Federaciones
Inicio > Federaciones >
 

Murcia


Informe del Comité Regional del Partido Comunista de la Región de Murcia


Partido Comunista de la Región de Murcia / 04 abr 08

Es cierto que el voto útil y la Ley Electoral nos perjudican mucho, es una ley tremendamente injusta, pero no hay que hacer un análisis basándose sólo en eso ya que parece que tiramos balones fuera. La caída constante de votos desde hace años no se justifica sólo con eso. Hay que hacer un análisis mucho más autocrítico.

La principal causa de la situación actual es la dirección en la que ha llevado Llamazares a IU estos últimos años. Convirtiendo a IU en un apéndice del PSOE, sin perfil propio. Dirigiéndonos a un electorado que no es el nuestro, con propuestas vagas para agradar a todo el mundo, y que al final vota PSOE. Olvidando a nuestros verdaderos votantes que se han sentido defraudados por cosas como la postura antes la LOE, la Ley de Memoria o el canon digital. Tenemos que volver a ser una IU coherente, claramente anticapitalista y republicana.

Otra causa de la debacle es la salida a la luz de los pactos de EB con ANV en ayuntamientos del País Vasco tras el atentado de ETA. La falta de una IU Federal con una coherencia política en todo el Estado, y la debilidad, intencionada o no, de la dirección de Llamazares para llamar al orden a EB en situaciones como ésta nos hacen polvo en el resto del Estado.

La tercera causa principal es la crisis interna. Crisis de la que el principal culpable es Llamazares y la actual dirección de IU por saltarse constantemente los acuerdos, no respetar los órganos, ni los documentos, ni el programa, etc. Pero en este aspecto hemos de ser todos muy autocríticos, desde todas las partes y todas las "sensibilidades" que conviven en IU. En mayor o menor medida todos hemos sido corresponsables de la crisis interna, todos hemos cometido errores, en algunos casos muy graves, que no han contribuido precisamente a mejorar la convivencia. Si no reconocemos eso desde el principio va a ser muy difícil trabajar para darle solución.

La esperanza está en la próxima Asamblea Federal. Encima de la mesa se presentan dos opciones una vez más: la rupturista y la refundadora.

La primera seria un seguir caminando a la desaparición final. Por un lado una IU sin PCE y un PCE sin IU, ya sin dinero, ni representación…, seria un arrastrarse en el enfrentamiento interno hasta desaparecer institucionalmente en las europeas, regionales y municipales; y por ultimo hasta de las calles y movimientos sociales.

La segunda, la refundadora, comenzaría por reconocer en la Asamblea de IU la quiebra real del proyecto, que no de las ideas. Entre todos, algunos mas que otros, nos hemos cargado el proyecto. Reconocer la quiebra económica y política (orgánica y política) es el primer paso para su reconstitución. La reconstitución de una izquierda real que plante cara al PSOE y al PP y que ilusione al movimiento obrero y a los movimientos sociales.

No nos cabe duda de que hay que refundar IU como un movimiento político y social, anticapitalista y republicano. Pero aún esta opción plantea problemas, porque se puede hacer de dos formas:

Una de ellas sería refundar superficialmente, por mera estética, pero sin autocrítica ni cambio real de la práctica interna y externa. Buscar un par de culpables y poner algún pobretón o pobretona de cabezalero para seguir deshaciéndonos poco a poco. Lo de siempre, populismos, oscurantismo, discursos vacíos…

El otro camino es la refundación real mediante el acuerdo de todos los sectores que componen Izquierda Unida para, sumando desde el PCE, PCC, CUT, Espacio Alternativo…; enterrar las hachas y generar ilusión a los que aún estamos y a los que se fueron, para una vez recuperada la credibilidad, avanzar de nuevo. Esto no entra en contradicción con un posible cambio estético, con cambio de nombre, logos y demás; siempre y cuando no se quede sólo en eso.
Hay que evitar a toda costa el continuismo ciego y el revanchismo de cualquier parte. La solución pasa por que los que han sido parte del problema den un paso atrás para que haya una auténtica renovación. Y el primer paso en este sentido lo tiene que dar Llamazares, que tiene que dimitir de diputado para facilitar el cambio en IU. No puede se que renovemos y refundemos la organización y que en el Congreso nos siga representando la imagen del fracaso
Por otra parte hay que recuperar la centralidad del PCE. No se entiende una IU sin PCE. Pero no en el sentido de controlar IU o imponerse sobre los demás, sino en el de generar propuestas constructivas y consenso en torno al PCE, de hacer política de síntesis, en positivo. De ser parte de la solución y no del problema.
Tiene que ser una asamblea de unidad, donde prime el diálogo y el consenso. La Asamblea no se puede ganar por un 60/40, tiene que ser una amplia mayoría que salga de un consenso consciente, de una síntesis en el debate, no de un acuerdo vacío y un mero reparto de poder.
Sería suicida hacer una Asamblea en la que cambiemos todo para que todo siga igual, pero todo a punta a que va a ser así. Puesto que se da la contradicción de que el fracaso federal convive con la subsistencia de muchas federaciones que conservan cuotas importantes de poder institucional y económico, y donde todavía hay gente que se juega mucho. La próxima asamblea no puede ser la asamblea de la subsistencia de estos intereses, ha de ser la subsistencia de toda la organización, de la reconstrucción real y realista, de la recomposición en torno a las ideas, a la democracia radical y a la búsqueda de la síntesis. Este es un proyecto que sólo puede abanderar la militancia de IU en su conjunto.
Por otra parte en los plazos que se están planteando no da tiempo a hacer un debate en profundidad y parece que va a ser una asamblea muy apresurada. Es fundamental que se haga con tiempo suficiente para que no se cierre un acuerdo en falso, un acuerdo organizativo sin contenido político o viceversa. Debemos asegurar la participación tranquila y cómoda de las asambleas de base, que sean ellas quienes decidan y construyan el futuro de IU. La gente debe de poder participar, porque hay que cuestionar IU desde sus cimientos y recuperar el espíritu de un movimiento político social y cultural, una refundación abierta al movimiento obrero, al movimiento vecinal, al estudiantil, a los movimientos sociales en general.
Por eso cuestionamos con contundencia la creación de la Comisión Organizadora de la asamblea de IU y la composición de la misma. No podemos partir de la base de una Comisión Organizadora donde no están representadas todas las federaciones, ni siquiera todas las sensibilidades ni las minorías, dónde no están representados los jóvenes. Una comisión que parece arrastrar los mismos vicios y enfrentamientos de siempre en vez de centrarse en el debate clarificador, la participación, la síntesis superadora, la apertura a la participación y la recuperación de la democracia.
Debemos desarrollar dinámicas que creen base, que consigan una Izquierda Unida útil que busque soluciones y respuestas.
Quedan cuatro años por delante y las arcas vacías y la militancia extenuada, pero aún quedan concejales y ayuntamientos, militancia, movimientos afines… Nuestra es la decisión del camino a elegir: el fácil y definitivo, o el difícil, el que nos compensará el esfuerzo, el único válido para la izquierda.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles