Federaciones
Inicio > Federaciones >
 

Pleno celebrado el 26 de abril de 2008


Informe al Comité Central del Partido Comunista de Castilla y León


Comité Central del Partido Comunista de Castilla y León / 07 may 08

Aprobado con 12 votos a favor. 1 abstención.

La situación económica en España, una vez pasadas las elecciones generales del día 9 de marzo, es de reconocimiento de la gravedad de la crisis financiera y sus repercusiones económicas, así lo manifestó Solbes, anteriormente había sido minimizada, también negada, esta situación.

Una vez más recaerá toda responsabilidad de la crisis sobre los más desfavorecidos, a los que ya se penaliza en el consumo básico alimentario.

La injustificada subida en el precio de los productos energéticos (petróleo y gas) se ha trasladado al transporte (7,3%), vivienda (5,3%, tasa interanual) y enseñanza (3,8%). Este excesivo crecimiento de los precios se ha generalizado en casi todos los productos de alimentación: cereales (7,8%), pan (11,8%), carne de ave (10,1%), carne de ovino (8,2%), huevos (11,8%), leche (27,7%) y así una larga relación de productos que repercuten de manera muy acusada en las rentas más bajas.

Preocupante es también la fuerte desaceleración de la actividad en el sector de la construcción, ámbito donde se ha apoyado buena parte de la actividad productiva en los últimos 15 años.

Más preocupante es la falta de medios reales para intentar mejorar la situación, dado que el control de precios ha sido muy negativo, que demuestra que con buenas intenciones no se soluciona nada.

La realidad es, una elevada inflación unida a la falta de inversiones en otros sectores que no fuera el inmobiliario que condicionan seriamente los cimientos de la economía y ensombrecen el futuro.

Con el actual juego de la contabilidad creativa de los fondos de cobertura, de las injustificadas valoraciones realizadas por las empresas de control y riesgo financiero aumentando los ratios de solvencia, ponen en cuestión un sistema hecho a la medida para unos pocos que coinciden además en ser los más ricos.

El libre mercado es la panacea verbal de las políticas liberales, pero cuando la avaricia capitalista es fundamentada en aspectos poco o nada trasparentes para la obtención de beneficios, los soberanos intereses de lo privado se tambalean. Pero ¡ casualidad ! En estas situaciones siempre aparece el poderoso Estado con las arcas públicas para solventar los problemas. Nunca se exigen responsabilidades a los causantes de los estropicios cometidos por los “trileros” del dinero.

Esto demuestra que sin la intervención con las reservas de los dineros del Estado, estas crisis terminarían con el actual sistema y se demostraría la necesidad de salvaguardar lo público; con funcionarios de lo público; preocupados por el bienestar de todos y no de unos pocos.

Por lo tanto, las actuaciones en el control de precios y el impulso de las inversiones productivas, se hacen prioritarias, si lo que se pretende es mejorar la vida de los ciudadanos.

En cambio, si lo que se pretende es ganar una elecciones, se continuará con las promesas de bajadas de impuestos y otras “llamativas” ofertas que convierten a la política es un esperpéntico festival de “magos” donde la ciudadanía participa abrumada y confundida ante las promesas de soluciones a su difícil subsistencia.
Elecciones 9 de marzo.

No han supuesto grandes sorpresas, han venido a confirmar realidades. Se afianza el sistema de dos partidos, así lo confirma el respaldo de casi el 84 % de la ciudadanía a este modelo.

Como siempre ocurre, casi todos ganan.

El PSOE aumenta, respecto al 2004, 5 diputados y casi 40.000 votos. Este aumento se da básicamente en dos comunidades; Cataluña y Euskadi. Nada se dice del fuerte varapalo sufrido en Madrid, Comunidad Valenciana, Andalucía y Castilla la Mancha, que hacen que el objetivo de obtener la mayoría absoluta no se logre y a la vez Zapatero rompe con la tradición de la obtención de esta mayoría en el segundo mandato. Ganadores, sí pero menos.

El PP, aumenta, respecto a 2004, 6 diputados y casi 400.000 votos. Pero el objetivo de gobernar no lo logra. Ganadores, también, pero menos.

Los partidos nacionalistas sufren un ligero retroceso, salvo ERC que sufre un fuerte descenso.

IU y su aliado coyuntural ICV se hunden con estrépito. Obtienen 2 diputados, 1 IU y 1 ICV; pierden más de 300.000 votos; 268.000 IU y 53.000 ICV.

IU obtiene el diputado por Madrid, con una pérdida de 61.000 votos.

En Castilla y León IU continúa en caída libre, en apariencia lentamente. La pérdida de 6.000 votos no supondría nada más que un “accidente” si esa cantidad no representase el 13 % de pérdida respecto a 2004, que dificulta una recuperación de la confianza de la ciudadanía. Se está muy lejos del techo electoral y a 41.000 votos del suelo puro y duro.

Este estrepitoso fracaso tiene unas causas y unos responsables, tanto en el ámbito Federal como en el de la Federación.

Las causas no suponen ninguna novedad de un tiempo a esta parte.

Los vaivenes dialécticos en los medios y las decisiones contradictorias en temas fundamentales en el Parlamento, han hecho que IU sea visualizada como un apéndice sumiso y obediente del PSOE y sus políticas liberales; la ciudadanía ha interpretado que IU carece de un discurso propio, de una política concreta y que ha predominado la improvisación del momento.

Los permanentes conflictos internos, no son nuevos, el sectarismo, la impunidad de las direcciones que confunden gobierno con ordeno y mando, la descalificación y criminalización como argumento político, de una cultura, la comunista, y de sus máximos representantes, han convertido a IU en un espacio incómodo y conflictivo. En lugar de buscar puntos de encuentros para superar los conflictos abiertos, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Extremadura, etc., la Dirección Federal intentó imponer su candidata en Valencia (encabezó otra opción al margen de IU), como consecuencia, la pérdida del diputado que históricamente se obtenía. En menor medida, se intentó en Andalucía, donde IU sufre un fuerte varapalo en las Generales y en las Autonómicas desciende ligeramente en votos y se obtiene la misma representación que en 2004

La desacertada campaña, eso sí, muy “moderna”; la carta–esquela que se divulgó; la exclusividad del Coordinador General en los medios, el broche de imaginación del “Super Gaspi” haciendo de incendiario, lo que en principio supone un error; se convierte en horror cuando se piden disculpas y se retira; como colofón, arremeter duramente contra el Partido Socialista durante toda la campaña, para terminar reclamando varios ministerios en el futuro gobierno de coalición con el PSOE, supone una contradicción de grandes proporciones, que han decidido a un buen número de votantes tradicionales de IU optar por otra opción (utilidad del voto) o no votar (no convertir el voto en inútil).

Responsables de este “desaguisado” existen. No es de recibo decir lo recurrente, “todos somos responsables”, pues a quien no se le ha permitido participar, por los motivos que sean, no se le puede pedir responsabilidad. No es razonable actuar como plañideras y escudarse para justificar el fracaso en la injusta Ley Electoral, que lo es; también lo era antes y se obtuvieron mejores resultados. En el voto útil, pues se ha propiciado por errores propios. En los medios de comunicación, nunca nos han sido propicios y con ello se debía contar. En la rémora del PCE, es injusto e inmoral. En el “tsunami” bipartidista, es grosero y ofensivo. En el empedrado ¿qué culpa tiene?.

Por respeto al proyecto de IU, por dignidad personal y colectiva, por honestidad, las responsabilidades deben ser asumidas por el Coordinador General y la dirección Federal de IU y aquellas direcciones de las federaciones que han venido diciendo “Amén” y a la vez han sido partícipes de los excesos organizativos y políticos, a la vez corresponsables en los atropellos a la democracia en IU.

Corresponde asumir responsablemente este desastre y reconocer el fracaso de la gestión política y organizativa llevada hasta ahora. Por lealtad hacia el conjunto de IU, debe presentar, de forma voluntaria, la dimisión irrevocable el Coordinador General, todo su equipo de dirección y aquellos que han sido partícipes, por acción u omisión en dicha gestión. Poner a disposición de IU el acta de Diputado. Nombrar una Gestora que ponga en claro las cuestiones políticas, organizativas y financieras; y con la suficiente tranquilidad, convocar una Asamblea donde todos, sin exclusiones, podamos decir, con objetividad, que debemos hacer.

Si por el contrario se opta por continuar instalados en la necedad, poniendo parches donde hay boquetes, continuarán los conflictos, que desembocarán, de manera voluntaria o forzosa, en el abandono definitivo de IU de un número importante de compañeros y compañeras.

Y en el futuro inmediato ¿qué hacer?. El conjunto del PCCyL tiene que tener claros los objetivos. Deben pasar forzosamente por el fortalecimiento político, organizativo y financiero del Partido. En este sentido, reiterativamente, venimos aprobando informes en el órgano central de la Federación. Ya es hora de ponerlo en práctica. De nuestro esfuerzo y compromiso individual depende, de nadie más.

Fortalecimiento político, a través del trabajo, el estudio de la realidad social y económica del Estado, de la Autonomía y de los municipios, que debe concluir en la elaboración de propuestas concretas para ser trasladadas desde nuestra propia identidad, a quien en su momento se decida; a IUCyL, a la ciudadanía directamente o a quien decidamos en su momento. Para esta tarea hay que establecer unos plazos, que no deben sobrepasar el final del año 2010.

Fortalecimiento organizativo, Esta tarea tiene que ser inmediata. No valen dilataciones. Es necesario saber cuantos, como y quienes somos. Esto es labor de todos, afiliados y direcciones por igual.

Prioritario es, conocer cuantos somos, cualitativa y cuantitativamente.

Prioritario es, conocer como somos. Nuestras preferencias en las tareas, sean por conocimientos profesionales, inquietudes personales o por cualquier causa.

Prioritario es, conocer quienes somos. Debemos manifestar abiertamente, con claridad, el grado de implicación que estamos dispuestos a asumir. Tanto en tiempo como en aportaciones preferentemente escritas.

Fortalecimiento financiero, hemos asumido el mantenimiento económico del Partido, por ello es necesario que conozcamos las necesidades económicas para desarrollar nuestras políticas; todos debemos decidir como gastar esos recursos. Así mismo, todos debemos asumir las realidades, las que sean. Por ello, debemos aplicar aquello que siempre decimos desde nuestro propio convencimiento: “quien más tenga sea quien más aporte”.

Valladolid, 26 de abril de 2008.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles