Federaciones
Inicio > Federaciones >
 

Documento sobre situación política del Comité Nacional del PCE-EPK


Documento sobre la situación política de Euskadi aprobado en la reunión del Comité Nacional del PCE-EPK


Comité Nacional del PCE-EPK / 21 sep 02

En el ámbito político, los acontecimientos circulan a una velocidad de vértigo, una nueva polémica viene a suceder a la anterior generando confusión, desasosiego y en última instancia, hartazgo en la vida social. Al mismo tiempo, sin embargo, las grandes tendencias no cambian, todo sigue en el mismo sitio y los problemas permanecen inalterados. Por ello, sigue plenamente vigente el análisis que ya hicimos antes de las elecciones al Parlamento Vasco sobre la crispación política existente en Euskadi en base a postulados nacionalistas, con el peligro de acabar desembocando en una grave fractura social.

Antes del verano se aprobó con los votos del PNV, EA, EB/IU y la abstención de EH, el Dictamen sobre autogobierno y el ultimátum del Parlamento Vasco al Gobierno del PP para hacer efectivas las transferencias pendientes recogidas en el Estatuto de Gernika.

Una lectura detallada del contenido del mismo, nos alerta de la incongruente, contradictoria y sumamente confusa propuesta, así como de lo poco eficaz para resolver la crispación política, si no más bien al contrario. No es lógico reclamar el pleno desarrollo autonómico y al mismo tiempo reclamar la superación del marco autonómico, tampoco se especifica claramente el nuevo marco jurídico que vendrá a sustituir al Estatuto, mencionando solamente que será la ciudadanía vasca quien decidirá libremente. Es innegable que ante una decisión de este calado, debería trasladarse a la sociedad qué nuevo marco nos propone el PNV.

Por otra parte, desde el EPK suscribimos la posición de IU Federal al considerar: "no es la mejor respuesta a la actitud del Gobierno del PP incorporarse a esta estrategia de confrontación mediante una propuesta simplemente inviable" ".. nos sentimos nuevamente muy preocupados por el incremento de la confrontación entre nacionalistas y no nacionalistas y llamamos a que la sensatez prime..." "precisamente este elemento debe considerarse el sustancial ahora, frenar la confrontación y evitar el incremento de la polarización".

Por último, consideramos sumamente grave que veintitrés años después de la aprobación del Estatuto, las competencias sigan sin ser transferidas. Estas transferencias no pueden ser objeto de chantaje desde el gobierno del PP, que ha hecho oídos sordos a las continuas demandas del Gobierno Vasco. Ello no es motivo para que esta petición se convierta en un capítulo más de confrontación en Euskadi, ya que radicaliza el conflicto, potencia la opción nacionalista extrema y se ahonda más y más la crispación en el seno del pueblo vasco y la separación de éste con el resto de España.

Durante este verano, también, se ha procedido a la aprobación de la Ley de Partidos. Esta se produce en el marco de la ofensiva conservadora y autoritaria que viene aplicando el Partido Popular en el Gobierno del Estado y que abarca todos los ámbitos sociales, políticos y culturales de nuestro país. Esta ofensiva supone en la práctica la liquidación de derechos sociales y laborales, así como el recorte de libertades democráticas, conseguidas tras muchos años de luchas sociales.

En este contexto, la aprobación de esta Ley por parte del PP y del PSOE, disfrazada de lucha antiterrorista, supone una vuelta de tuerca más en el recorte de libertades, un ataque al derecho de asociación y de expresión, que vulnera derechos Constitucionales, debilita aún más el frágil sistema democrático, pretendiendo criminalizar y poner bajo sospecha a aquellos partidos y movimientos sociales que se oponen al actual sistema político y trabajan para su superación.

Que el Parlamento se dedique a ilegalizar partidos políticos supone entrar en el camino de la cancelación del sistema de división de poderes. Desde el punto de vista legislativo, esta Ley es innecesaria, ya que existe suficiente legislación en la vía penal para perseguir aquellas actuaciones delictivas, tanto individuales como colectivas.

No obstante ello, hay que señalar con claridad que las actuaciones de Batasuna referidas tanto a la conformación de tupidas redes de estructuras que ofrecen cobertura a ETA, a la falta de autonomía política con respecto a la banda terrorista, así como a la falta de credibilidad y ética en torno a la defensa de las libertades individuales y colectivas, hace muy difícil que importantes sectores sociales que dudan de la oportunidad o la eficacia de su ilegalización puedan solidarizase y situarse tras la misma pancarta en la lucha contra esta Ley. Es en este contexto, desde el que el PCE-EPK comparte la posición de abstención mantenida por IU federal en el debate de la ilegalización de Batasuna en el Parlamento Español el pasado 26 de Agosto.

Con los acuerdos adoptados por el tripartido el pasado 17 de septiembre, ha saltado de nuevo la polémica. La anulación de pleno derecho, por la Mesa del Parlamento, del auto de Garzón que insta a la Cámara Vasca a disolver, de forma cautelar, al grupo parlamentario Batasuna, y la imposición de una querella criminal contra la actuación del juez, agravan aún más la situación política, institucional y social en Euskadi, de consecuencias imprevisibles.

El procedimiento iniciado por el juez Garzón avala nuestro argumento en contra de la Ley de Partidos relativo a que es innecesaria desde el punto de vista jurídico, ya que existe suficiente legislación en la vía penal para actuar contra aquellas personas que delinquen. Numerosos juristas han levantado su voz en contra del procedimiento iniciado por Garzón al considerar que adolece de garantías jurídicas, está plagado de anomalías y menoscaba las competencias del Ejecutivo Vasco.

No obstante ello y al margen de que el Auto se ajuste o no a derecho, sólo una instancia judicial superior tendría que decidir, en su caso, la nulidad del auto, pero no una autoridad del poder ejecutivo.

Desde el punto de vista político, esta nueva actuación viene a crear más crispación social, consolida los bloques existentes y aleja a EB/IU del papel de puente que debería jugar.

Desde el PCE-EPK vemos con preocupación la continua deriva nacionalista de la política que viene practicando EB/IU, más acorde con la línea estratégica diseñada por sus socios de Gobierno, PNV y EA, que con su organización Federal. Por ello, nos sumamos a las voces que, desde la pluralidad de IU, reclaman a la Dirección Federal un debate a fondo y una posición clara sobre la política a seguir en Euskadi, al tiempo que se coordinen respuestas unitarias en el conjunto del Estado.

El terrorismo de ETA y la actuación de Batasuna sitúan, nuevamente, en primer término de la escena política y social el denominado "problema vasco" que actúa de tapadera de los demás problemas sociales, donde el PP se siente fortalecido en su actuación, reportándole numerosos réditos electorales y sirviéndole de excusa para la aprobación de leyes restrictivas de libertades, sin mayores resistencias sociales. Muy lejos del escenario de movilizaciones, tras la huelga del 20-J, que situó en primer lugar los problemas sociales y laborales de este país, acorralando, debilitando al PP y poniendo al descubierto las políticas de derechas que viene practicando.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles