanz con base en el documento “Por una Izquierda Unida anticapitalista, republicana, federal y alternativa, organizada como movimiento político-social (República, Estado Federal y Socialismo para el siglo XXI)” estamos firmemente convencidos de su validez ante la crisis de IU y para su relanzamiento social, no de un modo excluyente sino receptivo en función de su natural perfectibilidad, mucho más en las condiciones que impone la aceleración de la crisis, pero también lo estamos, aún compartiendo muchas responsabilidades que no son nuestras, de la inconveniencia de las síntesis en el vacío con los más directos responsables de la crisis del proyecto. La síntesis para otra política, otros modos organizativos y una nueva coordinación al servicio de la renovación e integración y de la unidad de acción en todo el territorio español debe surgir del debate de abajo arriba que se refleje después con toda su intensidad en la Asamblea Federal.

Vamos a defender en el proceso asambleario ya abierto el documento de referencia en el convencimiento de su utilidad para todo ello.

5. Nuestra fortaleza está en la política expresada en el citado documento, en la resolución aprobada en la Conferencia Política del PCE y en la resolución sobre la Asamblea de IU y el informe del Comité Ejecutivo del 13 de septiembre, pero también en el Plan de Trabajo frente a la crisis aprobado en el mismo Comité, que refuerza y ratifica la validez de las acciones de éste a través de su Secretaría del Mundo del Trabajo desde las jornadas organizadas esta primavera y el plan elaborado a partir de sus conclusiones.

Se trata de organizar la resistencia social y defender nuestras propuestas ante la ausencia de una actitud firme y concreta de los sindicatos mayoritarios. Ello debe, además, reforzar nuestro papel en IU para ganar la Asamblea.

Siendo conscientes de las normas impuestas por CCOO para su Congreso, debemos seguir, desde nuestras posiciones sindicales, apoyando a los críticos con su actual modelo confederal, en un momento en que la crisis debe necesariamente influir, como nos va a pasar a nosotros, en inevitables reposicionamientos más allá de la lucha por el poder.

El acto del Partido del día 4 de octubre, en el que en principio sólo parece estar garantizada la presencia de camaradas de Cataluña, Aragón y Valencia, además de la madrileña, y la concentración del 7 de octubre, día Mundial por un trabajo digno, son desafíos decisivos para este Comité, la Secretaría del Mundo del Trabajo y la organización en su conjunto. En ambos casos debemos estar a la altura de las circunstancias.

6. Debemos seguir con atención las iniciativas superestructurales directas o inducidas por el PSOE, más allá de su consideración o no como “cortinas de humo”. La Secretaría de la Mujer, en contacto continuo con la federal, debe hacer un seguimiento intenso de la anunciada reforma de la Ley de interrupción del embarazo. Desde la Secretaría de Memoria, cuyo responsable federal es miembro de este Comité, deberá impulsar la iniciativa de la Audiencia Nacional, personándonos por las vías que tenemos para que nuestros camaradas participen de la misma como elementos activos, más allá de que sea una judicialización consecuencia de la presión de las organizaciones de Memoria –de nuestro Foro por la Memoria entre ellas- derivada de la insuficiencia y cobardía de la Ley aprobada en diciembre. Hacemos un llamamiento a todas las Agrupaciones, especialmente locales, a que ayuden en el inventario de fosas comunes que, en nuestra Comunidad están peor datadas que en otras zonas del país.

Y no hay que olvidar en Madrid las plataformas sobre Sanidad, Educación Pública y Vivienda y las movilizaciones desde ellas propuestas ni la criminalización de los movimientos sociales a la que estamos asistiendo en los últimos tiempos.

Este Comité tiene lugar un día después del debate del Estado de la Región, en el que el grupo de IU-CM ha establecido un diagnóstico real de su situación. En relación al modelo productivo, y en el contexto de lo que es la realidad económica nacional, se ha producido una separación entre lo financiero y lo productivo, lo que ha llevado a la hegemonía de prácticas especulativas y la generación de empleo precario. El paro, en términos interanuales, ha subido un 45%, situándose actualmente en más de 300 mil personas. Aumenta la desindustrialización de una economía que deslocaliza parte de su producción a países con bajos costes para aprovechar la importación de bienes y servicios a un precio menor, permitiendo así el consumo de familias con bajo salarios y poca capacidad de ahorro. Ello se produce en paralelo a la reducción de las capacidades y el ahorro de los trabajadores asalariados y de la pequeña empresa, junto a la contención del gasto social y la capacidad inversora de la Administración regional.

La actual crisis económica tiene como causante el agotamiento de estrategias productivas centradas en el sector inmobiliario y en el consumo, modelo que ha sido llevado hasta sus últimas consecuencias en nuestra Comunidad. Ese modelo es incapaz de afrontar con garantía una situación económica que ya se manifiesta en su fase recesiva y empieza a golpear a los sectores más débiles de la clase trabajadora.

El gasto educativo en la Comunidad de Madrid equivale al 2’69% de su PIB. Es el más bajo del país y muy lejos del 4’31% de media y del valor promedio de la OCDE, que es el 5’4% y el de la UE, del 5’3%. Además, el peso relativo en los presupuestos de la Comunidad de Madrid en educación viene bajando desde 2003, aumentando proporcionalmente mucho más en la enseñanza concertada.

Se está produciendo, a marcha forzadas, la introducción del sector privado en el campo sanitario público de la Región y una reordenación de efectivos humanos que deja a la Sanidad Pública madrileña en extrema precariedad. En los nuevos hospitales, las deficiencias son notorias y los ciudadanos adscritos a los mismos se sienten defraudados en la atención que reciben. Las listas de espera quirúrgicas y diagnósticas siguen siendo alarmantes. Se continúa en la política de privatizaciones en los nuevos centros hospitalarios.

En general, la tendencia del PP en nuestra Comunidad a privatizar la gestión de los servicios sociales está poniendo en peligro la calidad de las prestaciones y aumentando la desigualdad en el acceso a las mismas.

En nuestra Comunidad, ha crecido de forma espectacular la población inmigrante, que ya alcanza el 17%, sin que haya supuesto políticas de integración.

Nuestra Región es la primera en número de muertes de mujeres por violencia de género, sin que ese dramático dato haya dado lugar a campañas sostenidas en el tiempo e inversiones para la sensibilización ciudadana y la formación en valores de igualdad. El acceso a la vivienda sigue siendo un reto imposible para la mayoría.

La “novedad” del discurso de la Sra. Aguirre ha sido que va a intentar la privatización del 49% del Canal de Isabel II, que es la única empresa realmente pública que queda en Madrid.

En paralelo a todo ello, el Gobierno de Gallardón está aplicando en el Ayuntamiento la eliminación de sus políticas sociales para intentar paliar las enormes deudas generadas por sus faraónicas políticas.

No debemos olvidar que el derrotar al PP en la Comunidad de Madrid requiere, por un lado, revisar programáticamente muchos de nuestros acuerdos municipales con el PSOE y, por otro lado, otra IU-CM.

En paralelo a un plan de trabajo para el desarrollo de las propuestas del Partido ante la crisis, deberemos elaborar, una vez superado el reto de la Asamblea federal y su segunda vuelta regional, un plan de trabajo para hacer operativas nuestras propuestas y objetivos ante la ciudadanía madrileña. Más allá de la ofensiva contra las soluciones neoliberales del PSOE, se dan ya en nuestra Comunidad las condiciones objetivas para que impulsemos, junto a la UJCE, un paro cívico.

7. En relación a la Asamblea de IU en su fase regional, respecto a lo dicho y a la estrategia fijada, este Comité va a organizar el avance de las posiciones del documento que apoyamos y debe, en todo caso, garantizar la difusión de la documentación básica del Partido a todas las Agrupaciones, vigilar su distribución igualitaria a los otros documentos en asambleas y dar cobertura en todas las reuniones de Asambleas de base de IU-CM para la defensa del documento con mayor apoyo federal, con la premisa: documento-delegados. Allí donde este documento sea minoritario, debemos presentar las enmiendas que nos sean útiles, dejando constancia de que ni el Partido se ha radicalizado ni se ha salido de IU ni nunca se lo ha propuesto, quebrando así las previsiones de los más recalcitrantes llamazaristas. Hace mucho tiempo que esa es nuestra posición y nuestro límite político la quiebra del proyecto y el entendimiento con sus responsables más directos, y nuestro empeño la reconstrucción de IU, por más que, interesadamente, nuestra apuesta por el proyecto y su refundación como real alternativa de izquierdas, siga sin ser tenida en cuenta por la actual dirección de IU-CM, que sigue apoyada y apoyándose en quien siempre lo ha hecho.

8. Para que esta Asamblea signifique de hecho el abandono de la política cupular y antidemocrática que ha marcado IU durante estos años, es imprescindible que el conocimiento de los censos reales de la Organización se ponga encima de la mesa como exigencia indispensable por nuestra parte.

Los censos presentados en muchas Asambleas de esta federación para el proceso federal son inequívocamente rechazables. No está un parte del PCM y no contienen los datos mínimos exigibles por las normas federales, no podemos saber cuantos “fantasmas” existen en IU-CM; por tanto, el Partido Comunista de Madrid rechaza el reparto de delegados aprobados en Madrid. Los censos de IU-CM no garantizan la democracia interna, la representatividad y la transparencia imprescindibles en IU. Sin este rechazo a los censos manipulados, nuestras posiciones políticas recogidas en el documento “Por una IU anticapitalistas….” no podrá tener el necesario empuje que marcamos en este Informe y desde el que reiteramos a toda la militancia la inexcusable participación en todas las Asambleas de IU-CM.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles