Federaciones
Inicio > Federaciones >
 

Elecciones Generales 2008


El Partido Comunista de Asturias evalúa los resultados de las Elecciones Generales del 9 de marzo


Partido Comunista de Asturias / 10 mar 08

La Comisión Permanente del Comité Central del Partido Comunista de Asturias se ha reunido de urgencia para efectuar una primera valoración provisional del resultado de las Elecciones Generales del pasado 9 de marzo.

En primer lugar, esta Permanente constata el tremendo descalabro electoral que ha sufrido IU en el conjunto del Estado, así como el significativo desplome en Asturias del voto a la refundada y mutante “Izquierda Xunida”, de carácter nacional-ecologista, en conjunción con sus socios del Bloque y de los Verdes.

Es innegable el carácter injusto y adverso de la ley electoral vigente para una formación como IU y el papel de los medios de comunicación en su conjunto, como vectores de la asfixiante situación de bipartidismo. Pero ambos fenómenos, y la tentación bipartidista en sí, constituyen un dato y una constante, con más o menos altibajos, en el panorama político español desde hace muchos años y no un fenómeno de singular aplicación a los pasados comicios. Lo cierto es que en un marco también de fuerte bipartidismo se han conseguido anteriormente mejores resultados.

Sí es, en cambio, notoria la creciente deriva de IU hacia “el pensamiento débil” y su sostenido carácter de subalternidad con respecto al PSOE, incrementado en la pasada legislatura; la falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace y la inconcebible dispersión y contradicción de posturas políticas en unos y otros lugares por parte de IU, por mor de la concepción llamazarista de la política, en tanto que “geometría variable”. Ahí radica una de las causas fundamentales de la debacle electoral.

En efecto, es justo criticar y combatir el bipartidismo, pero quejarse del bipartidismo de modo unicategorial por parte de Llamazares y su equipo, adjudicándole la causa de este resultado, no pasa de ser un llamativo ejercicio de cinismo en boca de quienes precisamente lo han alimentado ejerciendo de monaguillos parlamentarios del PSOE, aportando asesores a Rubalcaba y a otros cargos del Gobierno y, para colmo, ofreciéndose como ministros en plena campaña electoral. Del mismo modo que resulta de una excepcional hipocresía que se rasguen las vestiduras por el daño que el 9M ha causado al pluralismo político, los mismos que dentro de su organización se dedican a asfixiarlo, en el plano federal ( veto a la participación de miembros de Asturias en la Presidencia y el Consejo Federales, cese fulminante de Alcaraz, Meyer y Monereo en los órganos a los que pertenecían, actuaciones en Salamanca, País Valenciano, etc.) y especialmente en Asturias, donde son bien conocidas las prácticas represivas de disolución de organizaciones locales, creación de gestoras y expulsión sin expediente de centenares de adscritos.

Ahí radica otra de las causas fundamentales de la catástrofe electoral, a la que Llamazares y su equipo en el Estado, y los dirigentes de la IX mutante, en Asturias, han conducido a sus formaciones políticas el pasado 9 de marzo.

En lo que atañe especialmente a Asturias, hay otros pretextos que tampoco son de recibo y que sólo contribuyen a confundir más a los ya confundidos. En efecto, el hecho de que haya descendido a ocho el número de diputados elegibles por Asturias nada tiene que ver con el resultado. Ni con nueve ni con diez hubiera habido diputado de IU-BA-LV. Hubiera sido necesario elegir a doce diputados en esta circunscripción para obtener un puesto con los votos recibidos.

En ese sentido, más allá de que el PCA no ha reconocido los resultados de la espuria asamblea de IX celebrada el 30 de noviembre, sorprende no percibir la esperable autocrítica de su grupo dirigente, que no hace el más mínimo ademán de dimitir y permitir la celebración de una asamblea democrática y sin exclusiones.

Resulta pues evidente que, tanto en España como singularmente en Asturias, son las malas prácticas internas y la ausencia hacía el exterior de un perfil propio los condicionantes inmediatos y efectivos del fracaso. Pero, dicho esto, seguramente se hace preciso desarrollar esta última idea, porque no vale cualquier perfil propio por el mero hecho de marcar diferencias. El perfil propio que Izquierda Unida necesita consiste en situar la contradicción capital-trabajo como eje vertebrador de su política. Consiste en situar otras contradicciones sociales y las reivindicaciones que de ellas dimanan sin caer, como se ha caído, en toda clase de contradicciones. No se puede hablar de pacifismo y apoyar la Ley de Defensa, hablar de ecologismo y admitir subestaciones eléctricas o regasificadoras o hablar de feminismo y realizar una campaña electoral como Laura González de la mano de un personaje sobradamente conocido por sus actitudes machistas. No se puede pedir en campaña que el PSOE se acuerde de IU para el Gobierno y se aleje de los nacionalistas catalanes de CiU, mientras en el País Vasco Ezker Batua gobierna con los nacionalistas del PNV.

En atención a este análisis, el PCA:

1º Entiende necesaria la inmediata dimisión de Llamazares y de su equipo de colaboradores más próximos, en tanto que responsables principales del desastre electoral, como la forma verdaderamente efectiva y real de que ni directa ni indirectamente puedan dirigir el proceso asambleario de IU.

2º Propone la realización de una auditoria financiera y contable en las cuentas de IU, que garantice la transparencia plena en el estado real de sus cuentas, previamente a la celebración de la Asamblea Ordinaria.

3º Manifiesta que la preparación de esa Asamblea sólo será asumible si es gestionada por una comisión plural y colegiada que, de forma colectiva, garantice la limpieza de un proceso transparente, democrático, participativo y sin exclusiones. Ese proceso no será posible mientras permanezca vetada la participación de organizaciones enteras y de centenares de militantes excluidos.

4º En ese sentido, y cualquiera que sea el sesgo que tomen los acontecimientos, considera que el Partido debe esforzarse como tarea prioritaria en la reconstrucción de la izquierda transformadora como una convergencia de naturaleza anticapitalista, organizada como movimiento político y social, política y económicamente viable, que recobre el prestigio perdido y su carácter de referente de la izquierda social en Asturias y en el conjunto del Estado, manteniendo la soberanía y la identidad del Partido Comunista y alcanzando cuando menos los niveles de apoyo que la izquierda transformadora conserva en la mayor parte de Europa.

5º Felicita a los compañeros de IU-LV-CA que han logrado mantener su representación en las Elecciones Autonómicas.

Oviedo a 10 de marzo de 2008

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles